El PP ne­go­cia con Ciu­da­da­nos en un úl­ti­mo in­ten­to de re­te­ner el Gobierno de Murcia

C’s pre­sio­na pa­ra que los po­pu­la­res fre­nen la mo­ción de cen­su­ra del PSOE con un can­di­da­to al­ter­na­ti­vo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - NURIA VE­GA EFE EFE

Con la con­vic­ción fé­rrea de que no hay ca­so, y mu­cho me­nos de «co­rrup­ción», el PP aguan­ta y man­tie­ne a Pe­dro An­to­nio Sán­chez en el Gobierno de Murcia. Al me­dio­día de hoy con­clui­rá el pla­zo pa­ra que los po­pu­la­res pro­mue­van una mo­ción de cen­su­ra al­ter­na­ti­va a la del PSOE y pro­pon­gan un nue­vo can­di­da­to a pre­si­dir el Eje­cu­ti­vo au­to­nó­mi­co. Pe­ro, si las cir­cuns­tan­cias no aca­ban obli­gan­do a un cam­bio de cri­te­rio, el par­ti­do de Ma­riano Ra­joy tie­ne in­ten­ción de no mo­ver fi­cha. «Hay una vía de 48 ho­ras que no­so­tros aho­ra mis­mo no con­tem­pla­mos», des­car­tó ayer el coor­di­na­dor ge­ne­ral, Fer­nan­do Mar­tí­nez-Mai­llo.

El «aho­ra mis­mo» per­mi­te, sin em­bar­go, a la di­rec­ción nacional no ce­rrar to­das las puer­tas, pe­se a que en pú­bli­co y en pri­va­do el res­pal­do al pre­si­den­te de Murcia ape­nas re­gis­tra fi­su­ras. «So­lo hay un plan y se lla­ma Pe­dro An­to­nio Sán­chez», in­sis­te, de he­cho, el por­ta­voz del PP en la re­gión, Víc­tor Mar­tí­nez. Pe­ro eso no es del to­do cier­to. En la se­de cen­tral de la ca­lle Gé­no­va se es­tu­dian los múl­ti­ples es­ce­na­rios po­si­bles y so­bre la me­sa «hay plan A, B y has­ta C». Que se op­te por uno u otro de­pen­de del trans­cur­so de los acon­te­ci­mien­tos y de la de­ci­sión que ter­mi­ne adop­tan­do el par­ti­do de Al­bert Ri­ve­ra.

Mar­tí­nez-Mai­llo y el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ciu­da­da­nos, Jo­sé Ma­nuel Vi­lle­gas, man­tie­nen un pul­so dis­cre­to. Los po­pu­la­res pi­den «tiem­po» y que su so­cio na- Pe­dro An­to­nio Sán­chez pe­di­rá hoy el ar­chi­vo del ca­so Au­di­to­rio.

cio­nal no res­pal­de la mo­ción de cen­su­ra del PSOE. Pe­dro An­to­nio Sán­chez, re­cuer­dan, pe­di­rá el ar­chi­vo de la cau­sa y re­cla­man que es­pe­ren a que la Jus­ti­cia de­ter­mi­ne si hay o no ra­zo­nes pa­ra se­guir ade­lan­te con su in­ves­ti­ga­ción por el ca­so Au­di­to­rio. Los li­be­ra­les, sin em­bar­go, pre­sio­nan pa­ra que el pre­si­den­te de Murcia di­mi­ta ya y fuen­tes del par­ti­do de Ri­ve­ra ase­gu­ra­ron ayer que el PP sí va­lo­ra sus­ti­tuir a su lí­der re­gio­nal. Es más, en Ciu­da­da­nos Ma­riano Ra­joy ha con­vo­ca­do pa­ra el pró­xi­mo lu­nes el co­mi­té eje­cu­ti­vo nacional, en el que se sen­ta­rán las ba­ses pa­ra crear una nue­va fun­da­ción que ase­so­re al PP. Tras la rup­tu­ra con FAES, pre­si­di­da por Jo­sé Ma­ría Az­nar, los po­pu­la­res han op­ta­do por apro­ve­char la es­truc­tu­ra de Hu­ma­nis­mo y De­mo­cra­cia, de­pen­dien­te del par­ti­do, y do­tar a la or­ga­ni­za­ción de nue­vas com­pe­ten­cias. es­tán con­ven­ci­dos de que en es­te ti­ra y aflo­ja Ra­joy tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra y acu­san al je­fe del Eje­cu­ti­vo de «pro­te­ger a los impu­tados» y no obli­gar a Sán­chez a aban­do­nar sus res­pon­sa­bi­li­da­des de gobierno. «Nos pa­re­ce in­creí­ble la que es­tá lian­do el PP en Murcia por ta­par ca­sos de co­rrup­ción», re­pro­chó ayer su por­ta­voz, Inés Arri­ma­das.

Pe­ro, en realidad, Ciu­da­da­nos se en­cuen­tra en una en­cru­ci­ja­da. El ul­ti­má­tum con el que ame­na­zó al PP ha con­clui­do, el pre­si­den­te de Murcia si­gue en el car­go, la cú­pu­la de los po­pu­la­res apro­ve­cha ca­da in­ter­ven­ción pa­ra de­fen­der la hon­ra­dez de su com­pa­ñe­ro de fi­las y los de Ri­ve­ra no han si­do ca­pa­ces de au­nar los res­pal­dos ne­ce­sa­rios pa­ra pro­mo­ver esa «mo­ción de cen­su­ra ins­tru­men­tal» que plan­tea­ron. Quie­ren elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das, pe­ro no tie­nen ca­pa­ci­dad pa­ra for­zar­las.

El PSOE, sin em­bar­go, pro­ce­dió la se­ma­na pa­sa­da a re­gis­trar su pro­pia ini­cia­ti­va pa­ra ha­cer caer a Sán­chez y go­ber­nar en la re­gión. Y, una vez ad­mi­ti­da en la Asam­blea de Murcia, a Ciu­da­da­nos le to­ca pro­nun­ciar­se. Su co­mi­té eje­cu­ti­vo se in­cli­nó ayer por in­ten­tar con­ven­cer a los so­cia­lis­tas de la ne­ce­si­dad de abrir las ur­nas. Pe­ro eso no en­tra en los es­que­mas de la opo­si­ción. Fuen­tes li­be­ra­les re­cuer­dan que has­ta que la mo­ción de cen­su­ra del PSOE se vo­te hay tiem­po pa­ra dia­lo­gar con el PP. Con­fían in­clu­so en que es­té dis­pues­to, lle­ga­do el ca­so, a ga­ran­ti­zar a Ciu­da­da­nos la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral pa­ra ga­nar­se de nue­vo su com­pli­ci­dad. Pe­ro, a día de hoy, los con­ser­va­do­res no ven con bue­nos ojos los co­mi­cios y, pe­se a que en las fi­las po­pu­la­res em­pie­za a pe­sar el ca­so mur­ciano, la di­rec­ción no ha­rá ni una con­ce­sión que no sea ab­so­lu­ta­men­te im­pres­cin­di­ble. El di­rec­tor de la DGT, Gregorio Se­rrano, ne­gó ayer que le ha­yan ad­ju­di­ca­do «una vi­vien­da por la ca­ra».

Una nue­va fun­da­ción pa­ra sus­ti­tuir a FAES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.