La CUP ra­di­ca­li­za el desafío se­ce­sio­nis­ta al in­ten­tar ocu­par la se­de del PP ca­ta­lán

Los po­pu­la­res ha­blan de ac­to fascista y el PDECat y ERC se des­mar­can de sus so­cios

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - CRIS­TIAN REINO

Un día des­pués de que Ma­riano Ra­joy em­pla­za­ra al PDECat a huir de los «ex­tre­mis­mos an­ti­de­mo­crá­ti­cos» de la CUP, la ra­ma ju­ve­nil de la for­ma­ción an­ti­ca­pi­ta­lis­ta ini­ció ayer la cam­pa­ña del re­fe­ren­do con el in­ten­to fra­ca­sa­do de ocu­par la se­de bar­ce­lo­ne­sa del PP ca­ta­lán. Un ac­to de pro­tes­ta en el que par­ti­ci­pa­ron la dipu­tada An­na Ga­briel y el ex­por­ta­voz an­ti­sis­te­ma David Fer­nán­dez, y que su­po­ne un pa­so ade­lan­te en la ra­di­ca­li­za­ción del pro­ce­so. El ase­dio a la se­de del PP ca­ta­lán se pro­du­jo ade­más un día an­tes de la vi­si­ta del pre­si­den­te del Gobierno a Bar­ce­lo­na, don­de se es­pe­ra que avan­ce un pa­que­te de in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ras en Ca­ta­lu­ña. Los po­pu­la­res anun­cia­ron que lle­va­rán el ata­que an­te los tribunales.

A pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na de ayer, una trein­te­na de jó­ve­nes in­de­pen­den­tis­tas in­ten­ta­ron en­trar en la se­de po­pu­lar, pe­ro los ser­vi­cios de seguridad del par­ti­do y los Mos­sos d’Es­qua­dra les im­pi­die­ron ir más allá del con­trol de ac­ce­so. En­tre gri­tos de «fue­ra las fuer­za de ocu­pa­ción», fue­ron in­vi­ta­dos a sa­lir del local. Fue un ac­to ile­gal con el que pre­ten­dían reivin­di­car que la au­to­de­ter­mi­na­ción y la con­sul­ta no se ne­go­cian, y que el re­fe­ren­do de­be ser uni­la­te­ral. «No pe­di­re­mos per­mi­so ni tam­po­co per­dón, es­ta­mos dis­pues­tos a de­fen­der por to­dos los me­dios la au­to­de­ter­mi­na­ción», ex­pre­sa­ron los miem­bros de Arran, una en­ti­dad ju­ve­nil in­te­gra­da en la CUP. Un mi­li­tan­te in­ten­ta dia­lo­gar con David Fer­nán­dez y la dipu­tada de la CUP An­na Ga­briel en la se­de del PP.

Fue­ra del local, los ma­ni­fes­tan­tes pe­ga­ron car­te­les en la en­tra­da de la se­de, co­lo­ca­ron va­rias ur­nas de car­tón y pro­fi­rie­ron gri­tos a fa­vor de la in­de­pen­den­cia, el so­cia­lis­mo y el fe­mi­nis­mo y pro­cla­ma­ron que «sin desobe­dien­cia no ha­brá in­de­pen­den­cia».

Lo peor

Po­co des­pués, el re­cién elegido pre­si­den­te del PP ca­ta­lán, Xa­vier Gar­cía Al­biol, que an­tes del es­cra­che ha­bía de­cla­ra­do en TV3 que los mi­li­tan­tes del PP «no lo pa­san bien» en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res de Ca­ta­lu­ña, se des­pa­chó con con­tun­den­cia: «La CUP y la dipu­tada An­na Ga­briel son un gru­po de fas­cis­tas que re­pre­sen­tan a lo peor de la so­cie­dad ca­ta­la­na.

Cuan­do de­ci­mos que son vio­len­tos nos que­da­mos cor­tos». La mo­vi­li­za­ción cu­pe­ra le sir­vió al PP una opor­tu­ni­dad en ban­de­ja pa­ra in­ci­dir en una idea con la que tra­ta de pes­car vo­tan­tes na­cio­na­lis­tas mo­de­ra­dos. «Puig­de­mont es pri­sio­ne­ro de unos fas­cis­tas», afir­mó Al­biol, que en­mar­có la pro­tes­ta co­mo un ac­to de «im­po­ten­cia» del in­de­pen­den­tis­mo jus­to el día en que se cum­plían los 18 me­ses de la le­gis­la­tu­ra y cuan­do se ha­bía pre­vis­to ini­cial­men­te de­cla­rar la in­de­pen­den­cia.

Des­de Ma­drid, el coor­di­na­dor ge­ne­ral del PP, Fer­nan­do Mar­tí­nez-Mai­llo, ca­li­fi­có los he­chos de «sal­va­ja­da», pro­ta­go­ni­za­da por «au­tén­ti­cos ban­do­le­ros» que

quie­ren «rom­per la con­vi­ven­cia». Los que han per­pe­tra­do ese asal­to, sub­ra­yó, son de un par­ti­do «ra­di­cal y ex­tre­mis­ta que la­men­ta­ble­men­te es el que lle­va las rien­das de Ca­ta­lu­ña y el que to­ma las de­ci­sio­nes».

Las fuer­zas in­de­pen­den­tis­tas sa­ben que cual­quier ana­lo­gía con la vio­len­cia ca­lle­je­ra su­pon­dría el fin del pro­ce­so, de ahí que tan­to el PDECat co­mo Es­que­rra se des­mar­ca­ron de lo ocu­rri­do. Am­bos «con­de­na­ron» los he­chos. «Es­ta no es la for­ma de con­se­guir la vic­to­ria», di­je­ron los re­pu­bli­ca­nos. «Con­de­na­mos y mos­tra­mos nues­tra so­li­da­ri­dad con los com­pa­ñe­ros del Par­ti­do Po­pu­lar», ex­pre­sa­ron des­de la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.