May da un por­ta­zo a un se­gun­do re­fe­ren­do es­co­cés

«Te­nía la im­pre­sión de que ve­nía a ofre­cer al­go, en el sen­ti­do de nue­vos po­de­res, pe­ro no fue el ca­so», afir­mó Stur­geon

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - RI­TA A. TU­DE­LA

A dos días de la ac­ti­va­ción del bre­xit, The­re­sa May dio un por­ta­zo al de­seo de la na­cio­na­lis­ta Ni­co­la Stur­geon de con­vo­car un se­gun­do re­fe­ren­do ade­más de ase­gu­rar­le que Eu­ro­pa con­ti­nua­rá sien­do «la me­jor ami­ga y alia­da» del Reino Uni­do. El ob­je­ti­vo: evi­tar un se­gun­do re­fe­ren­do in­de­pen­den­tis­ta.

Du­ran­te una ho­ra se reunie­ron en un ho­tel de Glas­gow. Era su pri­mer ca­ra a ca­ra des­de que la lí­der del Par­ti­do Nacional Es­co­cés (SNP) anun­cia­se su in­ten­ción de pe­dir a Lon­dres la ce­le­bra­ción del ple­bis­ci­to, y un día an­tes de que el Par­la­men­to de Holy­rood vo­te la mo­ción pa­ra dar al Gobierno au­tó­no­mo ese man­da­to.

La pri­me­ra mi­nis­tra re­pi­tió una vez más que no es el mo­men­to de una con­sul­ta in­de­pen­den­tis­ta en Es­co­cia e hi­zo un lla­ma­mien­to a ce­rrar fi­las an­te la ac­ti­va­ción del bre­xit. «Mi po­si­ción es muy sim­ple y no ha cam­bia­do», re­pi­tió May. En su opi­nión, es el mo­men­to de «au­nar es­fuer­zos y no es­tar se­pa­ra­dos».

La lí­der del SNP di­jo que el en­cuen­tro fue cor­dial, pe­ro que May no ce­dió en su po­si­ción. «Te­nía la im­pre­sión de que ve­nía a ofre­cer al­go, pe­ro no fue el ca­so», di­jo la lí­der na­cio­na­lis­ta a la ca­de­na BBC. «No hu­bo nin­gu­na ga­ran­tía de que las com­pe­ten­cias, cuan­do sean de­vuel­tas de Bru­se­las, no aca­ba­rán cen­tra­li­za­das en West­mins­ter», afir­mó.

La pri­me­ra mi­nis­tra es­co­ce­sa que­ría de­ba­tir con May qué po- de­res se po­drían trans­fe­rir des­de Bru­se­las ha­cia el Gobierno es­co­cés des­pués del bre­xit, pe­ro di­jo que no «hu­bo vo­lun­tad» de ini­ciar con­ver­sa­cio­nes.

Stur­geon cree que May es­tá «ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­da» de có­mo lle­var a ca­bo el bre­xit, re­nun­cian­do al mer­ca­do co­mún, pe­se a que los es­co­ce­ses quie­ren se­guir en él. Ade­más, cree que no tie­ne «un ar­gu­men­to ra­cio­nal» pa­ra re­cha­zar el re­fe­ren­do pro­pues­to pa­ra ce­le­brar en­tre oto­ño del 2018 y la pri­ma­ve­ra del 2019. Por el con­tra­rio, May cree que du­ran­te ese pe­río­do se­ría «in­jus­to» pa­ra los vo­tan­tes pues no ten­drían to­da la información ne­ce­sa­ria pa­ra ha­cer una elec­ción.

In­dig­na­ción

Stur­geon con­si­de­ra la res­pues­ta de Lon­dres an­te la con­sul­ta na «in­dig­na­ción de­mo­crá­ti­ca», a lo que May le res­pon­dió ale­gan­do que «nun­ca per­mi­ti­rá» que la Unión sea más y más dé­bil o que el pue­blo bri­tá­ni­co se se­pa­re, por lo que re­co­no­ce que es­tá de­ci­di­da a po­ner esos in­tere­ses en el cen­tro de su to­ma de de­ci­sio­nes.

An­gus Ro­ber­tson, lí­der del SNP en West­mins­ter, acu­só a la pri­me­ra mi­nis­tra de per­se­guir un «pe­que­ño Reino Uni­do» con el bre­xit, pe­ro May in­sis­te en que son un «gran país» que es­tá sal­van­do vi­das en to­do el mun­do. En esa lí­nea, aña­de co­mo Lon­dres se­gui­rá sien­do «el me­jor ami­go y alia­do de Eu­ro­pa, pe­ro tam­bién un país que bus­ca es­ta­ble­cer re­la­cio­nes con vie­jos ami­gos y nue­vos alia­dos por igual».

En el ca­so de Pete Wis­hart, uno de los dipu­tados más an­ti­guos del SNP y lí­der de es­te par­ti­do en los Co­mu­nes, May ha di­cho un «no al re­fe­ren­do aho­ra», pe­ro pi­de sa­ber cuán­do se com­pro­me­te a que su­ce­da. «Creo que en al­gún mo­men­to el Gobierno bri­tá­ni­co tie­ne que res­pon­der a lo que ha su­ce­di­do en Es­co­cia», aña­dió. Stur­geon y May se reunie­ron en un ho­tel de Glas­gow.

RUS­SELL CHEYNE AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.