Ca­li­for­nia se pre­pa­ra pa­ra la lle­ga­da del gran tsu­na­mi

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - ADRIANA REY

Ca­li­for­nia se pre­pa­ra pa­ra el peor es­ce­na­rio po­si­ble. Sus ha­bi­tan­tes lle­van años vi­vien­do ba­jo la ame­na­za de la fa­lla de San An­drés y en per­ma­nen­te cuen­ta atrás por el ca­da vez más cer­cano gran te­rre­mo­to, co­no­ci­do co­mo el big one. Pe­ro aho­ra los cien­tí­fi­cos des­ta­can que hay un fe­nó­meno más del que los ca­li­for­nia­nos de­ben es­tar pen­dien­tes: el tsu­na­mi. Los ex­per­tos ya han da­do la voz de alar­ma y, por eso, des­de ayer y has­ta el pró­xi­mo 31 de mar­zo se ce­le­bra la se­ma­na de la con­cien­cia­ción, du­ran­te la que más de cien mil per­so­nas par­ti­ci­pa­rán en ta­lle­res y si­mu­la­cros de eva­cua­ción.

El úl­ti­mo ma­re­mo­to que gol­peó el nor­te de Ca­li­for­nia se pro­du­jo en el año 1700 y, se­gún los cien­tí­fi­cos, la gran ola se re­pi­te ca­da 300-500 años, por lo que es­te es­ta­do es­tá en tiem­po de des­cuen­to.

Al con­tra­rio de lo que se po­dría pen­sar, no es la fa­lla de San An­drés la que más preo­cu­pa. El ver­da­de­ro pe­li­gro lo tie­ne su her­ma­na del nor­te, la fa­lla de Cas­ca­dia. Fue ella la cul­pa­ble de la gran ola que ha­ce 317 años gol­peó la cos­ta de EE.UU. y atra­ve­só con fuer­za el Pa­cí­fi­co da­ñan­do pue­blos de Ja­pón. «La fa­lla de Cas­ca­dia pue­de pro­vo­car un te­rre­mo­to con ca­si 30 ve­ces más ener­gía que la de San An­drés y lue­go ge­ne­rar un ma­re­mo­to que no po­dría ge­ne­rar tam­po­co la otra fa­lla», ex­pli­có Ch­ris Gold­fin­ger, pro­fe­sor de geo­fí­si­ca de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ore­gón, en CNN. Cas­ca­dia es una fa­lla de sub­duc­ción y no de trans­for­ma­ción, co­mo lo es la de San An­drés. En el pri­mer ca­so, las pla­cas se me­ten una de­ba­jo de la otra. En el se­gun­do, el des­pla­za­mien­to es ho­ri­zon­tal. Cuan­do las fa­llas de sub­duc­ción tiem­blan con fuer­za de­ba­jo del mar, ge­ne­ran un des­pla­za­mien­to ver­ti­cal del agua que, en fun­ción de su fuer­za, pue­den pro­vo­car un fuer­te ma­re­mo­to co­mo el que gol­peó Ja­pón en el 2011.

Cuan­do Cas­ca­dia vuel­va a ru­gir, la des­truc­ción po­dría ser ma­si­va, con un sis­mo de has­ta mag­ni­tud 9 en la es­ca­la de Rich­ter y un tsu­na­mi con olas de 15 me­tros de al­tu­ra que po­drían ma­tar a has­ta 11.000 per­so­nas y he­rir a más de 26.000, se­gún el mo­de­lo de la Agen­cia Fe­de­ral pa­ra la Ges­tión de Emer­gen­cias. Por eso es im­por­tan­te que la gen­te se­pa qué ha­cer en los 10-20 mi­nu­tos que ten­drían pa­ra des­alo­jar sus ca­sas.

La po­ten­cial le­ta­li­dad de Cas­ca­dia co­men­zó a ser co­no­ci­da en los ochen­ta. An­tes se ha­bía pa­sa­do por al­to de­bi­do a su es­ca­sa ac­ti­vi­dad. «Cuan­to más sa­be­mos de ella, me­nos nos gus­ta», di­ce Gold­fin­ger. El ma­yor pe­li­gro de tsu­na­mi se si­túa en el nor­te de Ca­li­for­nia.

Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­li­for­nia ad­vier­te del pe­li­gro que su­pon­dría que San An­drés se unie­se a otra fa­lla, la de San Ja­cin­to, ubi­ca­da más al nor­te. El tem­blor re­co­rre­ría Ca­li­for­nia de pun­ta a pun­ta y la de­vas­ta­ción se­ría de pro­por­cio­nes inima­gi­na­bles. A pe­sar del avan­ce en los sis­te­mas de me­di­ción y de­tec­ción, la pre­dic­ción de los te­rre­mo­tos si­gue sien­do la gran asig­na­tu­ra pen­dien­te pa­ra los sis­mó­lo­gos. Pe­ro to­dos coin­ci­den en una co­sa cuan­do ha­blan del big one: «No es una cues­tión de si pa­sa­rá, sino de cuán­do pa­sa­rá».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.