Un ho­rror de ba­su­ra y co­ches des­tar­ta­la­dos jun­to a un pa­ra­je idí­li­co

Una par­ce­la pe­ga­da al pa­seo del río del Ga­fos, que se ve des­de la vía del tren, se lle­na ca­da vez más de ca­chi­va­ches de to­do ti­po

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MA­RÍA HER­MI­DA

Las de­ce­nas de pa­sa­je­ros que pa­san ca­da día en los tre­nes que van de Pontevedra a Vi­go o vi­ce­ver­sa, de­ben que­dar­se per­ple­jos cuan­do pa­san por la zo­na de Ca­ba­nas (Sal­ce­do). Y es que ahí, pe­ga­do a las vías del fe­rro­ca­rril y en po­cos me­tros, hay una es­tam­pa bien pa­ra­dó­ji­ca: una fin­ca pla­ga­da de ba­su­ra, co­ches des­tar­ta­la­dos y por­que­ría por do­quier per­ma­ne­ce pe­ga­da al res­tau­ra­do mo­lino de pie­dra de Ca­ba­nas, al pa­seo del río Ga­fos y, en ge­ne­ral, a la verde y be­lla na­tu­ra­le­za del en­torno. Vai­po­lo­río pu­so el gri­to en el cie­lo por es­ta cues­tión en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, la úl­ti­ma ha­ce unos días, cuan­do se di­ri­gió a dis­tin­tas Ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra de­nun­ciar es­ta si­tua­ción. Pe­ro la co­sa, por aho­ra, si­gue igual.

Ade­más del pa­seo pea­to­nal del Ga­fos, pa­ra ir has­ta es­ta fin­ca hay una vía de ser­vi­cio en tie­rra. En realidad, ca­si es un chis­te de­cir que es un ca­mino de ser­vi­cio. Por­que se­me­jan­te tra­za­do, lleno de ba­ches enor­mes y po­zas gi­gan­tes­cas no de­be de ser­vir­le a na­die. Al lle­gar a la al­tu­ra del mo­lino, el po­bre, aun­que es­tá res­tau­ra­do y su pie­dra se man­tie­ne bien bo­ni­ta —la ma­de­ra ya no lu­ce tan bien—, pa­sa com­ple­ta­men­te des­aper­ci­bi­do a los ojos del vi­si­tan­te. Lo que real­men­te lla­ma la aten­ción es la ex­pla­na­da lle­na de ba­su­ra que hay en es­te lu­gar. Tie­ne un po­co de to­do. Des­de ri­mas de pa­lés de ma­de­ra a res­tos de obras. Y, por su­pues­to, un buen nú­me­ro de co­ches to­tal­men­te des­tar­ta­la­dos. Los hay con las tri­pas abier­tas, con la ca­rro­ce­ría des­tro­za­da, al­gu­nos en me­jor es­ta­do... La imagen es de un ade­fe­sio to­tal y ab­so­lu­to.

El mo­lino y el hó­rreo res­tau­ra­dos, por tan­to, pa­san ca­si a un se­gun­do plano. Y es una pe­na, por­que for­man los dos, jun­to con la ve­ge­ta­ción pro­pia de la ri­be­ra del río, una es­tam­pa bas­tan­te idí­li­ca a la que so­lo le fal­ta, di­cho sea de pa­so, que se le eche una mano pa­ra arre­glar el des­a­gui­sa­do que hi­cie­ron los temporales de es­te úl­ti­mo in­vierno con al­gu­nos ár­bo­les, que per­ma­ne­cen caí­dos en me­dio del cau­ce.

La car­te­le­ría y el van­da­lis­mo

Ade­más de la par­ce­la lle­na de ba­su­ra, los que se acer­quen a las in­me­dia­cio­nes del mo­lino, uno de los pa­ra­jes más bo­ni­tos del pa­seo del Ga­fos de no ser por es­ta ex­pla­na­da lle­na de por­que­ría, tam­bién po­drán com­pro­bar el es­ta­do de la car­te­le­ría. Hay le­tre­ros que no cum­plen su fun­ción por­que su ba­se es­tá arran­ca­da y los in­di­ca­ti­vos per­ma­ne­cen bo­ca aba­jo y otros fue­ron ob­je­to de pin­ta­das, en las que se pue­de leer «po­bla­do gi­tano».

Si se si­gue por la pis­ta de ser­vi­cio pa­ra­le­la a las vías del tren más allá de Ca­ba­nas, y se con­du­ce in­clu­so has­ta la zo­na de Fi­guei­ri­do —ya en Vi­la­boa— se pue­de com­pro­bar que no so­lo hay ba­su­ra ti­ra­da en la zo­na de Ca­ba­nas. En dis­tin­tos pun­tos, tam­bién se en­cuen­tran ne­ve­ras y con­ge­la­do­res a ras de cu­ne­ta o tam­bién al­gu­nos otros vehícu­los aban­do­na­dos. La es­tam­pa, ló­gi­ca­men­te, no jue­ga de­ma­sia­do a fa­vor de es­tos pa­ra­jes, que pe­se a su verde na­tu­ral lu­cen con as­pec­to de ver­te­de­ros in­con­tro­la­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.