La Bri­lat es­tre­na ins­ta­la­cio­nes pa­ra for­mar a sus sol­da­dos tras un pac­to con los co­mu­ne­ros

Tras el acuer­do con los co­mu­ne­ros, la Bri­lat dis­po­ne de nue­vas ins­ta­la­cio­nes pa­ra la for­ma­ción de sus sol­da­dos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - LÓ­PEZ PENIDE TEX­TO CA­PO­TI­LLO FO­TOS PONTEVEDRA / LA VOZ

La al­dea af­ga­na, el cam­po de ma­nio­bras don­de la Bri­lat se adies­tra­ba an­tes de par­tir has­ta es­te país asiá­ti­co, es un re­cuer­do del pa­sa­do. Su lu­gar lo ocu­pan aho­ra los cer­ca de 2.400 cas­ta­ños con los que los co­mu­ne­ros de Sal­ce­do bus­can re­fo­res­tar es­te es­pa­cio.

Co­mo con­tra­par­ti­da, en el mar­co de los acuer­dos sus­cri­tos con co­mu­ni­da­des de mon­tes, la bri­ga­da ha le­van­ta­do otro es­ce­na­rio mu­cho más com­ple­to pa­ra re­pro­du­cir el com­ba­te ur­bano. Se ubi­ca don­de en el pa­sa­do es­ta­ba si­tua­da la pis­ta de obs­tácu­los del cen­tro de ins­truc­ción de re­clu­tas. El Po­lí­gono de Ins­truc­ción de Com­ba­te en Zo­nas Ur­ba­ni­za­das es­tre­na­do ha­ce po­co más de un mes per­mi­te a los mi­li­ta­res pon­te­ve­dre­ses emu­lar las dis­tin­tas si­tua­cio­nes que se pue­den en­con­trar en una zo­na de con­flic­to. Así mien­tras un pe­lo­tón pro­gre­sa por el ex­te­rior de las edi­fi­ca­cio­nes, otro re­vi­sa el in­te­rior de las mis­mas, mien­tras que un ter­ce­ro se ins­tru­ye en lo que son las téc­ni­cas de ac­ce­so a las vi­vien­das.

En otras oca­sio­nes, hay quien asu­me el pa­pel de ame­na­za, ci­vi­les que re­pre­sen­tan un pe­li­gro pa­ra las tro­pas o, sim­ple­men­te, in­sur­gen­tes que hos­ti­gan a los pon­te­ve­dre­ses. En es­tos ca­sos, es un sis­te­ma de due­lo lá­ser que per­mi­te tras­la­dar a un es­ce­na­rio fic­ti­cio lo que fá­cil­men­te ocu­rre en un tea­tro de ope­ra­cio­nes.

Si en es­tos en­fren­ta­mien­tos la mu­ni­ción es vir­tual, en la mo­der- na ga­le­ría des­cu­bier­ta de ti­ro los pro­yec­ti­les son muy reales. Se tra­ta de un es­pa­cio le­van­ta­do por los pro­pios za­pa­do­res de la bri­ga­da y que per­mi­te a las tro­pas afi­nar su pun­te­ría has­ta una dis­tan­cia de dos­cien­tos me­tros. La in­fra­es­truc­tu­ra es­tá cons­trui­da de tal ma­ne­ra que se bus­ca que na­die pue­da re­sul­tar he­ri­do por un re­bo­te o que se pier­da al­gu­na ba­la ha­cia el ex­te­rior.

Es­tos días es­tá pre­vis­to que una em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da mi­da el im­pac­to acús­ti­co de es­tas ins­ta­la­cio­nes. De es­te mo­do, y pe­se a que ya se em­pla­zó muy ale­ja­da de los nú­cleos ha­bi­ta­dos, se quie­re me­dir la con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca que se ge­ne­ra pa­ra ver la po­si­bi­li­dad de po­der rea­li­zar prác­ti­cas de ti­ro en ho­ra­rio noc­turno.

Si bien es­tas dos ins­ta­la­cio­nes ya son una realidad, otras se es­pe­ra que lo sean en bre­ve. Úni­ca­men­te es­tán pen­dien­tes de su ho­mo­lo­ga­ción y, por tan­to, que se au­to­ri­ce su em­pleo en el adies­tra­mien­to de la Bri­lat. En­tre ellas, una to­rre que per­mi­ti­rá la prác­ti­ca de des­cen­sos y as­cen­sos me­dian­te rá­pel o un fo­so de ti­ro.

Es­tos es­pa­cios com­ple­men­tan los ya exis­ten­tes y que bus­can una for­ma­ción con­ti­nua a to­dos los ni­ve­les de los mi­li­ta­res pon­te­ve­dre­ses. En la gran ma­yo­ría de las oca­sio­nes, la bri­ga­da echa mano de si­mu­la­do­res per­fec­ta­men­te adap­ta­dos al adies­tra­mien­to cas­tren­se. Es­ta tec­no­lo­gía com­bi­na el aho­rro de cos­tes en mu­ni­ción con la pre­pa­ra­ción de las tro­pas.

lNo­ve­cien­tos «dis­pa­ros» al año

Así, des­de ha­ce unos cua­tro años, en el si­mu­la­dor Vic­trix de ar­mas li­ge­ras, los sol­da­dos pue­den rea­li­zar prác­ti­cas con fu­si­les HK o con pis­to­las USP mo­di­fi­ca­dos pa­ra que ope­ren en un es­ce­na­rio pro­pio de un jue­go bé­li­co, pe­ro sin la pre­sen­cia de una épi­ca ban­da so­no­ra o un im­pac­tan­te di­se­ño grá­fi­co. «Se pe­gan no­ve­cien­tos dis­pa­ros al año que son car-

tu­chos que se aho­rran», des­ta­ca el sar­gen­to pri­me­ro Mar­tín, je­fe de la Uni­dad de Ti­ro y Téc­ni­cas Avan­za­das de Com­ba­te, mien­tras ex­pli­ca có­mo, al apre­tar el ga­ti­llo, las ar­mas lan­zan un haz lá­ser que es cap­ta­do por los sen­so­res.

En otro pun­to de la ba­se Ge­ne­ral Mo­ri­llo, en el edi­fi­cio de au­las, se dis­po­ne de un se­gun­do emu­la­dor, es­te pa­ra ar­mas con­tra­ca­rros del ti­po C90 y Al­co­tán. Una plan­ta más arri­ba, los mi­li­ta­res po­nen en prác­ti­ca las tác­ti­cas y pro­ce­di­mien­tos que han aprehen­di­do en otro si­mu­la­dor que, en es­ta oca­sión, re­fle­ja has­ta el me­nor de los de­ta­lles del cam­po de ma­nio­bras za­ra­go­zano de San Gregorio. Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos per­mi­ti­rían que en

es­tos ejer­ci­cios pue­dan par­ti­ci­par com­po­nen­tes de otros con­tin­gen­tes de la Bri­lat, ca­so del re­gi­mien­to de ca­ba­lle­ría va­lli­so­le­tano, o, in­clu­so, de otras uni­da­des del Ejér­ci­to de Tie­rra, co­mo pue­den ser el ba­ta­llón de he­li­cóp­te­ros, sin ne­ce­si­dad de mo­ver­se de sus acuar­te­la­mien­tos.

En es­te mar­co de aho­rro sin que, por ello, se mi­no­re el adies­tra­mien­to, la bri­ga­da em­plea ar­ma­men­to del ti­po Air­soft en un es­pa­cio que per­mi­te emu­lar la en­tra­da en vi­vien­das, la to­ma de ha­bi­ta­cio­nes o la eva­cua­ción de rehe­nes o he­ri­dos. Por su par­te, los ti­ra­do­res de pre­ci­sión, los sni­per, dis­po­nen de un ba­rra­cón don­de prac­ti­car con ri­fles y pis­to­las de ai­re com­pri­mi­do.

El nue­vo po­lí­gono de ins­truc­ción per­mi­te a la Bri­lat es­ce­ni­fi­car es­ce­na­rios ur­ba­nos muy rea­lis­tas.

Las tro­pas pue­den afi­nar la pun­te­ría en una mo­der­na ga­le­ría de ti­ro.

Si­mu­la­dor de ar­mas con­tra­ca­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.