Su­sa­na em­pie­za a co­ser

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - FER­NAN­DO SALGADO

Su­sa­na Díaz se pro­pu­so co­ser el PSOE y es­te do­min­go se pu­so a la fae­na. Co­mo es per­so­na apli­ca­da y ma­ne­ja con des­tre­za la agu­ja y el de­dal —del hi­lo ha­bla­re­mos al fi­nal—, avan­za con ra­pi­dez. El viejo tra­je arrum­ba­do en el des­ván, aquel que usa­mos en las fies­tas es­plen­do­ro­sas de an­ta­ño y tam­bién en mo­men­tos luc­tuo­sos, ha que­da­do co­mo nue­vo. Los des­ga­rro­nes del pa­sa­do ni se no­tan. Las man­gas que al­za­ba al vien­to el vic­to­rio­so Fe­li­pe y los pu­ños ico­no­clas­tas de Gue­rra vuel­ven a es­tar uni­dos. Las hom­bre­ras de Ru­bal­ca­ba y de Car­me Cha­cón han si­do igua­la­das. Del do­bla­di­llo to­da­vía no se ha ocu­pa­do la cos­tu­re­ra, qui­zá por­que ya no se lle­va, pe­ro to­do el mun­do sa­be que Cha­ves y Gri­ñán son tan su­yos co­mo pres­cin­di­bles. In­clu­so ha con­se­gui­do, en un alar­de de maes­tría, jun­tar a los dos Za­pa­te­ros: el Za­pa­te­ro pro­gre­sis­ta de la ley de de­pen­den­cia, las po­lí­ti­cas so­cia­les y el Plan E, y el Za­pa­te­ro que rin­dió ar­mas y pro­gra­ma, se arro­di­lló an­te Bru­se­las y asu­mió las re­ce­tas de la de­re­cha. Con un po­co de tin­te ho­mo­ge­nei­za­dor ape­nas se per­ci­bi­rán los re­mien­dos ni las di­fe­ren­cias en­tre el uno y el otro.

Su­sa­na Díaz es­tá con­ven­ci­da de que ese tra­je, pri­mo­ro­sa­men­te zur­ci­do, da­rá el pe­go, se­du­ci­rá a los mi­li­tan­tes nos­tál­gi­cos y el PSOE vol­ve­rá a triun­far en los sa­lo­nes mun­da­nos. Así lo ha di­cho en su pri­mer ba­ño de mul­ti­tu­des. Y tal vez lo con­si­ga, al me­nos en lo que to­ca a la par­te do­més­ti­ca, por­que fue­ra, en la ca­lle y a la luz del día, du­do que ese há­bi­to y esos mon­jes, con fuer­te olor a naf­ta­li­na, aún go­cen de pre­di­ca­men­to. El mun­do cam­bió y tam­bién la ves­ti­men­ta, pe­ro has­ta qué pun­to cam­bia­ron ya lo ire­mos vien­do, que los va­ti­ci­nios se me dan bas­tan­te mal.

Su­sa­na he­re­dó y co­sió el viejo tra­je, pe­ro to­da­vía le que­da pen­dien­te la ta­rea más ar­dua: co­ser el PSOE. Sol­dar la frac­tu­ra. Unir los ja­rro­nes chi­nos, los ba­ro­nes y los mi­li­tan­tes —los nos­tál­gi­cos y los re­bel­des— en un mis­mo pro­yec­to, una mis­ma es­tra­te­gia, un mis­mo rum­bo. Y des­pués, pe­ro so­lo des­pués, con­se­guir que los ciu­da­da­nos ava­len ese pro­yec­to, com­par­tan esa es­tra­te­gia y acep­ten ese rum­bo.

Esa pa­re­ce la se­cuen­cia ló­gi­ca, pe­ro el arran­que re­sul­ta de­cep­cio­nan­te. La can­di­da­ta ex­pre­só su vo­lun­tad de en­ca­be­zar un PSOE que «vuel­va a ga­nar». ¿Y quién no? Lo mis­mo di­ría cual­quier lí­der de par­ti­do en pro­ce­so de re­fun­da­ción. La can­di­da­ta asu­me el pa­sa­do del par­ti­do, las glo­rias y las mi­se­rias in­dis­cri­mi­na­da­men­te, pe­ro ni una pa­la­bra, ni una idea, ni un pen­sa­mien­to de­di­có al fu­tu­ro. Los al­ba­ceas la de­sig­na­ron he­re­de­ra uni­ver­sal, pe­ro el tes­ta­men­to no ha si­do com­pul­sa­do por la mi­li­tan­cia ni el le­ga­do, si fi­nal­men­te lo re­ci­be, su­po­ne ga­ran­tía al­gu­na de que se­pa ad­mi­nis­trar­lo.

Y así en­tra­mos en el quid de la de­cep­ción: Su­sa­na Díaz na­da di­jo acer­ca del hi­lo que pien­sa uti­li­zar pa­ra co­ser el PSOE. ¿Azul o ro­jo? ¿Fle­xi­ble co­mo el se­dal o rí­gi­do co­mo el alam­bre? Su mu­tis­mo, vis­tos los an­te­ce­den­tes y las pa­la­bras de alien­to que le so­plan des­de la de­re­cha, acre­cien­ta la sos­pe­cha. No va­ya a ser que la cos­tu­re­ra con­si­de­re prio­ri­ta­rio hil­va­nar­le la bas­ti­lla al PP. «Por Es­pa­ña», cla­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.