Díaz o Sán­chez: el fu­tu­ro o el sui­ci­dio

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - GON­ZA­LO BAREÑO

Aquel era, a prio­ri, uno más de esos abu­rri­dos de­sa­yu­nos que pre­ten­den mar­car la agenda in­for­ma­ti­va de la jor­na­da y que no pa­san ca­si nun­ca de tos­tón pro­pa­gan­dís­ti­co. Su­sa­na Díaz lle­va­ba ape­nas un mes co­mo pre­si­den­ta de An­da­lu­cía y se pre­sen­ta­ba en Ma­drid, en don­de se­guía sien­do una gran des­co­no­ci­da. Y, de pron­to, lo di­jo. «No fue un acier­to afir­mar que se acep­ta­ría cual­quier tex­to de Es­ta­tu­to de au­to­no­mía que sa­lie­ra del Par­la­men­to ca­ta­lán». Acos­tum­bra­dos co­mo es­tá­ba­mos a aque­llos dis­cur­sos de Za­pa­te­ro con más do­ble­ces que una pa­ja­ri­ta de pa­pel —eso de la na­ción es­pa­ño­la «dis­cu­ti­da y dis­cu­ti­ble»—, bas­tó que una di­ri­gen­te so­cia­lis­ta asu­mie­ra ese gra­ví­si­mo error de su par­ti­do pa­ra que a los que es­tá­ba­mos allí se nos ca­ye­ra el crua­sán. Díaz ha­bla­ba de «leal­tad ins­ti­tu­cio­nal»; de uni­dad de Es­pa­ña; de una iz­quier­da con «pro­yec­to nacional»; de re­cha­zo fron­tal a cual­quier pri­vi­le­gio pa­ra Ca­ta­lu­ña; de «igualdad de to­dos los ciu­da­da­nos vi­van don­de vi­van» y del «efec­to de­mo­le­dor» que tu­vo el que Za­pa­te­ro ha­bla­ra de «bro­tes ver­des» a las puer­tas de una nue­va re­ce­sión. Aque­llo so­na­ba a que el PSOE co­rre­gía el rum­bo pa­ra sa­lir de la es­ca­sez de prin­ci­pios y el po­zo de re­la­ti­vis­mo en el que se en­con­tra­ba.

Lo que ocu­rrió des­pués es co­no­ci­do. Díaz se equi­vo­có al no dar el pa­so de li­de­rar el PSOE que mu­chos le re­cla­ma­ban. Lue­go, le­jos de en­de­re­zar la na­ve, Pe­dro Sán­chez mul­ti­pli­có por mil la he­ren­cia tó­xi­ca del za­pa­te­ris­mo. Pu­so siem­pre su in­te­rés per­so­nal por en­ci­ma del bien de Es­pa­ña y de su par­ti­do; hun­dió al PSOE en las ur­nas; dio alas al po­pu­lis­mo; se ne­gó a di­mi­tir pe­se a su in­men­so fra­ca­so y es­tu­vo a un pa­so de lle­var a los su­yos al sui­ci­dio pac­tan­do con Po­de­mos y los in­de­pen­den­tis­tas.

El PSOE afron­ta aho­ra la que pue­de ser su úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de re­cu­pe­rar su dis­cur­so so­cial­de­mó­cra­ta y su ca­rác­ter de par­ti­do de Es­ta­do. Al con­ta­rio de lo que ella afir­ma, no ten­go na­da cla­ro que con Su­sa­na Díaz co­mo can­di­da­ta el PSOE le ga­na­ra in­me­dia­ta­men­te las elec­cio­nes al PP. Pe­ro de lo que sí es­toy se­gu­ro es de que si el par­ti­do to­ma el rum­bo que ella re­pre­sen­ta, más tar­de o más tem­prano vol­ve­rá a ha­ber un so­cia­lis­ta en la pre­si­den­cia del Gobierno de Es­pa­ña. Y, en sen­ti­do opues­to, ten­go muy cla­ro que si el PSOE em­pren­de la vía de «tra­ba­jar co­do con co­do con Po­de­mos», de pe­dir per­dón a Pa­blo Igle­sias por ha­ber­lo lla­ma­do po­pu­lis­ta y de asu­mir el dis­cur­so in­de­pen­den­tis­ta de la «na­ción de na­cio­nes», que es lo que Pe­dro Sán­chez pro­pug­na, el par­ti­do ca­mi­na­ría ha­cia su des­truc­ción y su li­qui­da­ción co­mo re­fe­ren­te de la iz­quier­da mo­de­ra­da y ver­te­bra­do­ra del país. Po­ner el PSOE al ser­vi­cio de quie­nes quie­ren di­vi­dir Es­pa­ña, re­nie­gan de la Cons­ti­tu­ción, de la tran­si­ción, del li­bre mer­ca­do y has­ta de las víc­ti­mas de ETA, se­ría una irresponsabilidad his­tó­ri­ca cu­yas con­se­cuen­cias pa­ga­rían no so­lo los so­cia­lis­tas, sino to­dos los es­pa­ño­les. No se tra­ta de que el PSOE es­co­ja en­tre Díaz o Sán­chez pen­san­do en el cor­to pla­zo. Se tra­ta de que eli­jan en­tre so­cial­de­mo­cra­cia o po­pu­lis­mo bo­li­va­riano. En­tre el fu­tu­ro o el sui­ci­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.