El don­juán de Ma­rín, en li­ber­tad a la es­pe­ra de que se dic­te sen­ten­cia

La fis­ca­la so­li­ci­tó pri­sión pa­ra el ma­ri­nen­se por una es­ta­fa por la que tam­bién impu­ta a una de sus ex­pa­re­jas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - LÓ­PEZ PENIDE

Por pri­me­ra vez, el don­juán de Ma­rín, Ro­dri­go No­guei­ra Igle­sias, se sen­tó en un ban­qui­llo pon­te­ve­drés acu­sa­do, en es­te ca­so con­cre­to, por una su­pues­ta es­ta­fa a un es­ta­ble­ci­mien­to ho­te­le­ro de Mea­ño. A su la­do, O. G. G., la que era su com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal en mar­zo del 2013. Am­bos se de­cla­ra­ron no cul­pa­bles y se res­pon­sa­bi­li­za­ron mu­tua­men­te de que no se hu­bie­ran abo­na­do los más de cin­co mil eu­ros que se adeu­dan al ne­go­cio.

No­guei­ra Igle­sias man­tu­vo que fue su com­pa­ñe­ra del ban­qui­llo la que reali­zó la re­ser­va de la ha­bi­ta­ción, por lo que «creí que iba a pa­gar ella». Ex­pli­có que, in­clu­so, fue O. G. G. quien for­ma­li­zó el re­gis­tro en el ho­tel, mien­tras él des­car­ga­ba el ma­le­te­ro.

Una ver­sión dia­me­tral­men­te opues­ta ofre­ció la arou­sa­na, quien, no so­lo re­mar­có que fue el don­juán de Ma­rín quien lle­vó a ca­bo la re­ser­va, al tiem­po que in­ci­dió que era él quien iba a abo­nar la es­tan­cia en el ho­tel co­mo ya ha­bía he­cho en dos oca­sio­nes an­te­rio­res. Aña­dió que nun­ca su­po que, a lo lar­go del mes que es­tu­vie­ron alo­ja­dos, los ti­tu­la­res del es­ta­ble­ci­mien­to le re­cla­ma­ron di­ne­ro al­guno y que so­lo se en­te­ró de la deu­da por un co­no­ci­do ami­go de los due­ños del ho­tel.

Por su par­te, los em­pre­sa­rios que de­nun­cia­ron es­ta es­ta­da des­min­tie­ron a uno y a otra. Así, coin­ci­die­ron en que fue Ro­dri­go quien ges­tio­nó la re­ser­va y quien les hi­zo creer que la em­pre­sa pa­ra la que su­pues­ta­men­te tra­ba­ja­ba, un gi­gan­te tec­no­ló­gi­co, se iba a ha­cer car­go de la fac­tu­ra. Re­la­ta­ron que, a me­di­da que los días pa­sa­ban y la deu­da se en­gro­sa­ba,

las du­das cre­cían has­ta que lle­gó un día en el que les re­mi­tió un co­rreo elec­tró­ni­co con un jus­ti­fi­can­te de una trans­fe­ren­cia que no du­da­ron en ta­char de fal­so. Aña­die­ron que O. G. G. es­tu­vo siem­pre al tan­to de es­ta deu­da. «En mi opi­nión, iban de la mano», se­ña­ló uno de los de­nun­cian­tes.

En la vis­ta, tam­bién com­pa­re­ció un ho­te­le­ro de Poio, quien na­rró có­mo fue víc­ti­ma de una es­ta­fa si­mi­lar. «Has­ta se lle­vó las lla­ves», re­mar­có.

Lo cier­to es que los ar­gu­men­tos de los acu­sa­dos no con­ven­cie­ron a la fis­ca­la, quien man­tu­vo su pe­ti­ción ini­cial de dos años y un día de pri­sión pa­ra am­bos. Al tér­mino de la vis­ta oral, Ro­dri­go No­guei­ra que­dó en li­ber­tad a la es­pe­ra de co­no­cer la sen­ten­cia, to­da vez que la pri­sión se acor­dó en su día pa­ra ga­ran­ti­zar su pre­sen­cia en el jui­cio.

CAPOTILLO

El don­juán y su ex­pa­re­ja se de­cla­ra­ron inocen­tes.

CAPOTILLO

Tan­to el don­juán de Ma­rín co­mo la que era su pa­re­ja en mar­zo del 2013 pro­cla­ma­ron su inocen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.