Una pa­re­ja acu­de a la Po­li­cía Lo­cal de Pon­te­ve­dra pa­ra que le qui­ten al hom­bre unas es­po­sas

Ase­gu­ra­ron que en­con­tra­ron los gri­lle­tes de ma­dru­ga­da, mien­tras pa­sea­ban al pe­rro

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - LÓ­PEZ PENIDE

Ma­dru­ga­da del lu­nes. No­che ce­rra­da en Pon­te­ve­dra. An­te la sor­pre­sa de los agentes de guar­dia en la je­fa­tu­ra de la Po­li­cía Lo­cal, una pa­re­ja se per­so­na en es­tas ins­ta­la­cio­nes con una pe­ti­ción cuan­to me­nos inusual: que le ayu­den a qui­tar las es­po­sas que el hom­bre, de 39 años, se ha­bía co­lo­ca­do, al pa­re­cer, ac­ci­den­tal­men­te unos mi­nu­tos an­tes y que no eran ca­pa­ces de abrir.

Se­gún ex­pli­ca­ron, so­bre las cin­co y me­dia de la ma­ña­na, es­ta­ban pa­sean­do al pe­rro por el en­torno del cam­pus uni­ver­si­ta­rio de la ciu­dad del Lé­rez cuan- do se en­con­tra­ron ti­ra­dos en el sue­lo unos gri­lle­tes me­tá­li­cos. Aña­die­ron que tal ha­llaz­go les hi­zo bas­tan­te gra­cia, tan­ta que co­men­za­ron a ju­gar con ellos sin si­quie­ra pa­rar­se a pen­sar en las po­si­bles con­se­cuen­cias.

En es­te mar­co, co­mo si de un agen­te del or­den se tra­ta­se, la pon­te­ve­dre­sa, de 38 años, le co­lo­có los gri­lle­tes a su pa­re­ja. Has­ta ese ins­tan­te to­do ha­bía si­do di­ver­sión. Has­ta que las ri­sas fue­ron sus­ti­tui­das por una cier­ta an­gus­tia. Qui­zás fue en el mo­men­to en el que es­cu­cha­ron el clic del cie­rre cuan­do fue­ron cons­cien­tes de que no te­nían la lla­ve ade­cua­da pa­ra abrir­las. Fue­ra así o no, lo cier­to es que no tar­da­ron mu­cho tiem­po en com­pren­der que por sí so­los no iban a ser ca­pa­ces de re­ti­rar las es­po­sas.

En un pri­mer mo­men­to, re­ca­ba­ron la ayu­da del vi­gi­lan­te de se­gu­ri­dad del cam­pus uni­ver­si­ta­rio, al que le pre­gun­ta­ron por si te­nía al­gu­na lla­ve pa­ra la aper- tu­ra de los gri­lle­tes. La res­pues­ta fue ne­ga­ti­va, por lo que op­ta­ron por des­pla­zar­se has­ta la je­fa­tu­ra mu­ni­ci­pal.

Es­ca­ma­do por lo que aca­ba­ba de pre­sen­ciar, el pro­pio vi­gi­lan­te de se­gu­ri­dad se pu­so en con­tac­to con la Po­li­cía Lo­cal pa­ra na­rrar­les el epi­so­dio. No las te­nía, ni mu­cho me­nos, to­das con­si­go. A fin de cuen­tas, ca­bría la po­si­bi­li­dad de que la per­so­na en­gri­lle­ta­da que se di­ri­gió a él pu­die­ra aca­bar de sa­lir hu­yen­do de un con­trol po­li­cial.

Ade­más, a buen se­gu­ro que por su ca­be­za pa­só que las cin­co de la ma­dru­ga­da no es una ho­ra muy ha­bi­tual pa­ra sa­car a pa­sear una mas­co­ta por las ca­lles del en­torno de Pon­te­ve­dra.

En cual­quier ca­so, una vez pues­to en co­no­ci­mien­to de la Po­li­cía Lo­cal, los agentes de ser­vi­cio no tu­vie­ron mu­chos pro­ble­mas pa­ra en­con­trar una lla­ve que se ajus­ta­se a los gri­lle­tes que lle­va­ba co­lo­ca­dos el pon­te­ve­drés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.