Habla un in­ter­me­dia­rio: «Mi tra­ba­jo es ven­der a in­ver­so­res ca­sas con oku­pas»

El va­lor de las vi­vien­das asal­ta­das cae a la mi­tad, y ese de­cli­ve pro­pi­cia ven­tas, co­mo ha­ce unos días en Ou­ren­se

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - C. PUNZÓN RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

«Yo so­lo soy un in­ter­me­dia­rio. Mi tra­ba­jo es co­lo­car a in­ver­so­res vi­vien­das en las que ha­ya oku­pas. Las cap­to, veo si hay in­te­rés en ven­der y, si es así, lo tras­la­do a in­ver­so­res que bus­can opor­tu­ni­da­des. Yo me lle­vo una co­mi­sión, so­lo eso», ex­pli­ca echan­do mano de las re­glas bá­si­cas del mer­ca­do el ti­tu­lar de una fir­ma que pu­bli­ci­ta su in­te­rés por com­prar vi­vien­das con pro­ble­mas en cual­quier pun­to de Es­pa­ña.

Pre­fie­re que su nom­bre no se des­ve­le y pe­se a ello op­ta por la cau­te­la. «No sé có­mo des­alo­jan las vi­vien­das oku­pa­das des­pués de la ven­ta, pe­ro se­gu­ro que es co­mo us­ted y yo nos ima­gi­na­mos», con­ce­de. So­lo con el trans­cur­so de la con­ver­sa­ción se atre­ve a dar al­gu­na pis­ta más. «Hay empresas de­di­ca­das a des­alo­jar vi­vien­das oku­pa­das, edi­fi­cios en­te­ros in­clu­so, y pa­ra ha­cer­lo echan mano de an­ti­guos mi­li­ta­res de paí­ses del Es­te», lle­ga a afir­mar el in­ter­me­dia­rio.

De me­dia ase­gu­ra que ca­da se­ma­na ma­ne­ja en­tre cin­co y ocho pro­pues­tas de ven­ta de edi­fi­ca­cio­nes cu­yos pro­pie­ta­rios op­tan por des­ha­cer­se del in­mue­ble pa- ra re­sol­ver la pe­sa­di­lla de te­ner que li­diar con oku­pas y el la­be­rin­to de de­nun­cias que su pre­sen­cia ge­ne­ra. Una de las úl­ti­mas transac­cio­nes la ubi­ca la se­ma­na pa­sa­da en Ou­ren­se. «De­pen­de de las ca­rac­te­rís­ti­cas del edi­fi­cio, pe­ro lo ha­bi­tual es que una vi­vien­da oku­pa­da sea com­pra­da por la mi­tad de su pre­cio de mer­ca­do», se­ña­la.

Su re­la­to es­tá lleno de las sen­ten­cias que los que han su­fri­do la oku­pa­ción de su vi­vien­da sue­len pro­cla­mar: «La Jus­ti­cia de­fien­de más al oku­pa que al pro­pie­ta­rio, es­tá de su la­do», o «ni se te ocu­rra to­car­le un pe­lo a un oku­pa, te vas a la cár­cel».

Es­ti­ma tam­bién que los efec­tos de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria han ge­ne­ra­do un cal­do de cul­ti­vo ex­cep­cio­nal pa­ra los oku­pas, al que­dar­se las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras con mi­les de pi­sos en­tre sus ac­ti­vos que no cuen­tan con el con­trol tan di­rec­to co­mo el que pue­de te­ner un pro­pie­ta­rio par­ti­cu­lar. «La Sa­reb [la so­cie­dad que ges­tio­na ac­ti­vos en ma­nos de los ban­cos, más co­no­ci­da co­mo ban­co ma­lo] no sa­be ni que son su­yos mul­ti­tud de pi­sos», apun­ta pa­ra in­di­car que son los más bus­ca­dos pa­ra ser oku­pa­dos por esa fal­ta de con­trol.

«Dan una pa­ta­da a la puer­ta, en­tran, cam­bian la ce­rra­du­ra y ven­den la oku­pa­ción a 500 o 1.000 eu­ros», cuen­ta el in­ter­me­dia­rio re­la­tan­do el mo­dus ope­ran­di tra­di­cio­nal de las con­si­de­ra­das ma­fias de la ocu­pa­ción, alu­di­das con reite­ra­ción tan­to por me­dios po­li­cia­les co­mo por empresas in­mo­bi­lia­rias o la pa­tro­nal del sec­tor en Ga­li­cia.

En­tre los ca­sos que han pa­sa­do por las ma­nos del bus­ca­dor de opor­tu­ni­da­des in­mo­bi­lia­rias en el ma­pa de la oku­pa­ción en Es­pa­ña, ci­ta co­mo el más san­gran­te el de un matrimonio jo­ven con un be­bé al que las oku­pa­cio­nes ha arrui­na­do su vi­da. «Vi­vían en un blo­que de ocho pi­sos nue­vo, en el que so­lo se ha­bían ven­di­do tres. En unos días se oku­pa­ron los otros cin­co y em­pe­zó un cal­va­rio de des­tro­zos en las zo­nas co­mu­nes, en­gan­ches ile­ga­les a los su­mi­nis­tros... Y un día al vol­ver a su ca­sa la pa­re­ja no pu­do en­trar, se la ha­bían oku­pa­do tam­bién. Tu­vie­ron que ir­se a vi­vir a ca­sa de sus pa­dres y se­guir pa­gan­do una hi­po­te­ca de 120.000 eu­ros has­ta que ven­die­ron», re­la­ta. «Al­gu­nos tie­nen tan­ta ca­ra que nos lla­man pa­ra de­cir­nos que han oku­pa­do vi­vien­das pa­ra que nos pon­ga­mos en con­tac­to con los due­ños de las pro­pie­da­des que han asal­ta­do pa­ra que se la com­pre­mos y des­pués ellos aban­do­nar­la a cam­bio de di­ne­ro, pe­ro con esos no que­re­mos na­da», con­clu­ye.

MAR­COS MÍGUEZ

Así en­con­tró su pro­pie­ta­rio la se­ma­na pa­sa­da una vi­vien­da oku­pa­da en el ba­rrio de Ei­rís de A Co­ru­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.