¿Pre­mio a la des­leal­tad?

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - Tino No­voa

Es lo ma­lo de mi­rar pa­ra otro la­do mien­tras la en­fer­me­dad se pro­pa­ga, que cuan­do se lle­ga con el bis­tu­rí ya es tan tar­de que so­lo se con­si­gue ha­cer más da­ño sin por ello lo­grar ex­tir­par el tu­mor. Es lo que le ha ocu­rri­do a Ra­joy. Su llu­via de mi­llo­nes pa­ra in­ten­tar con­ten­tar a los ca­ta­la­nes ha si­do re­ci­bi­da con des­pre­cio por los se­ce­sio­nis­tas. Es de­cir, no sir­ve a sus pro­pó­si­tos y, en cam­bio, ha so­li­vian­ta­do al res­to de las co­mu­ni­da­des, que te­men, con ra­zón, que con ello se pre­mie la des­leal­tad y la desobe­dien­cia. No se nie­ga el de­te­rio­ro de las in­fra­es­truc­tu­ras ca­ta­la­nas. En al­gu­nos ca­sos ma­yor que el de otras co­mu­ni­da­des, sí, pe­ro por­que las tu­vie­ron bas­tan­te an­tes. Ya qui­sie­ran mu­chas, Ga­li­cia por ejem­plo, dis­po­ner de to­do lo que tie­nen los ca­ta­la­nes. Tam­po­co se cues­tio­na la in­ver­sión en Ca­ta­lu­ña. Se des­con­fía de un es­fuer­zo in­ver­sor que se nie­ga al res­to de las co­mu­ni­da­des y que se apli­que un cri­te­rio po­lí­ti­co pa­ra apa­ci­guar a quien desafía al Es­ta­do mien­tras se cas­ti­ga a quien cum­ple con sus obli­ga­cio­nes. El me­jor ejem­plo es que Ha­cien­da pre­pa­re una qui­ta en la deu­da de las co­mu­ni­da­des con el Es­ta­do. La gran be­ne­fi­cia­da se­ría Ca­ta­lu­ña. Las per­ju­di­ca­das, aque­llas que, co­mo Ga­li­cia, han si­do es­tric­tas en los re­cor­tes pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit.

No se cues­tio­nan las in­ver­sio­nes ni que Ca­ta­lu­ña ten­ga ra­zo­nes pa­ra que­jar­se. Pe­ro ca­da co­mu­ni­dad tie­ne las su­yas. Lo que se cri­ti­ca es que se apli­quen cri­te­rios po­lí­ti­cos que aca­ban be­ne­fi­cian­do al más des­leal. Por­que no es la sos­pe­cha del en­vi­dio­so, sino la cons­ta­ta­ción de có­mo ha evo­lu­cio­na­do el desa­rro­llo au­to­nó­mi­co. El sis­te­ma de fi­nan­cia­ción, ese en­gen­dro que ya na­die en­tien­de, ha si­do la vál­vu­la de es­ca­pe pa­ra ali­viar la pre­sión ge­ne­ra­da por el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán. Y eso ex­pli­ca los re­ce­los del res­to de las co­mu­ni­da­des. Lo más gra­ve es que esa pri­ma al des­leal no ha ser­vi­do pa­ra apla­car­lo. Al con­tra­rio, lo ha en­va­len­to­na­do has­ta lle­var su es­tra­te­gia al ex­tre­mo de la rup­tu­ra. El Es­ta­do de las au­to­no­mías es un gran edi­fi­cio agrie­ta­do por la in­so­li­da­ri­dad y los privilegios. Pe­ro na­da se pue­de cons­truir des­de el chan­ta­je ni des­de el agra­vio. El Go­bierno de­be es­for­zar­se en re­cons­truir puen­tes, sí, pe­ro no pa­ra pa­gar su inac­ción an­te­rior ni la ex­tor­sión de los se­ce­sio­nis­tas. Ca­da uno, tam­bién los ca­ta­la­nes, de­be re­ci­bir lo jus­to se­gún cri­te­rios ob­je­ti­vos y de equi­dad, no por in­tere­ses po­lí­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.