Puig­de­mont com­pa­ra en Har­vard a Es­pa­ña con la Tur­quía de Er­do­gan

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo -

Car­les Puig­de­mont se ha ido a Es­ta­dos Uni­dos en su cam­pa­ña pa­ra ven­der en el ex­te­rior el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta. Has­ta aho­ra, sus in­ten­tos en es­te sen­ti­do han fra­ca­sa­do en Eu­ro­pa. En la ma­dru­ga­da de ayer, in­ter­vino en una de las uni­ver­si­da­des más pres­ti­gio­sas del mun­do, la de Har­vard, pa­ra des­pres­ti­giar la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la, a la que lle­gó a com­pa­rar con la Tur­quía de Er­do­gan, por­que «au­to­ri­za al Ejér­ci­to a ac­tuar con­tra sus pro­pios ciu­da­da­nos». El pre­si­den­te ca­ta­lán se re­fe­ría con ello a las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les que han in­ha­bi­li­ta­do en­tre otros a su an­te­ce­sor, Ar­tur Mas, por desobe­dien­cia al Cons­ti­tu­cio­nal en re­la­ción con la con­sul­ta del 9N, que ha­bía si­do sus­pen­di­da por el tri­bu­nal.

Su equi­pa­ra­ción en­tre las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les, adop­ta­das con to­das las ga­ran­tías, y el re­cur­so mi­li­tar con­tra sus pro­pios ciu­da­da­nos, co­mo hi­zo Er­do­gan tras la fa­lli­da in­ten­to­na gol­pis­ta, pro­vo­có una olea­da de crí­ti­cas en Ca­ta­lu­ña. Pe­ro no fue el úni­co co­men­ta­rio que la opo­si­ción ca­li­fi­có de ri­dí­cu­la. Puig­de­mont lle­gó a de­cir tam­bién que el desafío se­ce­sio­nis­ta, que ca­li­fi­có de «nues­tra lu­cha», es tam­bién «un re­fle­jo de la lu­cha por los de­re­chos ci­vi­les es­ta­dou­ni­den­ses».

In­vi­ta­ción del Se­na­do

En su pro­gra­ma de con­fe­ren­cias, Puig­de­mont que­ría dar tam­bién una en el Se­na­do. La Cá­ma­ra al­ta ha de­ci­di­do to­mar­le la pa­la­bra, pe­ro con otro for­ma­to. Es­tá in­vi­ta­do a di­ser­tar so­bre el pro­yec­to se­pa­ra­tis­ta, pe­ro en la Co­mi­sión Ge­ne­ral de Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas. La di­fe­ren­cia ra­di­ca en que con una con­fe­ren­cia el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat se­ría el úni­co ora­dor y en la co­mi­sión re­ci­bi­rá la ré­pli­ca de los se­na­do­res o de otros pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos.

Puig­de­mont ya ha­bía ca­li­fi­ca­do de «ocu­rren­cia» las in­ten­cio­nes del Se­na­do, que ayer, tras su apro­ba­ción en la Me­sa, se con­vir­tie­ron en res­pues­ta ofi­cial. Una con­tes­ta­ción que tam­po­co gus­tó al Go­bierno ca­ta­lán. «Pe­día­mos una res­pues­ta con­cre­ta a una pe­ti­ción muy con­cre­ta, y la res­pues­ta es que no», con­clu­yó la por­ta­voz Neus Mun­té. «En­ten­de­mos —di­jo— que no hay ga­nas ni vo­lun­tad de es­cu­char­nos en el Se­na­do».

La Me­sa de la Cá­ma­ra al­ta apro­bó con los vo­tos a fa­vor de PP y PSOE y la abs­ten­ción del PNV que se in­vi­te a Puig­de­mont a la Co­mi­sión de Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas «pa­ra ex­po­ner las cues­tio­nes de ín­do­le po­lí­ti­ca que con­si­de­re opor­tu­nas».

El so­cia­lis­ta Vi­cen­te Ál­va­rez Are­ces se­ña­ló que la co­mi­sión es «el úni­co mar­co» en el que de­be ha­blar un pre­si­den­te au­to­nó­mi­co, y no un sa­lón, co­mo en cual­quier otro ac­to so­cial de los que se ce­le­bran en el Se­na­do. El po­pu­lar Pe­dro Sanz su­gi­rió que el pre­si­den­te ca­ta­lán, si re­cha­za la in­vi­ta­ción, es por­que «tie­ne al­gún ti­po de mie­do» a de­ba­tir con otros pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos y pre­fie­re el «mo­nó­lo­go» de una con­fe­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.