De­nun­ciar con ra­pi­dez pa­ra re­que­rir un des­alo­jo in­me­dia­to, el pri­mer pa­so

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Los abo­ga­dos es­pe­cia­li­za­dos en ca­sos de usur­pa­ción de vi­vien­das acon­se­jan in­ter­po­ner la de­nun­cia con la má­xi­ma ur­gen­cia y pre­fe­ri­ble­men­te an­te la po­li­cía o la Guar­dia Ci­vil pa­ra in­ten­tar que se des­pla­cen en las pri­me­ras ho­ras has­ta el in­mue­ble pa­ra ins­tar un des­alo­jo si se sor­pren­de a los asal­tan­tes ma­ni­pu­lan­do las ce­rra­du­ras. Esa ac­ción es fac­ti­ble si la oku­pa­ción se pro­du­ce en el do­mi­ci­lio ha­bi­tual, con lo que en lu­gar de usur­pa­ción de un bien in­mue­ble pa­sa a ser alla­na­mien­to, cu­ya con­de­na lle­va apa­re­ja­da pe­nas de cár­cel. Con­tra­tar a un abo­ga­do es el se­gun­do pa­so a dar, en ca­so de que la re­cu­pe­ra­ción de la vi­vien­da no se ha­ya con­se­gui­do en una pri­me­ra ins­tan­cia. La ne­go­cia­ción con los oku­pas sue­le ser des­acon­se­ja­da al ca­re­cer de ga­ran­tías de cum­pli­mien­to de los com­pro­mi­sos. Tra­tar de for­zar la ce­rra­du­ra, si es­ta ha si­do cam­bia­da por los oku­pas, pue­de ge­ne­rar sor­pre­sas al ac­ce­der al in­mue­ble, don­de sue­len de­jar vi­gi­lan­tes. Si su pro­pie­dad es­tá en obras o rui­no­sa, po­dría ser de­cla­ra­do co­rres­pon­sa­ble si los oku­pan­tes su­fren da­ños en su in­te­rior, si no han te­ni­do que sal­var nin­gún obs­tácu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.