La UE afron­ta el pri­mer di­vor­cio de su his­to­ria

El re­loj co­mien­za a correr hoy pa­ra los bri­tá­ni­cos, que tie­nen dos años pa­ra ne­go­ciar su sa­li­da

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - CRISTINA PORTEIRO

«Es­ta­mos pre­pa­ra­dos», ga­ran­ti­zó ayer el por­ta­voz de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Mar­ga­ri­tis Schi­nas. El día que tan­to lle­va es­pe­ran­do la Unión Eu­ro­pea ha lle­ga­do. Nue­ve me­ses des­pués de que los bri­tá­ni­cos di­je­sen no en un re­fe­ren­do a la UE, el Reino Uni­do pe­di­rá ofi­cial­men­te el di­vor­cio. Lo ha­rá hoy de mano de su em­ba­ja­dor an­te la Unión, Tim Ba­rrow, en­car­ga­do de en­tre­gar la car­ta al pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk. Tras las for­ma­li­da­des se ac­ti­va­rá el ar­tícu­lo 50 de los Tra­ta­dos que abre la puer­ta al bre­xit. El re­loj co­men­za­rá a correr pa­ra que los bri­tá­ni­cos cie­rren el acuer­do de sa­li­da. El Go­bierno bri­tá­ni­co es el pri­me­ro en los 60 años de his­to­ria de la Unión Eu­ro­pea en apre­tar el bo­tón de sa­li­da. An­te ellos se abre aho­ra un ho­ri­zon­te pla­ga­do de in­cer­ti­dum­bres que de­be­rán des­pe­jar­se en un tiem­po ré­cord: dos años.

La cuen­ta atrás arran­ca­rá pa­sa­do el me­dio­día. Tusk se­rá el en­car­ga­do de in­for­mar a los 27 lí­de­res eu­ro­peos de la de­ser­ción. A con­ti­nua­ción el po­la­co re­mi­ti­rá a to­das las ca­pi­ta­les un do­cu­men­to con las prin­ci­pa­les di­rec­tri­ces de ne­go­cia­ción. Hay dos prio­ri­da­des in­elu­di­bles an­tes de po­ner­se a ha­blar de pe­río­dos de tran­si­ción: de­jar cla­ro có­mo se pa­ga­rá la fac­tu­ra del bre­xit y bus­car una fór­mu­la pa­ra pre­ser­var los de­re­chos de los ciu­da­da­nos eu­ro­peos re­si­den­tes en el Reino Uni­do y los bri­tá­ni­cos des­pla­za­dos en te­rri­to­rio co­mu­ni­ta­rio.

Se es­pe­ra que los je­fes de Go­bierno y Es­ta­do eu­ro­peos las aprue­ben en la cum­bre ex­tra­or­di­na­ria del pró­xi­mo 29 de abril. Ese do­cu­men­to se­rá la ba­se pa­ra dar un man­da­to ne­go­cia­dor al re­pre­sen­tan­te de la UE, Mi­chel Bar­nier, que po­dría sen­tar­se en­ton­ces a ne­go­ciar con su ho­mó­lo­go bri­tá­ni­co, Da­vid Da­vis, a me­dia­dos de ma­yo.

Los peo­res me­ses

Pe­ro, ¿qué pa­sa si el Reino Uni­do re­cha­za se­guir esa ho­ja de ru­ta? «En­tra­re­mos en una cri­sis con con­se­cuen­cias de to­do ti­po en los mercados», re­co­no­ce una al­ta fuen­te di­plo­má­ti­ca an­tes de ad­mi­tir que «los pri­me­ros me­ses se­rán los peo­res». La pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, no es­tá por la la­bor de abor­dar esos dos te­mas crí­ti­cos si Bru­se­las no ce­de y ne­go­cia de for­ma pa­ra­le­la al bre­xit la fu­tu­ra re­la­ción en­tre el Reino Uni­do y los 27.

El di­vor­cio lle­ga en me­dio de un cli­ma de ten­sión y cris­pa­ción en­tre Lon­dres y las ca­pi­ta­les eu­ro­peas. Al­gu­nas de­nun­cian que

«el ejer­ci­cio de in­ten­tar di­vi­dir­nos ya ha em­pe­za­do». En­tre los que ame­na­zan con un bre­xit du­ro a uno y otro la­do del ca­nal de la Man­cha emer­gen vo­ces que pi­den cal­ma pa­ra evi­tar que des­ca­rri­le un pro­ce­so que de por sí, es una bom­ba de re­lo­je­ría. «No hay ne­ce­si­dad de que la UE in­fun­da mie­do pa­ra cas­ti­gar al Reino Uni­do (...) Un bre­xit ma­lo ha­rá da­ño tam­bién a la UE», ad­vir­tió ayer en Bru­se­las el al­cal­de de Lon­dres, Sa­diq Khan.

Khan exi­ge a May que otor­gue ga­ran­tías a los ciu­da­da­nos eu­ro­peos pa­ra per­ma­ne­cer en el Reino Uni­do co­mo «ges­to de bue­na vo­lun­tad». El pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo, An­to­nio Ta­ja­ni, res­pal­dó al bri­tá­ni­co y se mos­tró fa­vo­ra­ble a un bre­xit «jus­to y or­de­na­do», pe­ro el ita­liano tam­bién qui­so mar­car te­rreno de ca­ra a la tor­men­ta que se ave­ci­na al ase­gu­rar que el Reino Uni­do no ob­ten­drá más privilegios:

«No es lo mis­mo ser miem­bro de la Unión que es­tar fue­ra», zan­jó. La ins­ti­tu­ción que pre­si­de no quie­re que ha­ya ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les has­ta que Lon­dres y los 27 cie­rren el acuer­do de sa­li­da, una vía que al­gu­nos ex­per­tos ven po­co rea­lis­ta te­nien­do en cuen­ta el es­ca­so mar­gen de tiem­po del que dis­po­ne May.

Ve­to de la Eu­ro­cá­ma­ra

La in­cóg­ni­ta es­tá en sa­ber si la Eu­ro­cá­ma­ra acep­ta­rá un even­tual acuer­do con el Reino Uni­do. Los eu­ro­dipu­tados pue­den ve­tar­lo. Se­gún The Guar­dian, le han he­cho sa­ber a Bar­nier que tum­ba­rán cual­quier pac­to si du­ran­te es­tos dos años el Go­bierno bri­tá­ni­co im­po­ne res­tric­cio­nes a la li­bre cir­cu­la­ción y re­si­den­cia. Quie­ren evi­tar que se «de­gra­den» los de­re­chos de los ciu­da­da­nos de la UE du­ran­te los dos años que du­ra­rá la des­co­ne­xión.

REU­TERS

The­re­sa May, ayer, en el mo­men­to de fir­mar la car­ta ofi­cial di­ri­gi­da al Con­se­jo Eu­ro­peo in­vo­can­do el ar­tícu­lo 50 de la Unión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.