El Ru­sia­ga­te sal­pi­ca al je­fe de la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción del Con­gre­so

Los de­mó­cra­tas exi­gen la re­cu­sa­ción de Da­vid Nu­nes tras re­ve­lar da­tos so­bre el tra­ba­jo de los con­gre­sis­tas y re­unir­se con Trump

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ADRIA­NA REY

«To­do es po­lí­ti­co», de­nun­ció Da­vid Nu­nes, la nue­va de­ri­va­da de la tor­men­ta ru­sa que azo­ta la Ca­sa Blan­ca. Lo gra­ve es que Nu­nes es el pre­si­den­te de la Co­mi­sión de In­te­li­gen­cia de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, es de­cir, el re­pu­bli­cano que di­ri­ge en el Con­gre­so las pes­qui­sas so­bre la su­pues­ta in­je­ren­cia de Mos­cú en las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

Una reunión se­cre­ta en la Ca­sa Blan­ca y la can­ce­la­ción de la au­dien­cia de ayer sin dar ex­pli­ca­ción al­gu­na han he­cho que to­da la ar­ti­lle­ría ri­val va­ya aho­ra con­tra Nu­nes, a quien pi­den que se re­cu­se. Los de­mó­cra­tas si­guen en pie de gue­rra y más tras sa­ber que uno de los tes­ti­mo­nios pro­gra­ma­dos po­dría ha­ber si­do blo­quea­do por la pro­pia Ca­sa Blan­ca. Se­ría el de Sally Ya­tes, ex­sub­se­cre­ta­ria de Jus­ti­cia, un ex­tre­mo que ne­gó el nue­vo Go­bierno por bo­ca de su por­ta­voz, Sean Spi­cer. Paul Ryan tam­bién res­pal­dó a su com­pa­ñe­ro de par­ti­do y se ne­gó a des­ti­tuir­le de la co­mi­sión.

En pa­ra­le­lo, el Ru­sia­ga­te su­mó ayer la crí­ti­ca del ex­vi­ce­pre­si­den­te ba­jo el man­da­to de Geor­ge W. Bush, Dick Che­ney, que, sin pe­los en la len­gua, di­jo que la su­pues­ta in­je­ren­cia ru­sa en los co­mi­cios es­ta­dou­ni­den­ses pu­do ser «un ac­to de gue­rra». A pe­sar de que Che­ney no se pro­nun­ció so­bre los su­pues­tos víncu­los en- tre la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción y el Krem­lin, el re­pu­bli­cano ma­ni­fes­tó su pro­fun­da opo­si­ción al res­pec­to de las es­tra­te­gias ru­sas.

Ho­ras an­tes era el pro­pio Do­nald Trump quien ca­li­fi­có de «pa­tra­ña» las acu­sa­cio­nes so­bre sus la­zos con Vla­di­mir Pu­tin, ase­gu­ran­do que el Con­gre­so de­be­ría in­ves­ti­gar al matrimonio Clin­ton y no a él.

«Do­nald Mus­so­li­ni»

La su­pues­ta in­ter­fe­ren­cia de la Ca­sa Blan­ca en las in­ves­ti­ga­cio­nes que se cier­nen so­bre Ca­pi­tol Hill ha si­do cues­tio­na­da tam­bién en al­gu­nos círcu­los edi­to­ria­les. Ha si­do el ca­so del dia­rio Wall Street Jour­nal, don­de, en un po­lé­mi­co edi­to­rial ti­tu­la­do «Has­ta aquí lle­gó Do­nald Mus­so­li­ni», des­min­tió los te­mo­res de que el pre­si­den­te de EE.UU. pu­die­ra con­ver­tir­se en un «pe­li­gro­so dic­ta­dor» de­bi­do a las re­sis­ten­cias que se ha en­con­tra­do en asun­tos co­mo la con­tro­ver­sia ru­sa. Le­jos de aque­llos que aler­tan so­bre la ac­ti­tud con­tro­la­do­ra de la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción en asun­tos co­mo su gue­rra con­tra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, Wall Street Jour­nal cree que los con­tro­les y equi­li­brios del sis­te­ma es­ta­dou­ni­den­se es­tán tra­ba­jan­do «ca­si ex­ce­si­va­men­te» y ha­cien­do que Trump «es­té re­ci­bien­do peor tra­to de la pren­sa que cual­quier otro pre­si­den­te, des­de los úl­ti­mos días de Ni­xon».

En las úl­ti­mas ho­ras y tras la de­ba­cle le­gis­la­ti­va en Ca­pi­tol Hill, el neo­yor­quino ha co­se­cha­do un nue­vo mí­ni­mo en su po­pu­la­ri­dad, re­gis­tran­do una apro­ba­ción de tan so­lo el 36 % de los es­ta­dou­ni­den­ses, en tan so­lo 68 días en el car­go. Ni Bill Clin­ton, ni Ba­rack Oba­ma, lle­ga­ron a es­tos ín­di­ces de va­lo­ra­ción tan ne­ga­ti­vos, se­gún Ga­llup. Do­nald Trump dis­cu­te con las re­pre­sen­tan­tes re­pu­bli­ca­nas de Wyo­ming y Ca­ro­li­na del Nor­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.