El po­der de Ivan­ka y Ja­red dis­pa­ra los ce­los

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

Du­ran­te un tiem­po pa­re­ció que ase­so­res co­mo el xe­nó­fo­bo Ste­ve Bannon o la po­lé­mi­ca Kell­yan­ne Con­way eran los que aglu­ti­na­ban más po­der en la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro des­pués de dos me­ses de pre­si­den­cia, es­tá cla­ro que la san­gre y la fa­mi­lia son los triun­fa­do­res en la ave­ni­da Pen­sil­va­nia de Was­hing­ton. Tan­to Ivan­ka Trump co­mo su ma­ri­do Ja­red Kush­ner son in­te­gran­tes de una de las dos fac­cio­nes de po­der que exis­ten ac­tual­men­te en la Ca­sa Blan­ca, aque­lla a la que el ala po­pu­lis­ta (li­de­ra­da por el estratega Bannon), lla­ma des­pec­ti­va­men­te «los de­mó­cra­tas» y cu­yo pe­so es dia­ria­men­te ana­li­za­do en la pren­sa de EE.UU.

«Ivan­ka es la to­do­po­de­ro­sa», di­ce una fuen­te fa­mi­lia­ri­za­da con el fun­cio­na­mien­to in­terno de la Ca­sa Blan­ca, en NBC News. Par­te de su in­fluen­cia se vio re­fle­ja­da el pa­sa­do lu­nes cuan­do pre­si­dió una me­sa re­don­da pa­ra mu­je­res em­pre­sa­rias en la sa­la Roo­se­velt del ala oes­te. Qué de­cir de su pre­sen­cia en cam­pa­ña elec­to­ral y en reunio­nes de al­to ni­vel con el pri­mer ministro ni­pón, Shin­zo Abe, el pri­mer ministro de Ca­na­dá, Jus­tin Tru­deau, o con la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel.

Sin em­bar­go, pa­ra mu­chos, Ivan­ka Trump si­gue sien­do un mis­te­rio de­bi­do a có­mo la jo­ven per­ma­ne­ce en oca­sio­nes, des­ca­ra­da­men­te pa­si­va en te­mas pri­mor­dia­les de agenda. Fue el ca­so, por ejem­plo, del plan sa­ni­ta­rio pa­ra des­man­te­lar el Oba­ma­ca­re. Mien­tras su pa­dre co­se­cha­ba su pri­mer fra­ca­so le­gis­la­ti­vo, tan­to Ivan­ka co­mo su es­po­so Ja­red, es­ta­ban es­quian­do en Co­lo­ra­do. Se­gún va­rios me­dios es­to mo­les­tó al pre­si­den­te, aun­que él bien sa­bía que su hi­ja siem­pre eli­ge las ba­ta­llas en las que par­ti­ci­par y la sa­ni­ta­ria, no era una de ellas.

A pe­sar de que en oca­sio­nes lo ale­ja­do de sus pos­tu­ras des­con­cier­ta a más de uno, la hi­ja pre­di­lec­ta del pre­si­den­te de EE.UU. (que pron­to ocu­pa­rá ofi­ci­na en el se­gun­do pi­so de la Ca­sa Blan­ca) sir­ve a me­nu­do de con­se­je­ra pa­ra im­pul­sar bue­na par­te de sus po­lí­ti­cas en­tre bambalinas. «Ella es una gran ne­go­cia­do­ra, no es muy di­fe­ren­te a su pa­dre en es­te sen­ti­do. Lo que pa­sa es que apor­ta a la me­sa cier­ta fi­nu­ra», re­ve­ló un fun­cio­na­rio en The Hill. Así, Ivan­ka Trump con­tri­bu­ye con un efec­to cal­man­te so­bre el man­da­ta­rio que ha si­do cru­cial a la ho­ra de po­si­cio­nar­se en la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción. Al­go muy pa­re­ci­do ocu­rrió con Ja­red Kush­ner, a quien Trump ve co­mo sí mis­mo de jo­ven y re­cien­te­men­te le ha da­do la res­pon­sa­bi­li­dad de que el Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos fun­cio­ne co­mo una em­pre­sa, al fren­te de la Ofi­ci­na de In­no­va­ción es­ta­dou­ni­den­se.

«Se ali­men­tan el uno del otro», di­ce una fuen­te cer­ca­na a es­te matrimonio que usa su in­fluen­cia pa­ra im­pul­sar sus pro­pias agen­das «so­cial­men­te li­be­ra­les, pe­ro fí­si­ca­men­te con­ser­va­do­ras».

A. HARRER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.