La ONU exi­ge re­vi­sar la tác­ti­ca mi­li­tar en Mo­sul an­te la muer­te de más de 300 ci­vi­les

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

Al me­nos 307 ci­vi­les han muer­to en el oes­te de Mo­sul des­de el 17 de fe­bre­ro, día del ini­cio del asal­to fi­nal a ese bas­tión del Es­ta­do Is­lá­mi­co. La ma­yo­ría pe­re­cie­ron por las bom­bas alia­das tras ser uti­li­za­dos co­mo es­cu­dos hu­ma­nos por los yiha­dis­tas del ca­li­fa­to. Al­go que el al­to co­mi­sio­na­do de la ONU pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos, Zeid Ra’ad al Hu­seín, ca­li­fi­ca de inad­mi­si­ble. Por ello, exi­gió ayer a las fuer­zas ira­quíes y a la coa­li­ción li­de­ra­da por EE.UU. re­vi­sar sus tác­ti­cas en la ba­ta­lla por Mo­sul. Si no hay un cam­bio las cifras ame­na­zan con se­guir au­men­tan­do. Hay cer­ca de 600.000 per­so­nas atra­pa­das en la zo­na oes­te de Mo­sul aún sin re­con­quis­tar por las fuer­zas ira­quíes, en­tre las que 400.000 es­tán en la Ciu­dad Vie­ja don­de se aden­tra ya la ofen­si­va.

El Go­bierno de Bag­dad ele­vó a 112 el nú­me­ro de cuer­pos re­cu­pe­ra­dos de un edi­fi­cio bom­bar­dea­do por la coa­li­ción el pa­sa­do jue­ves. El Ejér­ci­to de EE.UU. re­co­no­ció su im­pli­ca­ción en el bom­bar­deo y anun­ció una in­ves­ti­ga­ción.

«La es­tra­te­gia de Es­ta­do Is­lá­mi­co de usar a ni­ños, mu­je­res y hom­bres pa­ra pro­te­ger­se a sí mis­mos de los ata­ques es co­bar­de y ver­gon­zo­sa», sos­tu­vo Zeid, sub­ra­yan­do que vio­la los «es­tán­da­res más bá­si­cos de la dig­ni­dad y la mo­ral hu­ma­na». «El uso de es­cu­dos hu­ma­nos equi­va­le a un cri­men de gue­rra», afir­mó Zeid, y «dis­pa­rar a ci­vi­les por la es­pal­da mien­tras hu­yen pa­ra sal­var sus vi­das en un ac­to de mons­truo­sa de­pra­va­ción», aña­dió.

Zeid mos­tró su sa­tis­fac­ción por el anun­cio de las fuer­zas ira­quíes y la coa­li­ción de que van a in­ves­ti­gar la muer­te de ci­vi­les, pe­ro les pi­dió que sean «trans­pa­ren­tes y ex­haus­ti­vas» y que sus re­sul­ta­dos se ha­gan pú­bli­cos.

El mis­mo pa­trón

Uno de los in­ci­den­tes más mor­tí­fe­ro ocu­rrió el día 17 de mar­zo cuan­do un ata­que aé­reo, pre­sun­ta­men­te di­ri­gi­do con­tra fran­co­ti­ra­do­res del EI y su equi­pa­mien­to, al­can­zó una vi­vien­da en el ve­cin­da­rio de Al Ja­di­da, en el oes­te de Mo­sul, se­gún tes­ti­mo­nio re­ca­ba­dos por la Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do y la Mi­sión de Asis­ten­cia de la ONU en Irak de las per­so­nas que lo­gra­ron huir.

El pa­trón es siem­pre el mis­mo, se­gún ex­pli­có en una rue­da de pren­sa Ru­pert Col­vi­lle, por­ta­voz del al­to co­mi­sio­na­do. Los yiha­dis­tas obli­gan a los ci­vi­les a per­ma­ne­cer en sus ca­sas, «en mu­chos ca­sos in­clu­so en­ce­rrán­do­los den­tro», mien­tras ellos se po­si­cio­na­ban con ar­ma­men­to en los te­chos de las vi­vien­das. Tras de­tec­tar­los, las fuer­zas de la coa­li­ción bom­bar­dea­ban los edi­fi­cios ma­tan­do a los mi­li­cia­nos pe­ro tam­bién a los ci­vi­les. Ci­vi­les que han hui­do de Mo­sul es­pe­ran en fi­la an­te un con­trol de las fuer­zas ira­quíes.

SUHAIB SA­LEM AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.