Des­pe­di­dos por que­rer dar vi­da

Do­nan­tes en vi­vo re­cla­man una pro­tec­ción la­bo­ral si­mi­lar a la de ma­ter­ni­dad: «A ve­ces, cuan­do van a co­ger la ba­ja, la em­pre­sa se ade­lan­ta y los echa»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - ELISA ÁL­VA­REZ

Ca­si 270.000 per­so­nas re­cla­man ya en la pla­ta­for­ma Chan­ge.org que el do­nan­te en vi­vo ten­ga una co­ber­tu­ra le­gal que im­pi­da que sea des­pe­di­do del tra­ba­jo o se vea for­za­do a pe­dir una ba­ja. Por­que, aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, ca­da vez son más los pro­ge­ni­to­res que, cuan­do son com­pa­ti­bles pa­ra do­nar un ri­ñón o par­te del hí­ga­do a sus hi­jos, co­mien­zan a te­ner di­fi­cul­ta­des en su lu­gar de tra­ba­jo.

Luis To­rres, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Ayu­da a Ni­ños con En­fer­me­da­des He­pá­ti­cas y Tras­plan­ta­dos (HEPA), es uno de los afec­ta­dos por es­ta si­tua­ción, pe­se a que ni quie­re ha­blar de su ca­so ni per­so­na­li­zar en una his­to­ria par­ti­cu­lar, «nor­mal­men­te quie­nes do­nan son pa­dres y ma­dres, y en mu­chos ca­sos cuan­do em­pie­zan las prue­bas sur­gen los pro­ble­mas. A ve­ces ocu­rre que, cuan­do van a co­ger la ba­ja por­que lle­ga el mo­men­to de la ope­ra­ción, la em­pre­sa se ade­lan­ta y los des­pi­de», ex­pli­ca.

Ca­da vez apa­re­cen más ca­sos co­mo es­te. «De lo que nos han contado —aña­de Luis—, en torno al 60 % de las fa­mi­lias tie­nen pro­ble­mas la­bo­ra­les, y un 8 % ter­mi­nan en des­pi­dos o ba­jas vo­lun­ta­rias». La ini­cia­ti­va se pre­sen­tó a los gru­pos po­lí­ti­cos y a los mi­nis­te­rios de Em­pleo y Se­gu­ri­dad So­cial. So­li­ci­tan una co­ber­tu­ra si­mi­lar a la de las em­ba­ra­za­das: «No pe­di­mos que se les ha­ga hé­roes, sino sim­ple­men­te una fi­gu­ra de re­co­no­ci­mien­to del do­nan­te en vi­vo que ten­ga una co­ber­tu­ra le­gal pa­ra que en el ca­so de que se va­ya a pro­du­cir un des­pi­do la em­pre­sa se lo pien­se».

Ra­fael Ma­te­sanz, di­rec­tor de la Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal de Tras­plan­tes, apo­yó pú­bli­ca­men­te es- ta reivin­di­ca­ción ha­ce unos días y re­cor­dó que es­tán ca­yen­do los do­nan­tes en vi­vo, lo que en par­te se de­be a es­ta des­pro­tec­ción.

Fo­men­ta­do por la Ad­mi­nis­tra­ción

Lo cu­rio­so es que es­tas per­so­nas no so­lo rea­li­zan un ac­to al­truis­ta y so­li­da­rio, sino que la Ad­mi­nis­tra­ción fo­men­ta es­te ti­po de do­na­ción e in­clu­so eco­nó­mi­ca­men­te es más via­ble. Se evi­ta que el en­fer­mo, mu­chas ve­ces ni­ños, es­té con­ti­nua­men­te acu­dien­do al hos­pi­tal, por ejem­plo a diá­li­sis, y ade­más per­mi­te que una per­so­na sal­ga de la lis­ta de es­pe­ra dan­do la opor­tu­ni­dad a otra si apa­re­ce un ór­gano.

Luis To­rres ex­pli­ca que las empresas se aco­gen a que la do­na­ción de un ór­gano es vo­lun­ta­ria y el do­nan­te no es­tá en­fer­mo, «por lo que di­cen que, si quie­res, lo ha­gas en tus va­ca­cio­nes o te co­jas una ex­ce­den­cia, co­mo se ha da­do en ca­sos que co­no­ce­mos». En el fondo, aña­de, sa­ben que es el ini­cio de un pro­ce­so que se­rá más lar­go e im­pli­ca­rá una ba­ja de un mes o dos, por lo que sur­gen las tra­bas. «Se ha lle­ga­do a de­cir: pues que do­ne la ma­dre y así no tie­nes que co­ger la ba­ja, pe­ro es­to no es un te­ma de si me ape­te­ce do­nar, son las prue­bas mé­di­cas las que de­ter­mi­nan quién es com­pa­ti­ble», con­clu­ye.

«Fue un re­na­cer»

Ma­nue­la Ro­drí­guez, ou­ren­sa­na, do­nó ha­ce po­co más de dos años un ri­ñón a su ma­ri­do, Car­los Ibo. Él es­tá muy bien, «co­mo se sue­le de­cir, fue un re­na­cer». No se vio afec­ta­da por es­ta ca­suís­ti­ca, por­que jus­to cuan­do se reali­zó el tras­plan­te Ma­nue­la se ha­bía aco­gi­do a un ERE: «Quie­ro pen­sar que la em­pre­sa, en la que lle­va­ba 28 años, no ha­bría pues­to mu­chas di­fi­cul­ta­des». No so­lo apo­ya es­ta cam­pa­ña, sino que afir­ma que le pa­re­ce «de lo más jus­to: es una in­jus­ti­cia que al­guien ten­ga pro­ble­mas en su tra­ba­jo por ser do­nan­te, in­hu­mano in­clu­so».

La Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de En­fer­mos y Tras­plan­ta­dos He­pá­ti­cos, en la que es­tá la aso­cia­ción ga­lle­ga Ai­ri­ños, reali­zó pre­ci­sa­men­te ayer una asam­blea en Ma­drid en la que apro­ba­ron res­pal­dar es­ta ini­cia­ti­va.

«Te­ne­mos ca­sos en los que les han di­cho: “Pues que do­ne la ma­dre y así no tie­nes que pe­dir la ba­ja”» Luis M. To­rres Pre­si­den­te de HEPA y afec­ta­do

«Es in­jus­to, in­clu­so in­hu­mano, que al­guien ten­ga pro­ble­mas en su tra­ba­jo por ser do­nan­te» Ma­nue­la Ro­drí­guez Do­nan­te en vi­vo

BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ, MIGUEL VI­LLAR

Im­pul­so­res. Luis M. To­rres, iz­quier­da, es pre­si­den­te de la aso­cia­ción que im­pul­sa la pe­ti­ción pa­ra dar co­ber­tu­ra la­bo­ral a las per­so­nas que do­nan un ór­gano o par­te, ade­más de afec­ta­do. De­ba­jo, Ma­nue­la Ro­drí­guez, ou­ren­sa­na, y su ma­ri­do Car­los. Ella le do­nó un ri­ñón a fi­na­les del año 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.