«He te­ni­do ofer­tas pa­ra ir­me, pe­ro me con­si­de­ro un ju­ga­dor de cantera»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad -

Ha­ce ca­si diez años fue ele­gi­do co­mo el me­jor in­ves­ti­ga­dor jo­ven de Eu­ro­pa en el área de la obe­si­dad y aho­ra ha com­ple­ta­do el círcu­lo. Miguel Ló­pez (Fe­rrol, 1973) ha si­do dis­tin­gui­do con el Eu­ro­pean Jour­nal of En­do­cri­no­logy Pri­ze, el pre­mio que otor­ga la So­cie­dad Eu­ro­pea de En­do­cri­no­lo­gía a los in­ves­ti­ga­do­res me­no­res de 45 años que ha­yan «con­tri­bui­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va al avan­ce del co­no­ci­mien­to en el cam­po de la en­do­cri­no­lo­gía», que re­co­ge­rá en ma­yo. Son re­co­no­ci­mien­tos que ava­lan una exi­to­sa tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal de­di­ca­da a des­en­tra­ñar los me­ca­nis­mos mo­le­cu­la­res de la obe­si­dad y las en­fer­me­da­des me­ta­bó­li­cas y su re­la­ción con el ce­re­bro. Ló­pez, que cuen­ta con una be­ca Star­ting Grant de la Unión Eu­ro­pea, di­ri­ge el gru­po NeurObesity en el Cimus de la Uni­ver­si­da­de de Santiago y es miem­bro del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca en Red-Fi­sio­pa­to­lo­gía de la Obe­si­dad y la Nu­tri­ción. —Us­ted tra­ba­ja en el es­tu­dio de nue­vas dia­nas te­ra­péu­ti­cas pa­ra el tra­ta­mien­to de la obe­si­dad y el sín­dro­me me­ta­bó­li­co. ¿Es­ta­mos aún le­jos de com­pren­der sus me­ca­nis­mos bio­ló­gi­cos? —Co­no­ce­mos más que ha­ce vein­te años y me­nos que den­tro de vein­te. Aún em­pe­za­mos a apren­der los me­ca­nis­mos que mo­du­lan la obe­si­dad a fi­na­les de los 80, Ló­pez, que tie­ne una Star­ting Grant de la Unión Eu­ro­pea, tra­ba­ja en la Uni­ver­si­da­de de Santiago.

prin­ci­pios de los 90. Com­pa­ra­ti­va­men­te con otros cam­pos, co­mo el cán­cer, em­pe­za­mos más tar­de y lle­va­mos un re­tra­so de en torno a 20 o 25 años con res­pec­to a ellos. —Pe­ro se avan­zó mu­cho. —Sí, por­que es un área de mu­cho in­te­rés en la que tra­ba­ja mu­cha gen­te. Aho­ra, des­pués de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y el cán­cer, es pro­ba­ble­men­te el área que más cien­tí­fi­cos mue­ve, por­que no hay que ol­vi­dar que mu­cha gen­te se mue­re por los pro­ble­mas aso­cia­dos a la obe­si­dad. —Di­cen que la obe­si­dad ma­ta, pe­ro no due­le. —No te mue­res por ser obe­so, sino por las com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das, des­de la dia­be­tes a las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res o dis­tin­tos ti­pos de cán­cer. —¿Por qué no se ha en­con­tra­do aún un tra­ta­mien­to ver­da­de­ra­men­te efec­ti­vo? —Creo, y es una opi­nión, que hay

un pro­ble­ma de di­se­ño ini­cial, de con­cep­to, por­que lo he­mos en­fo­ca­do so­lo ac­tuan­do so­bre uno de los dos la­dos de la ba­lan­za. To­dos los fár­ma­cos se han di­se­ña­do pa­ra ac­tuar so­bre la in­ges­ta, pa­ra que la gen­te co­ma me­nos, pe­ro no so­bre el gas­to de ca­lo­rías. La so­lu­ción es tra­tar la obe­si­dad des­de es­ta do­ble pers­pec­ti­va, por lo que la cla­ve es crear una píl­do­ra que nos per­mi­ta ha­cer dis­mi­nuir las ca­lo­rías que co­me­mos, pe­ro que al mis­mo tiem­po in­cre­men­te las ca­lo­rías que gas­ta­mos. —¿Es­te en­fo­que en­tien­do que es lo que per­mi­te la ac­ti­va­ción de la gra­sa par­da, la que que­ma ca­lo­rías? —Sí. La gra­sa par­da es la que te per­mi­te in­cre­men­tar la can­ti­dad de ca­lo­rías con­su­mi­das pa­ra di­si­par­las en for­ma de ca­lor sin ne­ce­si­dad de ha­cer ejer­ci­cio. —En es­ta lí­nea, su equi­po des­cu­brió ha­ce unos me­ses que el

au­men­to de una pro­teí­na en el ce­re­bro con­se­guía que ra­tas obe­sas adel­ga­za­sen sin de­jar de co­mer. ¿Po­dre­mos te­ner al­gún día una pas­ti­lla que lo­gre el mis­mo efec­to en hu­ma­nos? —Sin du­da que al­gún día po­dre­mos te­ner una pas­ti­lla que nos per­mi­ta adel­ga­zar sin de­jar de co­mer. Ha­ce fal­ta tiem­po, pe­ro en los mo­de­los ani­ma­les ha fun­cio­na­do per­fec­ta­men­te y se­gu­ro que lo con­se­gui­re­mos en hu­ma­nos. —¿Qué ha­ce fal­ta pa­ra con­se­guir­lo? —El pro­ble­ma es có­mo lo­grar que el fár­ma­co lle­gue al ce­re­bro, al hi­po­tá­la­mo, un pro­ble­ma se­me­jan­te al de otras en­fer­me­da­des. Los me­di­ca­men­tos no son ca­pa­ces de su­pe­rar de for­ma efec­ti­va la ba­rre­ra he­ma­to­en­ce­fá­li­ca y, en nues­tro ca­so con­cre­to, lle­gar a unas neu­ro­nas con­cre­tas. No hay ban­co en el mun­do más pro­te­gi­do que el ce­re­bro hu­mano. Bue­na par­te de la in­ves­ti­ga­ción que lle­van a ca­bo Miguel Ló­pez y su equi­po fue fi­nan­cia­da por el Con­se­jo Eu­ro­peo de In­ves­ti­ga­ción (ERC) con car­go a una ayu­da Star­ting Grant Con­so­li­da­tor, que se le aca­ba en ma­yo. —¿Le preo­cu­pa que­dar­se sin fi­nan­cia­ción en cuan­to se le aca­be la Star­ting Grant? —Siem­pre preo­cu­pa, pe­ro in­ten­ta­mos ser com­pe­ti­ti­vos pa­ra con­se­guir más fi­nan­cia­ción. Aho­ra ten­go un pro­yec­to bueno del plan na­cio­nal y re­ci­bo fi­nan­cia­ción de la Xun­ta. Tam­bién ten­go el di­ne­ro del pre­mio Jo­ven Ta­len­to en In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca de la Fun­da­ción AXA y de La Sex­ta. —¿Em­pie­zan en­ton­ces a ver la luz des­pués de los du­ros re­cor­tes? —La fi­nan­cia­ción a ni­vel de pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción se pue­de de­cir que es­tá em­pe­zan­do a me­jo­rar. Pe­ro to­da­vía te­ne­mos un las­tre muy gran­de, que es el de la con­so­li­da­ción y pro­mo­ción de in­ves­ti­ga­do­res jó­ve­nes. Es una la­cra que si­gue te­nien­do el sis­te­ma, por­que son mu­cho más im­por­tan­tes los re­cur­sos hu­ma­nos que los edi­fi­cios y los pro­yec­tos. —¿No se ha avan­za­do mu­cho en es­te as­pec­to, en­ton­ces? —No tie­ne sen­ti­do que un cha­val que ha­ce un doc­to­ra­do ten­ga las mis­mas sa­li­das aho­ra que ha­ce diez años, cuan­do las exi­gen­cias que se le pi­den en la ac­tua­li­dad son mu­chí­si­mo ma­yo­res. —¿Y qué ocu­rre con la pro­mo­ción? —No ha­blo de mi ca­so, por­que no me he acre­di­ta­do, pe­ro pa­ra promocionar a una pla­za de ca­te­drá­ti­co en la USC no se si­guen cri­te­rios cien­tí­fi­cos. Se pri­man otras co­sas. —¿No ha te­ni­do ofer­tas ten­ta­do­ras pa­ra mar­char­se fue­ra? —Sí, las he te­ni­do tan­to pa­ra ir­me a Eu­ro­pa co­mo a Es­ta­dos Uni­dos, aun­que ofer­tas ju­go­sas las te­ne­mos to­dos no­so­tros. Pe­ro me con­si­de­ro un ju­ga­dor de cantera, de la ca­sa. Aquí tra­ba­jo muy a gus­to con un gran equi­po hu­mano y pro­fe­sio­nal.

SAN­DRA ALON­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.