Trump cer­ti­fi­ca la anu­la­ción de las le­yes de Oba­ma con­tra el cam­bio cli­má­ti­co

El pre­si­den­te pro­cla­ma el ini­cio de una nue­va era en la pro­duc­ción de energía y de­cla­ra el fin a la gue­rra al car­bón

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - ADRIA­NA REY

La lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co nun­ca fue una prio­ri­dad pa­ra Do­nald Trump, más bien to­do lo con­tra­rio. Nom­bró co­mo res­pon­sa­ble de la po­lí­ti­ca am­bien­tal a al­guien que cues­tio­na el pa­pel del hom­bre en el ca­len­ta­mien­to glo­bal, de­fi­nió el cam­bio cli­má­ti­co co­mo «una in­ven­ción chi­na», co­lo­có al expresidente de la ma­yor pe­tro­le­ra del país, Ex­xo­nMo­bil, co­mo nue­vo se­cre­ta­rio de Es­ta­do y, ade­más, pre­su­mió del ti­je­re­ta­zo que iba a dar al pre­su­pues­to de la Agen­cia de Pro­tec­ción Am­bien­tal (EPA), re­cor­te que de­ja­rá a 3.200 per­so­nas sin tra­ba­jo.

El pre­si­den­te de EE.UU. con­ti­nuó ayer por la mis­ma sen­da y fir­mó una or­den eje­cu­ti­va tras pro­cla­mar el ini­cio de una nue­va era pa­ra la pro­duc­ción ener­gé­ti­ca del país. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to? Dar un por­ta­zo a una de las de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes de la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma y anu­lar al me­nos seis de­cre­tos apro­ba­dos por su an­te­ce­sor, des­ti­na­dos a fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co y a re­gu­lar las emi­sio­nes de car­bono.

La nue­va Ad­mi­nis­tra­ción pe­di­rá tam­bién una re­vi­sión del Plan de Energía Lim­pia y can­ce­la­rá la mo­ra­to­ria so­bre el car­bón en tie­rras fe­de­ra­les de EE. UU., ade­más de ins­tar a las agencias a «iden­ti­fi­car to­das las re­gu­la­cio­nes, to­das las re­glas, to­das las po­lí­ti­cas que obs­ta­cu­li­cen y re­pre­sen­ten im­pe­di­men­tos pa­ra la in­de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca del país». Es de­cir, las seis ór­de­nes eje­cu­ti­vas men­cio­na­das de la an­te­rior Ad­mi­nis­tra­ción de­mó­cra­ta.

Asal­to a EE. UU.

Con es­ta or­den eje­cu­ti­va se con­fir­man los peo­res pre­sa­gios pa­ra to­dos aque­llos ac­ti­vis­tas que al­gún día guar­da­ron es­pe­ran­zas cuan­do vie­ron a Ivan­ka Trump re­unir­se ami­ga­ble­men­te con ac­ti­vis­tas me­dioam­bien­ta­les co­mo el ex­vi­ce­pre­si­den­te Al Go­re o con el ac­tor Leo­nar­do DiCa­prio. «Es­tas ac­cio­nes son un asal­to a los va­lo­res es­ta­dou­ni­den­ses y po­nen en pe­li­gro la sa­lud, la se­gu­ri­dad y la pros­pe­ri­dad de to­do el pue­blo ame­ri­cano», de­nun­ció Tom Ste­yer, pre­si­den­te de Ne­xGen Cli­ma­te, quien acu­só a Trump de usar un do­ble ra­se­ro al es­tar pro­pi­cian­do la des­truc­ción de­li­be­ra­da de pues­tos de tra­ba­jo.

La co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca ha vuel­to a al­zar la voz tras la fir­ma del de­cre­to. Uno de ellos fue el ho­lan­dés Paul Crut­zen, ga­na­dor del pre­mio No­bel en 1995 por su ex­pli­ca­ción so­bre la des­com­po­si­ción de la ca­pa de ozono. «Es desas­tro­so», ma­ni­fes­tó en VOA News.

El en­torno del pre­si­den­te se em­pe­ñó en de­fen­der la me­di­da en ba­se a la «trans­pa­ren­cia» de las pro­me­sas de Trump en cam­pa­ña elec­to­ral. En ese pe­río­do el pre­si­den­te de EE.UU. ame­na­zó en va­rias oca­sio­nes con can­ce­lar el Acuer­do de Pa­rís con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, un pac­to que fir­ma­ron en el 2015 ca­si 200 paí­ses, en­tre ellos Es­ta­dos Uni­dos. Es­te pun­to es aho­ra la gran in­cóg­ni­ta. Aun­que en reali­dad no ne­ce­si­ta aban­do­nar ofi­cial­men­te el tra­ta­do. Le bas­ta con no ha­cer na­da pa­ra tor­pe­dear­lo, ya que los com­pro­mi­sos son vo­lun­ta­rios.

Ayer, y pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, la com­pa­ñía Ex­xo­nMo­bil pi­dió a Trump que no se sal­ga del acuer­do. En una mi­si­va di­fun­di­da por el Fi­nan­cial Ti­mes, la pe­tro­le­ra in­di­có que lo más pru­den­te era que EE. UU. si­ga den­tro pa­ra ase­gu­rar­se «la igual­dad de con­di­cio­nes». Por­ta­da del «Daily Mail».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.