Arre­cian las crí­ti­cas al BCE por po­li­ti­zar­se en ex­ce­so, y le pi­den que de­je la troi­ka

La ONG Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal cree que la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria se ex­tra­li­mi­tó du­ran­te la cri­sis del eu­ro

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía - J. A. BRAVO

Dos de las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes de la ar­qui­tec­tu­ra de po­der en la Unión Eu­ro­pea atra­vie­san uno de los mo­men­tos más ba­jos en su pres­ti­gio, al me­nos de ca­ra a la opi­nión pú­bli­ca. En es­te sen­ti­do arre­cian las crí­ti­cas con­tra el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) por po­li­ti­zar en ex­ce­so sus de­ci­sio­nes, mien­tras que al Eu­ro­gru­po se le re­cla­ma des­de dis­tin­tas ins­tan­cias que se re­pien­se la con­ti­nui­dad del len­gua­raz Je­roen Dijs­sel­bloem co­mo pre­si­den­te.

En lo pri­me­ro, la or­ga­ni­za­ción no gu­ber­na­men­tal (ONG) Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal pu­bli­có ayer un in­for­me don­de con­clu­ye que el su­per­vi­sor ban­ca­rio eu­ro­peo se ha ex­tra­li­mi­ta­do en sus fun­cio­nes du­ran­te los úl­ti­mos años, lle­gan­do a to­mar de­ci­sio­nes de ca­riz «po­lí­ti­co», pe­ro sin el «es­cru­ti­nio ade­cua­do». Y co­mo ejem­plo se­ña­la que «en el pun­to más al­to de la cri­sis de Gre­cia en el 2015», li­mi­tó «en va­rias oca­sio­nes» el te­cho de li­qui­dez de emer­gen­cia (ELA) pa­ra sus ban­cos, pe­ro «sin anun­ciar­lo pú­bli­ca­men­te».

«Sus po­de­res dis­cre­cio­na­les le per­mi­tie­ron pre­sio­nar a los ban­cos grie­gos mien­tras ne­go­cia­ba las re­for­mas con el Go­bierno he­leno» co­mo par­te del gru­po «de acree­do­res ins­ti­tu­cio­na­les» —la co­no­ci­da co­mo troi­ka, que in­te­gran el BCE, la Co­mi­sión Eu­ro­pea y el Fondo Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI)—, re­pro­cha­ron des­de la ONG. Sus res­pon­sa­bles ven aho­ra el ries­go de que se re­pi­ta la mis­ma es­tra­te­gia en las pró­xi­mas con­ver­sa­cio­nes con Gre­cia o en la re­ca­pi­ta­li­za­ción del ban­co ita­liano Mon­te dei Pas­chi di Sie­na, en la que el su­per­vi­sor ban­ca­rio de­be fi­jar aún va­rios cri­te­rios que de­be­rá acep­tar el Eje­cu­ti­vo de Ro­ma.

Des­de el con­se­jo de go­bierno del BCE, no obs­tan­te, de­fien­den

su com­por­ta­mien­to. Se­gún uno de sus miem­bros, Be­noit Coue­ré —pre­sen­te en la pre­sen­ta­ción del in­for­me de Trans­pa­ren­cia—, «de no ha­ber im­pues­to con­di­cio­nes [de li­qui­dez a la ban­ca grie­ga], ha­bría­mos in­cum­pli­do pre­ci­sa­men­te nues­tro man­da­to». «Ha­bría­mos es­ta­do ha­cien­do —con­ti­nuó— al­go que el Eu­ro­gru­po ha­bía de­ci­di­do no ha­cer… Y eso ha­bría si­do po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to», in­sis­tió.

La ci­ta­da oe­ne­gé cree, en cual­quier ca­so, que «el pa­pel del BCE es más in­dis­pen­sa­ble que nun­ca». El pro­ble­ma, pun­tua­li­za, es que «su ac­ti­vis­mo ha ido más allá del pa­pel que le otor­ga­ba la ar­qui­tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal de la zo­na eu­ro». A es­te res­pec­to ad­vir­tió de que su «ele­va­do in­ter­ven­cio­nis­mo» ha­ce ne­ce­sa­rio que ten­ga que so­me­ter­se «a un ma­yor con­trol de­mo­crá­ti­co».

Por ello, aña­de en su in­for­me, el su­per­vi­sor ban­ca­rio de­be­ría pa­sar a te­ner un pa­pel se­cun­da­rio en la lla­ma­da troi­ka, e in­clu­so sa­lir de es­ta, al es­ti­mar que no de­be­ría te­ner un pa­pel for­mal en la ne­go­cia­ción y vi­gi­lan­cia pos­te­rior de las con­di­cio­nes pa­ra re­ci­bir un res­ca­te.

Cen­su­ran que pre­sio­na­ra a los ban­cos grie­gos mien­tras ne­go­cia­ba las re­for­mas he­le­nas

R. O. REU­TERS

El BCE de Drag­hi ha ju­ga­do un pa­pel fun­da­men­tal en la cri­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.