Es­pa­ña re­na­ce y re­cu­pe­ra pres­ti­gio

La apa­ri­ción de Deu­lo­feu, que for­zó un pe­nal­ti y mar­có un gol, ter­mi­nó con el ím­pe­tu de Fran­cia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - RO­DRI­GO ERRASTI

Nue­ve me­ses des­pués de ser aplas­ta­da por Ita­lia en el mis­mo es­ce­na­rio, Es­pa­ña vol­vió a na­cer en Saint De­nis co­mo una se­lec­ción as­pi­ran­te al tí­tu­lo mun­dial. Es cier­to que el due­lo era amis­to­so, que Fran­cia te­nía ba­jas, pe­ro en la pa­sa­da Eu­ro­co­pa, un 28 de ju­nio, de­mos­tró es­tar muy le­jos de Ita­lia. El 0-2 fi­nal de Pa­rís, que se pro­du­jo cuan­do me­nos do­mi­nó el en­cuen­tro, pa­re­ce una no­ti­cia que con­fir­ma una ten­den­cia en es­tos me­ses con Ju­len Lo­pe­te­gui. Más allá de las es­ta­dís­ti­cas (27 go­les a fa­vor y cua­tro en con­tra en seis vic­to­rias y dos em­pa­tes) pa­re­ce po­si­ti­vo que Es­pa­ña jue­gue es­tos amis­to­sos de ni­vel a do­mi­ci­lio (Bél­gi­ca, In­gla­te­rra y Fran­cia).

Una vic­to­ria de las que dan au­to­con­fian­za de un gru­po. Pa­re­ce ne­ce­sa­rio vol­ver a ad­qui­rir ca­rác­ter com­pe­ti­ti­vo pa­ra afron­tar el due­lo cla­ve fren­te a Ita­lia en sep­tiem­bre, aun­que el cuer­po téc­ni­co re­cuer­da siem­pre que hay uno pre­vio en Ma­ce­do­nia. Arran­có al­go te­me­ro­sa Es­pa­ña y cua­tro mi­nu­tos tar­dó Mbap­pé en apa­re­cer y De Gea, el más en­to­na­do ha­ce nue­ve me­ses an­te Ita­lia, res­pon­dió con los pies.

Po­co a po­co se fue asen­tan­do la se­lec­ción a tra­vés de la pe­lo­ta. Em­pe­zó a to­car y bus­car las lle­ga­das por fue­ra. La po­se­sión lle­gó a ser del 70 % y ca­si tri­pli­có en pa­ses a Fran­cia en el pri­mer ac­to. Fran­cia, sin tres de sus fut­bo­lis­tas cla­ve en el cen­tro del cam­po (Pog­ba, Ma­tui­di y Sis­so­ko) bus­ca­ba sa­lir rá­pi­do y co­nec­tar con su tri­den­te ofen­si­vo: la du­pla del Atlé­ti­co y el jo­ven del Mó­na­co que tie­ne enamo­ra­da a la gra­da de su país. No ba­ja­ba el tri­den­te ga­lo a de­fen­der, lo que apro­ve­cha­ron Pe­dro y Carvajal pa­ra crear una au­to­pis­ta por ese cos­ta­do. Co­mo otras tan­tas ve­ces, la se­lec­ción ca­re­ció de pe­ga­da. Inies­ta lo ro­zó tras un es­la­lon má­gi­co pe­ro Llo­ris reac­cio­nó bien a su dis­pa­ro con el ex­te­rior del pie, Mo­ra­ta no re­ma­chó el úni­co cen­tro ra­so.

De Fran­cia, por con­tra, ape­nas ha­bía no­ti­cias más allá de un remate de Kos­cielny en un fal­ta in­di­rec­ta que Piqué sa­có con el pie cuan­do se di­ri­gía ha­cia la red. Lo más des­ta­ca­ble con ba­lón en jue­go fue cuan­do Llo­ris re­ga­teó a Mo­ra­ta co­mo si fue­se un me­dio es­pa­ñol. An­tes del des­can­so, De Gea evi­tó que Griez­mann ca­be­cea­ra.

El des­can­so tra­jo cam­bios, no so­lo de nom­bres. El asun­to se igua­ló, hubo un gol bien anu­la­do con el VAR y Fran­cia se agi­tó. Sin Inies­ta, ova­cio­na­do de mo­do ca­si uná­ni­me, ni Is­co, la bo­la se re­par­tió. Fran­cia me­ro­deó otra vez por el área es­pa­ño­la pe­ro no tu­vo pau­sa pa­ra fi­na­li­zar. En­tró Deu­lo­feu y na­da más pi­sar el cés­ped, pro­vo­có un pe­nal­ti que trans­for­mó Silva. El ca­ta­lán fue el re­vul­si­vo que bus­ca­ba Lo­pe­te­gui, ya que po­co des­pués fi­na­li­zó una bue­na ac­ción co­lec­ti­va con lle­ga­da por fue­ra de Al­ba.

GONZALO FUEN­TES REU­TERS

Los ju­ga­do­res de Es­pa­ña, ce­le­bran­do un gol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.