La se­rie «Vi­da­go Pa­la­ce» re­crea la al­ta so­cie­dad en el ve­rano del 1936

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición -

Carlota, Cé­sar y Pe­dro. Al­re­de­dor de ese trián­gu­lo amo­ro­so, un uni­ver­so en­te­ro. El que se crea en el lu­jo­so ho­tel y bal­nea­rio Vi­da­go Pa­la­ce en el con­vul­so ve­rano de 1936. Así arran­ca la pri­me­ra co­pro­duc­ción en­tre la TVG y la te­le­vi­sión pú­bli­ca por­tu­gue­sa, sub­ven­cio­na­da por Aga­dic, una mi­ni­se­rie de seis ca­pí­tu­los que ayer ce­le­bró su prees­treno en Santiago y que es­ta no­che co­men­za­rá a emi­tir­se en la te­le­vi­sión pú­bli­ca ga­lle­ga.

Carlota (Mi­kae­la Lu­pu), hi­ja úni­ca de los con­des de Vi­miei­ro, una aris­to­crá­ti­ca fa­mi­lia lis­boe­ta, es­tá a pun­to de ca­sar­se con Cé­sar (Pe­dro Ba­rro­so), el hi­jo de unos nue­vos ri­cos que han he­cho su for­tu­na en Bra­sil. Los sa­lo­nes del Vi­da­go Pa­la­ce se pre­pa­ran pa­ra la ce­le­bra­ción. Pe­ro en los pa­si­llos, Carlota se tro­pie­za con Pe­dro (Da­vid Sei­jo), el hi­jo del je­fe El re­par­to de la se­rie, ayer en la pre­sen­ta­ción en Santiago.

de per­so­nal del ho­tel. Y des­cu­bre un mun­do nue­vo. Un mun­do que es­tá a pun­to de ve­nir­se aba­jo. El gol­pe de es­ta­do de Fran­co, el es­ta­lli­do de la Gue­rra Ci­vil y la dic­ta­du­ra de Sa­la­zar tam­bién tie­nen ca­bi­da en una se­rie, ro­da­da en­tre Vi­da­go y el Cou­to Mix­to, cu­yo cuar­to pro­ta­go­nis­ta es

el im­po­nen­te edi­fi­cio del Vi­da­go Pa­la­ce, en el que se va desa­rro­llan­do la tra­ma y en el que se dan ci­ta per­so­na­jes co­mo el con­de Ca­ría, las her­ma­nas Per­li­que­te­tes, la viu­da li­be­ral Xe­no­ve­va de Cas­tro y Klotz, un agen­te del Go­bierno ale­mán que re­ca­la de in­cóg­ni­to en el ho­tel.

La nue­va em­pre­sa se cen­tra­rá en una tec­no­lo­gía de «en­ca­je neu­ro­nal» que con­sis­te en im­plan­tar mi­núscu­los elec­tro­dos en el ce­re­bro ca­pa­ces de trans­mi­tir o «im­por­tar» pen­sa­mien­tos de o ha­cia una compu­tado­ra o dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co, se­gún el dia­rio. Musk cree que co­nec­tar di­rec­ta­men­te los ner­vios a una compu­tado­ra pue­de au­men­tar el po­der del ce­re­bro.

P. RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.