Un ba­rrio con po­ten­cial tu­rís­ti­co que ya no so­por­ta la in­va­sión de co­ches

Es un si­tio bo­ni­to. Pe­ro, tal y co­mo ex­pli­can los ve­ci­nos, los vehícu­los lo ocu­pan to­do; has­ta el par­que in­fan­til es­tá den­tro de una ro­ton­da

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MA­RÍA HERMIDA

A los ve­ci­nos del Cam­po da To­rre se les que­dó cla­va­da en la me­mo­ria aque­lla reunión. Lo cuen­tan to­dos y ca­da uno de ellos co­mo si hu­bie­se te­ni­do lu­gar ayer mis­mo. Y eso que ya ha llo­vi­do des­de en­ton­ces: «Aquí vi­ñe­ron os so­cia­lis­tas, que da­que­las go­ber­na­ban, e pro­me­te­ron nun­ha reunión que ían cam­biar to­do o ba­rrio. Eli­mi­ná­ban­se os apar­ca­men­tos do me­dio da pra­za e fa­cía­se peo­nil es­te en­torno, por­que ago­ra aquí ven apar­car me­dia Pon­te­ve­dra, e in­vá­den­nos cos co­ches. E fa­cían­se es­ta­cio­na­men­tos nou­tra par­te. Pe­ro to­do que­dou en na­da. É cer­to que hou­bo al­gun­ha pro­tes­ta po­lo plan que pre­sen­ta­ran, pe­ro a maio­ría que­ria­mos que se fi­xe­se al­go, que hou­be­se cam­bios». Las pa­la­bras son de uno de los ve­ci­nos ve­te­ra­nos, Eugenio. Pe­ro las re­pi­te lue­go Juan, el ta­ber­ne­ro. O Miguel, un hom­bre que apos­tó por reha­bi­li­tar un par de ca­sas en es­ta zo­na. To­dos opi­nan en la mis­ma di­rec­ción. Y to­dos creen que, en una Pon­te­ve­dra que pre­su­me de la pre­va­len­cia de los pea­to­nes so­bre los co­ches, no es de re­ci­bo que el Cam­po da To­rre si­ga así. «So­bre to­do por­que es­ta­mos a me­nos de cin­co mi­nu­tos da Pe­re­gri­na», aña­den los re­si­den­tes.

Em­pe­za­mos al la­do de la pla- za de to­ros. La hier­ba del en­torno es­tá aho­ra mis­mo a mon­te. Los re­si­den­tes in­for­man de que so­lo se cor­ta dos ve­ces al año: «Ago­ra can­do ve­ña Se­ma­na San­ta, por­que pa­sa un­ha pro­ce­sión por aquí, e can­do son os tou­ros».

Lue­go, apa­re­ce la pla­za del Cam­po da To­rre, el co­ra­zón del ba­rrio. Es di­fí­cil sa­ber si es fea o bo­ni­ta. Los co­ches la invaden por to­das par­tes. En cuan­to uno sa­le del apar­ca­mien­to hay dos o tres es­pe­ran­do a ocu­par su si­tio. Así, una y otra vez a lo lar­go de to­da la ma­ña­na. En el cen­tro de la pla­za es­tá una de las co­sas más es­tram­bó­ti­cas del en­torno: un par­que in­fan­til en me­dio de una ro­ton­da, de una glo­rie­ta por la que pa­san vehícu­los y más vehícu­los. «La ver­dad es que en peor si­tio no pue­de es­tar el par­que», opi­na una abue­la que no qui­ta ojo a su nie­ta por si sa­le del re­cin­to y po­ne un pie en la ca­rre­te­ra.

La di­mi­nu­ta y ma­ra­vi­llo­sa al­dea

Lue­go, ca­mi­nan­do unos me­tros ha­cia la zo­na más pe­ga­da a la ría, se ubi­ca un en­torno más que es­pe­cial. Es co­mo una pe­que­ña al­dea en me­dio de Pon­te­ve­dra. Tie­ne sus es­ca­le­ri­tas de pie­dra irre­gu­la­res aquí y allá, al­gu­na ro­ca sa­lien­te de las pa­re­des y lo que que­da de las vie­jas ca­sas de los ma­ri­ne­ros de A Mou­rei­ra. Al­gu­nas, co­mo la de Miguel, vol­vie­ron a la vi­da. Otras es­tán aban­do­na­das; ce­rra­das a cal y can­to y apun­ta­la­das. Cuen­tan los ve­ci­nos que los trá­mi­tes con Pa­tri­mo­nio pa­ra arre­glar­las son «moi com­pli­ca­dos». Pe­se a ser bas­tan­tes los in­mue­bles en mal es­ta­do, el lu­gar go­za de un en­can­to na­tu­ral des­co­mu­nal. Si los tu­ris­tas su­pie­sen de él, se­gu­ra­men­te po­cos se mar­cha­rían sin vi­si­tar­lo.

TU­RIS­MOS, TU­RIS­MOS Y MÁS TU­RIS­MOS Un apar­ca­mien­to lleno has­ta la ban­de­ra. Los co­ches invaden la pla­za del Cam­po da To­rre. Ma­ña­na y tar­de lle­gan vehícu­los bus­can­do es­ta­cio­na­mien­to en el ba­rrio. FO­TOS HERMIDA ¿JU­GAR EN ME­DIO DE UNA GLO­RIE­TA? El par­que con en­tre­te­ni­mien­tos acep­ta­bles, pe­ro ubi­ca­ción ne­fas­ta.

El par­que in­fan­til ubi­ca­do en el Cam­po da To­rre tie­ne los jue­gos bien, pe­ro es­tá en me­dio de una ro­ton­da.

RIN­CO­NES CON EN­CAN­TO PE­RO SO­LI­TA­RIOS Ca­sas ce­rra­das y ca­lle­jue­las sin ape­nas pea­to­nes.

El ba­rrio, par­te de A Mou­rei­ra, in­clu­ye ca­lle­jue­las con un en­can­to es­pe­cial. La pe­na es que es­tén sal­pi­ca­das de ca­sas ce­rra­das y apun­ta­la­das. CA­SI­TAS CON HIS­TO­RIAS QUE CON­TAR Eugenio y la sa­la­zón re­con­ver­ti­da en un co­lo­ri­do es­pa­cio.

Eugenio, uno de los ve­te­ra­nos de Cam­po da To­rre, vi­ve des­de 1972 en una ca­sa de ma­ri­ne­ros don­de se ha­cía sa­la­zón de pes­ca­do.

IN­MUE­BLES CON UNA SE­GUN­DA VI­DA Ejem­plos del nue­vo «bo­ni­tis­mo».

Así co­mo hay ca­sas aban­do­na­das, tam­bién hay otros in­mue­bles que re­na­cie­ron. Lla­ma la aten­ción tam­bién el edi­fi­cio de un es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra. UN TA­BER­NE­RO CRÍ­TI­CO Juan, sus car­te­les y sus que­jas.

El ta­ber­ne­ro del ba­rrio, que guar­da nu­me­ro­sos car­te­les tau­ri­nos, se que­ja de que el Cam­po da To­rre no me­rez­ca más aten­ción por par­te del Ayun­ta­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.