Ellas lo­gra­ron re­vo­lu­cio­nar sus ne­go­cios

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra -

Mar, que es quien aho­ra lle­va las rien­das de la em­pre­sa de au­to­ca­res Viu­da de Cán­di­do, re­co­no­ce que se anotó al plan Ve­rea sim­ple­men­te por­que se apun­ta «a to­do lo que hay». Cuan­do lle­gó pa­ra que le ayu­da­sen a re­fle­xio­nar so­bre su em­pre­sa era jus­to en el mo­men­to en el que su pa­dre se ju­bi­la­ba y a ella le to­ca­ba dar un pa­so al fren­te en una com­pa­ñía que lle­va fun­cio­nan­do des­de 1941. «La idea era me­jo­rar, so­bre to­do, en el te­ma de la co­mu­ni­ca­ción, de uni­fi­car un po­co el lo­go­ti­po, la pre­sen­cia en las re­des... un po­co en­glo­bar to­da nues­tra ima­gen en una». Pe­ro Mar pron­to se dio cuen­ta de que la re­vo­lu­ción de­bía de ser ma­yor. «Cam­bia­mos mu­chí­si­mas co­sas, des­de nues­tra for­ma de co­mu­ni­ca­ción in­ter­na, pa­ra te­ner un cli­ma de tra­ba­jo me­jor, a mu­chas otras co­sas. Me­jo­ra­mos la ima­gen y bus­ca­mos có­mo es­pe­cia­li­zar­nos. En nues­tro ca­so, por ejem­plo, cen­trán­do­nos más en el clien­te de aquí que de fue­ra», se­ña­la. ¿Sir­vie­ron los cam­bios pa­ra me­jo­rar el re­sul­ta­do eco­nó­mi­co de la em­pre­sa? «Sí, yo creo que sí. Que to­do lo que hi­ci­mos se es­tá vien­do re­fle­ja­do en una me­jo­ría a ni­vel de clien­tes y de­más», in­di­ca. Es­ta em­pre­sa­ria se­ña­la tam­bién que el he­cho de ha­ber pa­sa­do por una es­pe­cie de di­ván em­pre­sa­rial, de ha­ber re­fle­xio­na­do so­bre el pre­sen­te y el fu­tu­ro de la com­pa­ñía, le hi­cie­ron ver que ne­ce­si­ta con­tra­tar per­so­nal, por ejem­plo, en el ám­bi­to de la con­ta­bi­li­dad. «Me di cuen­ta de que ha­bía de­ter­mi­na­das co­sas que no po­día ha­cer, y aho­ra pue­do ocu­par­me me­jor de otras», se­ña­la.

De asa­la­ria­da a au­tó­no­ma

El ca­so de Li­dia Fa­ri­ña es dis­tin­to. Par­tió de ce­ro a la ho­ra de em­pren­der. Ella, que es in­terio­ris­ta, lle­va­ba me­dia vi­da tra­ba­jan­do co­mo asa­la­ria­da en la hos­te­le­ría o en el sec­tor ha­cia el que en­ca­mi­nó sus es­tu­dios. El ca­so es que un día de­ci­dió que que­ría vo­lar por su cuen­ta. Y abrió la con­fi­te­ría Ar­te­sa en el cen­tro his­tó­ri­co. Cuan­do el ne­go­cio to­da­vía es­ta­ba sa­lien­do del cas­ca­rón, se apun­tó al plan Ve­rea mu­ni­ci­pal, en prin­ci­pio, con un úni­co ob­je­ti­vo: «Que­ría me­jo­rar mi pre­sen­cia en las re­des sociales», in­di­ca es­ta nue­va hos­te­le­ra.

Pe­ro, al igual que le pa­só a Mar, se aca­bó dan­do cuen­ta de que po­día ha­cer una re­vo­lu­ción in­te­gral de su ne­go­cio. En el ám­bi­to de las re­des sociales, se dio cuen­ta de que te­nía que ir mu­cho más allá del Fa­ce­book y de que las tar­tas ar­te­sa­nas que ofre­ce a los clien­tes te­nían que lu­cir en si­tios co­mo Pin­te­rest o Ins­ta­gram. Acer­tó: «A ve­ces me que­do alu­ci­na­da con la can­ti­dad de jó­ve­nes, so­bre to­do chi­cas, que vie­nen y me di­cen que vie­ron las tar­tas en Pin­te­rest o Ins­ta­gram y que las quie­ren pro­bar», se­ña­la. Su ne­go­cio cre­ció, con ese «cre­ci­mien­to len­to» de la economía ac­tual. Y Li­dia quie­re dar pron­to un sal­to im­por­tan­te: el de con­tra­tar a un tra­ba­ja­dor. «Es­pe­ro po­der ha­cer­lo pron­to, por­que es­toy so­la y ya no doy abas­to», se­ña­la con una ilu­sión enor­me.

CAPOTILLO

Li­dia, que tie­ne Ar­te­sa, que aú­na ca­fe­te­ría y con­fi­te­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.