Ra­joy, el chan­ta­jis­ta. ¿El chan­ta­jis­ta?

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

En me­nos de sie­te días ha su­fri­do el Go­bierno en el Con­gre­so dos de­rro­tas su­ce­si­vas: pri­me­ro re­cha­zó la Cá­ma­ra con­va­li­dar un de­cre­to ley del eje­cu­ti­vo, un he­cho in­só­li­to que no se pro­du­cía des­de 1979; tan so­lo cin­co días des­pués apro­bó la opo­si­ción dos pro­po­si­cio­nes de ley, una des­ti­na­da a re­for­mar y otra a de­ro­gar la lla­ma­da ley mor­da­za.

Aun­que el sig­ni­fi­ca­do de am­bas de­rro­tas es muy di­fe­ren­te —mien­tras la se­gun­da re­sul­ta­ba de an­te­mano pre­vi­si­ble, la pri­me­ra cons­ti­tu­ye una irres­pon­sa­bi­li­dad sin pa­lia­ti­vos—, las dos tie­nen tam­bién al­go en co­mún muy tras­cen­den­tal, pues mues­tran con to­da cla­ri­dad que el Go­bierno ca­re­ce hoy del apo­yo par­la­men­ta­rio in­dis­pen­sa­ble pa­ra lle­var a ca­bo la fun­ción que tie­ne asig­na­da por la Cons­ti­tu­ción: di­ri­gir la po­lí­ti­ca in­te­rior y ex­te­rior del Es­ta­do.

Las co­sas son así y na­da in­di­ca que va­yan a cam­biar si el PSOE si­gue en­ce­rra­do en la di­ná­mi­ca in­fer­nal en que Sán­chez lo ha me­ti­do —com­pe­tir por ver quién es más du­ro con Ra­joy— y Ciu­da­da­nos no de­ci­de de una vez si as­pi­ra a cre­cer elec­to­ral­men­te a cos­ta del PSOE o del PP.

Aun­que no ca­be du­da de que es­ta si­tua­ción de blo­queo es muy per­ju­di­cial pa­ra los in­tere­ses del país, no se­ré yo quien du­de del de­re­cho que tie­ne la opo­si­ción a pa­sar­se ta­les in­tere­ses por el ar­co del triun­fo, a pen­sar so­lo en sus ob­je­ti­vos de par­ti­do y a ac­tuar con esa fri­vo­li­dad que inexo­ra­ble­men­te po­dría con­du­cir a Es­pa­ña a ce­le­brar elec­cio­nes a la vuelta del ve­rano.

Lo que, sin em­bar­go, ni es le­gí­ti­mo ni ho­nes­to, sino prue­ba de una in­con­men­su­ra­ble ca­ra du­ra, es ti­rar la pie­dra y es­con­der la mano o, me­jor aun, acu­sar al ape­drea­do de cu­brir­se pa­ra evi­tar ser des­ca­la­bra­do. Y eso y no otra co­sa es lo que ha­cen los par­ti­dos de la opo­si­ción ca­da vez que, tras de­jar al Go­bierno en mi­no­ría, lo acu­san de chan­ta­je y jue­go su­cio cuan­do aquel acla­ra, co­mo es su obli­ga­ción, que de con­ti­nuar la in­go­ber­na­bi­li­dad so­lo ca­brá re­cu­rrir a la di­so­lu­ción an­ti­ci­pa­da de las cá­ma­ras y la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes.

No, ni jue­go su­cio ni chan­ta­je. En los sis­te­mas par­la­men­ta­rios, el blo­queo de la ac­ción de go­bierno por el Par­la­men­to so­lo pue­de sol­ven­tar­se lla­man­do al cuer­po elec­to­ral pa­ra que sea él quien lo re­suel­va. Mal es­tá que los par­ti­dos de la opo­si­ción jue­guen con fue­go, sa­bien­do que es muy pro­ba­ble que unas nue­vas elec­cio­nes no cam­bia­rán la co­rre­la­ción de fuer­zas en el Con­gre­so de una for­ma tan sus­tan­cial co­mo pa­ra ase­gu­rar la go­ber­na­bi­li­dad. Pe­ro pre­ten­der que el Go­bierno en mi­no­ría aguan­te, de­rro­ta tras de­rro­ta, vien­do có­mo la si­tua­ción del país se de­te­rio­ra a pa­so de gi­gan­te, cons­ti­tu­ye mu­cho más que una in­sen­sa­ta pre­ten­sión: su­po­ne con­ce­bir la ac­ción pú­bli­ca co­mo un jue­go en el que los ciu­da­da­nos so­mos so­lo los peo­nes de bre­ga de unos po­lí­ti­cos profesionales que con­fun­den sus am­bi­cio­nes per­so­na­les con los in­tere­ses ge­ne­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.