Cre­ce la in­cer­ti­dum­bre para mi­les de ga­lle­gos atra­pa­dos por el «brexit»

Co­mien­zan a mo­vi­li­zar­se para afron­tar los pro­ble­mas que les trae­rá el di­vor­cio po­lí­ti­co Merkel ad­vier­te que no ne­go­cia­rá a la vez la sa­li­da y la nue­va re­la­ción en­tre la UE y el Reino Uni­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - 2a 5

«No ha­brá vuel­ta atrás», zan­jó ayer The­re­sa May. El Reino Uni­do aban­do­na­rá la Unión Eu­ro­pea cues­te lo que cues­te. El em­ba­ja­dor an­te la UE, Tim Ba­rrow, fue el en­car­ga­do de no­ti­fi­car­lo ayer en per­so­na an­te el pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk. Lo hi­zo con una car­ta de seis pá­gi­nas que po­ne fin a 44 años de desamo­res en­tre Lon­dres y sus so­cios eu­ro­peos. Seis pá­gi­nas de fic­ti­cia cor­dia­li­dad para de­man­dar el di­vor­cio a la UE, el pri­me­ro en sus 60 años de his­to­ria. «¿Qué más pue­do de­cir? Ya os echa­mos de me­nos. ¡Gra­cias y adiós!»», de­cla­ró con sem­blan­te re­sig­na­do el po­la­co, para quien no hay «nada que ga­nar» con él . Las ne­go­cia­cio­nes que arran­can y du­ra­rán dos años se con­ver­ti­rán en un au­tén­ti­co ejer­ci­cio de equi­li­brio y ma­la­ba­ris­mos para «con­te­ner los da­ños».

Las co­sas no pin­tan nada bien. A pe­sar de su su­til len­gua­je di­plo­má­ti­co, la car­ta de May es un cóc­tel de ame­na­zas di­rec­tas a la UE. La pre­mier de­ja cla­ro des­de el prin­ci­pio que no es­tá dis­pues­ta a for­jar una re­la­ción «pro­fun­da y es­pe­cial» con la UE si no ac­ce­den a ne­go­ciar de for­ma si­mul­tá­nea las con­di­cio­nes del di­vor­cio y la fu­tu­ra re­la­ción co­mer­cial con los Vein­ti­sie­te. Un chan­ta­je al que Bru­se­las no quie­re ce­der. Lon­dres lan­za un desafío en to­da re­gla a sus so­cios: o ac­ce­den a sus pe­ti­cio­nes o de­ja­rá de co­la­bo­rar en ma­te­ria militar y de se­gu­ri­dad, don­de no tie­ne ri­val.

Aris­tas pe­li­gro­sas

En el pro­ce­so de des­co­ne­xión aso­man aris­tas pe­li­gro­sas que pue­den ha­cer des­pe­ñar las con­ver­sa­cio­nes en cual­quier mo­men­to. Y la car­ta de May no ha

si­do el me­jor co­mien­zo. Angela Merkel de­jó cla­ro ayer que no va a en­trar por el aro y re­cha­zó que las ne­go­cia­cio­nes co­rran en pa­ra­le­lo con las de una fu­tu­ra aso­cia­ción en­tre las par­tes. «Las ne­go­cia­cio­nes de­be­rán acla­rar pri­me­ro có­mo va­mos a des­ha­cer nues­tros vínculos ac­tua­les. So­lo cuan­do es­ta cues­tión ha­ya si­do acla­ra­da po­dre­mos em­pe­zar a ha­blar de nues­tra re­la­ción fu­tu­ra», zan­jó.

Fran­cia sa­lió al pa­so de su ve­ci­na Ale­ma­nia para ce­rrar fi­las. El eje fran­co­ale­mán quie­re ser el prin­ci­pal mu­ro de con­ten­ción del brexit. «Tras la ne­go­cia­ción

del di­vor­cio, ha­brá otra ne­go­cia­ción y esa se­rá la or­ga­ni­za­ción de las fu­tu­ras re­la­cio­nes en­tre los Vein­ti­sie­te Eu­ro­pea y el Reino Uni­do», ex­pli­có ayer el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res fran­cés, Jean-Marc Ay­rault, quien no qui­so en­trar en po­lé­mi­cas tras leer la desafian­te car­ta de May. El ga­lo ins­tó a

sus so­cios a man­te­ner­se uni­dos y ser «cons­truc­ti­vos» por res­pe­to a los ciu­da­da­nos bri­tá­ni­cos, que no por sim­pa­tía ha­cia el Go­bierno de May: «No es­tá en nues­tra men­te el que­rer cas­ti­gar a una po­bla­ción por­que vo­tó co­mo sen­tía».

¿Y si no se al­can­za un acuer­do para el 2019? «Si aban­do­na­mos la UE sin acuer­do, ten­dre­mos que co­mer­ciar en ba­se a los tér­mi­nos de la OMC», ad­mi­ten los bri­tá­ni­cos. El con­trol de la migración es una prio­ri­dad ellos, pe­ro si res­trin­gen la cir­cu­la­ción de co­mu­ni­ta­rios ha­cia su te­rri­to­rio pue­den dar por per­di­do el ac­ce­so al mercado único.

Apa­ren­te­men­te las dos par­tes desean ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad y los de­re­chos de sus ciu­da­da­nos: «De­be­mos po­ner­los siem­pre por de­lan­te», di­ce May. No es un men­sa­je para los su­yos, sino pa-

ra los lí­de­res de los tres mi­llo­nes de ciu­da­da­nos co­mu­ni­ta­rios que re­si­den en te­rri­to­rio bri­tá­ni­co y po­drían ser uti­li­za­dos co­mo rehe­nes en las ne­go­cia­cio­nes.

La de­man­da de di­vor­cio aca­ba de lle­gar, pe­ro Lon­dres tam­bién pi­de tiem­po muer­to. El Go­bierno cree que no pue­de dejar to­do ata­do an­tes de ir­se y su­gie­ren es­ta­ble­cer un pe­río­do de tran­si­ción para ajus­tar­se de for­ma «sua­ve y or­de­na­da» a la nue­va si­tua­ción.

La Eu­ro­cá­ma­ra si­gue en sus tre­ce y re­cha­za la lis­ta de de­seos bri­tá­ni­ca. Ayer mar­có las lí­neas ro­jas: no a las ne­go­cia­cio­nes si­mul­tá­neas ni ma­nio­bras an­tes de acla­rar qué pa­sa­rá con los ciu­da­da­nos eu­ro­peos y quién pa­ga­rá la fac­tu­ra del di­vor­cio. «La his­to­ria de­mos­tra­rá que el brexit es un tre­men­do error», ad­vir­tió el lí­der de los con­ser­va­do­res en la Eu­ro­cá­ma­ra, Man­fred We­ber.

E. DUNAND AFP

El em­ba­ja­dor bri­tá­ni­co en la UE, Tim Ba­rrow, en­tre­ga a Tusk la no­ti­fi­ca­ción for­mal del Reino Uni­do para ini­ciar las ne­go­cia­cio­nes.

La car­ta ofi­cial. May in­clu­ye los pun­tos de la ne­go­cia­ción en la car­ta don­de no­ti­fi­ca for­mal­men­te a Bru­se­las la sa­li­da de la UE, la pri­me­ra de un Es­ta­do en 60 años de his­to­ria de la Unión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.