La se­pa­ra­ción es lo de me­nos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo -

En prin­ci­pio, Gran Bre­ta­ña con­ta­ría con una gran ven­ta­ja a la ho­ra de ne­go­ciar su se­pa­ra­ción de la Unión Eu­ro­pea: la ex­pe­rien­cia. Por­que, apar­te de un gran cen­tro fi­nan­cie­ro, Lon­dres es tam­bién la ca­pi­tal mun­dial del di­vor­cio. Es allí a don­de van a li­ti­gar sus se­pa­ra­cio­nes ma­tri­mo­nia­les los ri­cos y fa­mo­sos de to­do el pla­ne­ta, atraí­dos por la se­rie­dad de su sis­te­ma ju­di­cial y la im­pla­ca­ble efi­ca­cia de sus abo­ga­dos.

Pe­ro la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea no es un di­vor­cio. O al me­nos esa par­te no tie­ne tan­ta im­por­tan­cia. Al no for­mar par­te ni de la eu­ro­zo­na ni del es­pa­cio Schen­gen, Gran Bre­ta­ña siem­pre ha te­ni­do un pie fuera y su mar­cha es una cues­tión más bien téc­ni­ca, más pro­li­ja que pro­ble­má­ti­ca. La di­fi­cul­tad no es­tá en que Gran Bre­ta­ña se va­ya, sino en que in­me­dia­ta­men­te tie­ne que vol­ver en ca­li­dad de so­cio co­mer­cial ex­terno para que la eco­no­mía eu­ro­pea si­ga fun­cio­nan­do.

Ni si­quie­ra es­to ten­dría por qué ser com­pli­ca­do. La UE aca­ba de fir­mar un am­plio acuer­do de li­bre co­mer­cio con Ca­na­dá, el CE­TA, que eli­mi­na el 98 por cien­to de los aran­ce­les en­tre las dos par­tes y que no im­pli­ca la li­bre cir­cu­la­ción de tra­ba­ja­do­res, que se su­po­ne que es el obs­tácu­lo in­sal­va­ble en el ca­so de Gran Bre­ta­ña.

Es cier­to que Ca­na­dá tan so­lo di­ri­ge un 10 por cien­to de sus ex­por­ta­cio­nes a la UE fren­te al 45 por cien­to de Gran Bre­ta­ña. Tam­bién es cier­to que el CE­TA ha re­que­ri­do sie­te abu­rri­dos años de ges­ta­ción. Pe­ro, pre­ci­sa­men­te por­que el mu­tuo in­te­rés es ma­yor en el ca­so del Reino Uni­do, de­be­ría ser más fá­cil ce­rrar un acuer­do. Es­te no ten­dría que ser apro­ba­do uná­ni­me­men­te por los Es­ta­dos miem­bros, que es lo que re­tra­só el CE­TA, sino por ma­yo­ría sim­ple.

Re­la­ción be­ne­fi­cio­sa

Exis­te, pues, un mo­de­lo para una re­la­ción mu­tua­men­te be­ne­fi­cio­sa en­tre Gran Bre­ta­ña y la UE. Pe­ro, iró­ni­ca­men­te, ese es el pro­ble­ma: que pue­de sa­lir in­clu­so de­ma­sia­do bien. En Bru­se­las ya se muer­den las uñas en el se­cre­to de sus des­pa­chos por­que los bri­tá­ni­cos no es­tán su­frien­do la fu­ga de in­ver­so­res ni la ines­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca que les ha­bían anun­cia­do ca­so de vo­tar por el brexit. Si aho­ra se con­clu­ye­se un acuer­do rá­pi­do e in­do­lo­ro, ek brexit que­da­ría reivin­di­ca­do co­mo una bue­na idea; y es­to es lo que la Unión Eu­ro­pea quie­re evi­tar a to­da cos­ta, atra­pa­da en un exa­ge­ra­do y con­tra­pro­du­cen­te te­mor a que ha­ya más fu­gas. El pe­li­gro de la ne­go­cia­ción que se ave­ci­na es­tá ahí: en una po­si­ción de­ma­sia­do ideo­ló­gi­ca por par­te de una Unión Eu­ro­pea, que po­dría preo­cu­par­se más por res­ta­ble­cer su pres­ti­gio y «dar­les una lec­ción» a los bri­tá­ni­cos que por re­sol­ver un pro­ble­ma prác­ti­co.

Afor­tu­na­da­men­te, los lí­de­res elec­tos de los Es­ta­dos miem­bros ve­rán la cues­tión de ma­ne­ra más prag­má­ti­ca y fre­na­rán esas an­sias de ven­gan­za. Así hay que in­ter­pre­tar las de­cla­ra­cio­nes que sa­lían ayer de Ale­ma­nia. Pe­ro si se de­ja que el de­seo de re­van­cha se im­pon­ga a ló­gi­ca de un acuer­do, Gran Bre­ta­ña y Eu­ro­pa pa­ga­rían un al­to pre­cio. Al fi­nal, en eso sí que po­dría aca­bar pa­re­cién­do­se a un di­vor­cio.

La UE quie­re evi­tar a to­da cos­ta un acuer­do rá­pi­do e in­do­lo­ro, para que no ha­ya más fu­gas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.