May pro­me­te un re­na­cer bri­tá­ni­co

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - R. A. T.

En un tono con­ci­lia­dor, The­re­sa May ape­ló ayer al es­pí­ri­tu de coope­ra­ción con la Unión Eu­ro­pea al co­men­zar la cuen­ta atrás para la sa­li­da del blo­que co­mu­ni­ta­rio, un pro­ce­so que ca­li­fi­có de «his­tó­ri­co», «sin mar­cha atrás» y que su­pon­drá un «gi­ro en la his­to­ria de la na­ción».

Po­co des­pués de la en­tre­ga de la car­ta, la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca de­fen­dió en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes que su Go­bierno ac­túa res­pe­tan­do «la vo­lun­tad de­mo­crá­ti­ca del pue­blo bri­tá­ni­co». Con ello, se mos­tró con­fia­da en que, al fi­na­li­zar el pro­ce­so de sa­li­da, se con­si­ga «un in­cre­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo del po­der de de­ci­sión de ca­da una de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes au­tó­no­mas que for­man el Reino Uni­do. Tam­bién pro­me­tió que, a par­tir de aho­ra, el país va a to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes y ha­cer sus pro­pias le­yes. «Va­mos a to­mar el con­trol de las co­sas que más nos im­por­tan [...] cons­trui­re­mos un Reino Uni­do más fuer­te y jus­to», de­cla­ró May, con­ten­ta­do así a los par­ti­da­rios del brexit.

En teo­ría, sa­lir de la UE sig­ni­fi­ca­rá que las le­yes se ha­rán de nue­vo en West­mins­ter, Edim­bur­go, Car­diff y Bel­fast. Y esas le­yes se­rán in­ter­pre­ta­das por los jue­ces en sue­lo bri­tá­ni­co, pe­ro no en Lu­xem­bur­go, se­de del Tribunal de la UE. Ar­gu­men­to usa­do por la lí­nea du­ra de su par­ti­do, que nun­ca vio con bue­nos ojos aca­tar las ór­de­nes de la Unión.

De­man­da de la pa­tro­nal

May pro­me­te re­sol­ver «lo an­tes po­si­ble» el es­ta­tus le­gal de los re­si­den­tes co­mu­ni­ta­rios, pe­ro la sen­sa­ción de la ma­yo­ría es que son usa­dos co­mo mo­ne­da de cambio en las ne­go­cia­cio­nes. Así, la pa­tro­nal bri­tá­ni­ca pi­dió una «ga­ran­tía in­me­dia­ta» de que se pro­te­jan los de­re­chos de los tres mi­llo­nes de co­mu­ni­ta­rios en sue­lo bri­tá­ni­co.

En pa­la­bras de la pre­mier, la ac­ti­tud co­rrec­ta aho­ra es la de ver con op­ti­mis­mo y es­pe­ran­za el fu­tu­ro. Así, ape­ló una vez más a la se­gu­ri­dad que Lon­dres pro­por­cio­na­rá para que las em­pre­sas pri­va­das y el sec­tor pú­bli­co vean cla­ros los avan­ces.

May des­car­ta una vía es­pe­cial para Es­co­cia en el brexit. La lí­der es­co­ce­sa, Ni­co­la Stur­geon, le re­cri­mi­nó que la ac­ti­va­ción del ar­tícu­lo 50 es «un sal­to al va­cío». May men­cio­nó el ca­so de la ve­ci­na Ir­lan­da y la im­por­tan­cia de «no po­ner en pe­li­gro» el pro­ce­so de paz en el Úls­ter. Así, des­ta­có que es esen­cial man­te­ner abier­ta la fron­te­ra con Ir­lan­da, la úni­ca te­rres­tre con un país de la UE.

El lí­der la­bo­ris­ta, Je­remy Corbyn, di­jo que no al­can­zar un acuer­do con Bru­se­las se­ría «un fra­ca­so na­cio­nal de pro­por­cio­nes his­tó­ri­cas», por eso pi­dió al Go­bierno «que es­cu­che, consulte y re­pre­sen­te a to­do el país», y no so­lo a los ideó­lo­gos de la lí­nea du­ra con­ser­va­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.