Los bri­tá­ni­cos que vi­ven en Ga­li­cia, crí­ti­cos con el vo­to de sus com­pa­trio­tas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo -

Los bri­tá­ni­cos re­si­den­tes en Ga­li­cia tam­bién ex­pre­san su preo­cu­pa­ción por la con­di­ción en la que que­da­rán una vez com­ple­ta­do el pro­ce­so. Stuart McNi­cholls, mi­tad in­glés y mi­tad es­co­cés, lle­va ya 30 años en Ou­ren­se, don­de tra­ba­ja co­mo pro­fe­sor en la Fa­cul­tad de Cien­cias de la Edu­ca­ción. «Yo no pu­de vo­tar, no me lo per­mi­tie­ron por lle­var mu­chos años fuera, pe­ro no me gus­tó nada la de­ci­sión. Creo que ha si­do un error que va a sen­tar mal al Reino Uni­do y tam­bién a Eu­ro­pa», ase­gu­ra.

Re­co­no­ce es­tar «al­go preo­cu­pa­do» por las in­cóg­ni­tas que se abren. «Soy fun­cio­na­rio en vir­tud de ser eu­ro­peo y eso va a cam­biar a par­tir de aho­ra, así que es­ta­mos en si­tua­ción de in­cer­ti­dum­bre». McNi­cholls no des­car­ta in­clu­so so­li­ci­tar la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la.

Em­po­bre­ci­mien­to

Da­vid Hans­tock, in­glés na­ci­do en Shef­field, vi­ve en Can­gas des­de el 2003. Es pro­fe­sor de in­glés. Y crí­ti­co con la de­ci­sión de sus con­ciu­da­da­nos. «El Reino Uni­do —di­ce— pa­sa­rá años ne­go­cian­do pac­tos bi­la­te­ra­les y mul­ti­la­te­ra­les que be­ne­fi­cia­rán prin­ci­pal­men­te, a tra­vés de los lob­bies, a las gran­des em­pre­sas que ven en la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca una opor­tu­ni­dad para con­so­li­dar su po­der. De mo­men­to el ciu­da­dano de a pie no per­ci­be los cam­bios, da­do que la ma­yo­ría de los po­lí­ti­cos y me­dios de co­mu­ni­ca­ción no han te­ni­do el va­lor ni la as­tu­cia de ex­pli­car de for­ma ob­je­ti­va lo que po­dría su­po­ner es­te cambio. Los que vo­ta­ron que sí y bue­na par­te de la an­ti­gua clase me­dia con­ti­nua­rán sin­tién­do­se más em­po­bre­ci­dos, con­fu­sos y con­ti­nua­rán ce­dien­do su vo­to para que los po­lí­ti­cos y las em­pre­sas abu­sen».

A Craig Pat­ter­son le preo­cu­pan tan­to el fac­tor eco­nó­mi­co co­mo el so­cio­ló­gi­co del brexit. «É tris­tí­si­mo. Eu, ao co­me­zo, mos­trá­ba­me fa­vo­ra­ble, pe­ro os tru­cos do de­ba­te e o odio que des­pren­día fi­xé­ron­me cam­biar de idea», afir­ma es­te tra­duc­tor au­tó­no­mo afin­ca­do en A Co­ru­ña. Craig es in­glés de na­ci­mien­to, tie­ne pa­sa­por­te ir­lan­dés —lo tra­mi­tó en Ma­drid a raíz del

y es «ga­le­go de co­ra­zón». «Os ga­le­gos que es­tán alá ató­pan­se moi des­gus­ta­dos. O que máis me preo­cu­pa é o ra­cis­mo que se ins­tau­rou na so­cie­da­de», se­ña­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.