Una mu­jer ta­pia su ca­sa y de­ja sus mue­bles den­tro tras dos oku­pa­cio­nes

En un ca­so eran tres per­so­nas y en otro una mu­jer so­la, que se fue­ron sin re­sis­ten­cia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - EN­RI­QUE G. SOU­TO

La ca­sa en la que na­ció y se crio la abo­ga­da lu­cen­se Ana Va­re­la Va­re­la, ac­tual­men­te ce­rra­da, guar­da los mue­bles que la vie­ron cre­cer. Y no pue­de re­cu­pe­rar­los por­que ha te­ni­do que ta­piar puer­tas y ven­ta­nas para evi­tar que sea ocu­pa­da por ter­ce­ra vez. La his­to­ria tie­ne un pun­to de tea­tro del ab­sur­do, pe­ro no es úni­ca ni in­fre­cuen­te. Va­re­la tu­vo suer­te por­que fue avi­sa­da con ra­pi­dez de la oku­pa­ción, la po­li­cía hi­zo un buen tra­ba­jo y los oku­pas de­ci­die­ron ir­se por las bue­nas. Pre­via­men­te, ha­bía te­ni­do un avi­so de lo que le es­pe­ra­ba: un in­di­gen­te se ha­bía ins­ta­la­do en la pe­que­ña fin­ca que ro­dea la ca­sa y se co­bi­ja­ba ba­jo la te­rra­za.

Ana Va­re­la es una abo­ga­da lu­cen­se que tie­ne su des­pa­cho en la ron­da de la Mu­ra­lla. En Ga­ra­bo­los, en la es­qui­na de la ca­rre­te­ra de A Co­ru­ña con la rúa del Arco, es­tá la ca­sa de sus pa­dres, en la que ella na­ció y se crio. Es una ca­sa de plan­ta ba­ja y pri­me­ra con un pe­que­ño te­rreno. Aho­ra es­tá va­cía, por­que el pa­dre de Ana Va­re­la fa­lle­ció y des­de en­ton­ces su ma­dre vi­ve con ella.

Ha­ce unos dos años, se­gún re­la­ta es­ta abo­ga­da lu­cen­se, se pro­du­jo la pri­me­ra oku­pa­ción. Aler­ta­da por los ve­ci­nos, se pre­sen­tó tan rá­pi­do co­mo le fue po­si­ble y avi­só a la po­li­cía, que acu­dió tam­bién rá­pi­da­men­te. Eran dos hom­bres y una mu­jer. Ha­bían en­tra­do por una ven­ta­na y, una vez den­tro, abrie­ron la puerta. Aca­ba­ron por acep­tar ir­se por las bue­nas. Vis­to lo vis­to, hi­zo ta­piar ven­ta­nas y puer­tas, me­nos una con el fin de po­der ac­ce­der ella a su ca­sa cuan­do lo con­si­de­ra­se con­ve­nien­te.

Ha­ce al­re­de­dor de un mes, de nue­vo fue avi­sa­da de que ha­bía al­guien en su ca­sa, y de nue­vo lla­mó a la po­li­cía y acu­dió tan rá­pi­do co­mo pu­do. Es­ta vez so­lo ha-

bía una mu­jer, que le di­jo que en­tró por­que la puerta es­ta­ba abier­ta: era la úni­ca no ta­pia­da. Co­mo la pri­me­ra vez, el asun­to se re­sol­vió por las bue­nas y con ra­pi­dez. Y es­ta vez sí de­ci­dió ta­piar puer­tas y ven­ta­nas (me­nos la que tie­ne re­jas). Con to­dos los hue­cos ce­rra­dos con la­dri­llo y ce­men­to, es di­fí­cil que pue­dan en­trar los oku­pas. Pe­ro tam­po­co pue­de ha­cer­lo ella.

Sen­sa­ción de im­po­ten­cia

Es, di­ce Va­re­la, una si­tua­ción que le pro­vo­ca una «sen­sa­ción tre­men­da de im­po­ten­cia». Es­pe­ra ha­cia el ve­rano te­ner tiem­po su­fi­cien­te para en­con­trar un al­ba­ñil que rom­pa la pa­red le­van­ta­da en una puerta, en­trar y sa­car al­gu­nos mue­bles que les in­tere­san,

para, se­gui­da­men­te, vol­ver a or­de­nar el ta­pia­do. La fin­ca, co­mo ya se in­di­có, no es­tá en un lu­gar apar­ta­do y so­li­ta­rio. No: es­tá al pie de la tran­si­ta­dí­si­ma ca­rre­te­ra de A Co­ru­ña, en el bor­de nor­te de la ca­pi­tal lu­cen­se, se­pa­ra­da por la rúa del Arco de una la­va­do de co­ches. La fin­ca es­tá ce­rra­da con una ma­lla me­tá­li­ca y tie­ne una can­ci­lla ase­gu­ra­da con can­da­do. La ca­sa no es­tá ocul­ta por ár­bo­les ni otras ba­rre­ras vi­sua­les des­de las dos ca­lles a las que da. Y, pe­se a ello, ya an­tes del pri­mer in­ten­to de oku­pa­ción tu­vo un vi­si­tan­te no desea­do, que se con­for­ma­ba con es­tar en el te­rreno li­bre y gua­re­cer­se ba­jo la te­rra­za. Ade­más, se­gún Ana Va­re­la, re­co­gía ba­su­ra que tras­la­da­ba a es­te te­rreno y ha­cia fue­go.

A po­cos me­tros, en di­rec­ción a A Co­ru­ña, hay una ga­so­li­ne­ra.

La abo­ga­da Va­re­la des­ta­ca el buen tra­ba­jo rea­li­za­do por la Po­li­cía Na­cio­nal en las dos oca­sio­nes. Cree que es pre­ci­so es­ta­ble­cer me­ca­nis­mos más ági­les en el cam­po ju­di­cial para que los le­gí­ti­mos pro­pie­ta­rios de los edi­fi­cios pue­dan po­ner de pa­ti­tas en la ca­lle a los que los oku­pan, sin ne­ce­si­dad de pa­sar, en al­gu­nas oca­sio­nes, un ver­da­de­ro cal­va­rio. «Pon­lo, pon­lo —di­ce Ana Va­re­la—, a ver si al­guien ha­ce al­go». El de en­fren­tar­se a una oku­pa­ción es, se­ña­la, un tra­go du­ro de pa­sar des­de mu­chos pun­tos de vis­ta, in­clui­do el sen­ti­men­tal. En es­te ca­so, muy es­pe­cial­men­te para la ma­dre de Ana, que ya tie­ne 84 años.

Ó. CE­LA

Ana Va­re­la an­te la ca­sa en la que ha te­ni­do que ta­piar to­dos los hue­cos tras dos in­ten­tos de oku­pa­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.