Las aso­cia­cio­nes de pa­dres se­pa­ra­dos re­cla­man más apo­yo a la me­dia­ción

La mul­ta a una mu­jer por no dejar a su ex­ma­ri­do ver a sus hi­jos en 12 años re­abre el de­ba­te

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - MA­RÍA SANTALLA

«O que es­tá en cues­tión nes­tes ca­sos é a aten­ción duns me­no­res que es­tán me­dran­do». La fra­se la pro­nun­cia­ba ayer Abel La­mas, vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ga­le­ga de Pais e Nais Se­pa­ra­dos. Con ella se re­fe­ría a los ca­sos de pa­re­jas se­pa­ra­das con hi­jos en los que uno de los pa­dres in­cum­ple el ré­gi­men de vi­si­tas o el abono de la pen­sión ali­men­ti­cia, ca­sos co­mo el que re­fle­ja una sen­ten­cia de un juz­ga­do de A Co­ru­ña que con­de­na a una mu­jer que du­ran­te 12 años impidió a su ex­ma­ri­do ver a sus hi­jos a pa­gar una mul­ta de mil eu­ros.

El diag­nós­ti­co que so­bre es­te te­ma rea­li­zan los co­lec­ti­vos in­ci­de en va­rios as­pec­tos. Por una par­te, des­ta­can que las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas tie­nen po­cos me­dios para in­ter­ve­nir en los ca­sos de in­cum­pli­mien­to. Los juz­ga­dos, aña­de La­mas, «son re­mi­sos a fa­cer mo­di­fi­ca­cións das medidas» de guar­da, cus­to­dia y ali­men­tos. Y las di­fi­cul­ta­des, di­cen, li­mi­tan el re­cur­so a la vía ju­di­cial: «Uni­ca­men­te se re­co­rre á vía xu­di­cial can­do os in­cum­pri­men­tos son moi reite­ra­dos. Hai moi­tos ca­sos nos que as par­tes le­van a si­tua­ción co­mo po­den, sen re­co­rrer, po­la len­ti­tu­de da Xus­ti­za e ta­mén por­que que mul­ten ou non ao pai dos teus fi­llos non é agra­da­ble».

La re­ce­ta que, a jui­cio de las aso­cia­cio­nes, de­be­ría apli­car­se para con­se­guir que la si­tua­ción me­jo­re es la del in­cre­men­to de me­dios. Y en es­te sen­ti­do en­tien­den que de­be re­for­zar­se, so­bre to­do, una he­rra­mien­ta que con­si­de­ran esen­cial: la me­dia­ción. «Des­de as aso­cia­cións sem­pre re­cla­ma­mos que se­xan os ser­vi­zos de me­dia­ción os que to­men de­ci­sións des­te ti­po». Hay ser­vi­cios pú­bli­cos, co- mo los ga­bi­ne­tes de orien­ta­ción fa­mi­liar, pe­ro no tie­nen ca­pa­ci­dad para in­ter­ve­nir, ar­gu­men­tan. «O Imel­ga (Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal de Ga­li­cia) ás ve­ces rea­li­za in­ter­ven­cións, pe­ro fai so­bre to­do ava­lia­ción». Por eso los pa­dres se­pa­ra­dos pi­den que se apo­yen los ins­tru­men­tos de me­dia­ción, tan­to la ex­tra­ju­di­cial pre­via co­mo la in­tra­ju­di­cial.

Jun­to a ese re­fuer­zo de las vías Psi­có­lo­ga de me­dia­ción, en el ám­bi­to ju­di­cial pro­po­nen dos medidas que, a su en­ten­der, con­tri­bui­rían a ali­viar la si­tua­ción: «Hai que ten­der a que ha­xa xul­ga­dos de fa­mi­lia en to­das as xu­ris­di­cións e a un­ha maior es­pe­cia­li­za­ción dos fis­cais», di­ce Abel La­mas. Al­gu­nas de es­tas medidas se han in­clui­do en la ini­cia­ti­va le­gis­la­ti­va po­pu­lar so­bre la cus­to­dia com­par­ti­da que es­tá pro­mo­vien­do la Aso­cia­ción de Pais e Nais Se­pa­ra­dos a tra­vés de una re­co­gi­da de fir­mas.

El ca­so que ha de­vuel­to es­te te­ma a la ac­tua­li­dad se ce­rró fi­nal­men­te con un acuer­do en­tre la acu­sa­ción y la de­fen­sa por el que la pro­ce­sa­da re­co­no­ce ser au­to­ra de un de­li­to de aban­dono de fa­mi­lia y acep­ta por ello una mul­ta de mil eu­ros, ade­más de asu­mir las cos­tas ju­di­cia­les. Su ex­ma­ri­do re­cu­rrió hasta tres ve­ces a los juz­ga­dos para con­se­guir las vi­si­tas se­ma­na­les que es­ti­pu­la­ba la sen­ten­cia de di­vor­cio, que se pro­du­jo cuan­do los dos hi­jos de la pa­re­ja te­nían so­lo unos me­ses. La mu­jer de­vol­vía to­dos los me­ses la pen­sión ali­men­ti­cia que les co­rres­pon­día a los ni­ños y lle­gó a cam­biar va­rias ve­ces de do­mi­ci­lio para no cum­plir con las vi­si­tas de sus hi­jos a las que te­nía de­re­cho su ex­ma­ri­do en un pun­to de en­cuen­tro.

ED CAROSÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.