Vi­gi­lan­cia po­li­cial en un pue­blo de Friol por un in­glés que pe­ga a los pe­rros de los ve­ci­nos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - T. TA­BOA­DA

La Guar­dia Ci­vil vi­gi­la des­de ha­ce dos días a un ve­cino de na­cio­na­li­dad in­gle­sa de una pa­rro­quia del mu­ni­ci­pio lu­cen­se de Friol que en cuan­to tie­ne oca­sión agrede a los pe­rros del ve­cin­da­rio e in­clu­so se en­ca­ra con los re­si­den­tes.

Los ve­ci­nos, har­tos de los ade­ma­nes vio­len­tos de es­te in­glés que re­si­de en el pue­blo des­de ha­ce apro­xi­ma­da­men­te unos sie­te años, de­ci­die­ron pre­sen­tar de­nun­cia el pa­sa­do mar­tes, de­bi­do a una ac­ti­tud aún más vio­len­ta que de cos­tum­bre. Ex­pli­ca­ron que el pa­sa­do sá­ba­do, el hom­bre los ame­na­zó con un pa­lo y gol­peó a al­gu­nos pe­rros que es­ta­ban den­tro de las fin­cas par­ti­cu­la­res de los ve­ci­nos. «Foi ao me­dio­día. Es­ta­ba pre­pa­ran­do o xan­tar e sen­tín be­rrar os cans. Saín para fó­ra e alí es­ta­ba. Pe­ta­ba cun pau nas pe­dras que ce­rran a fin­ca dos ani­mais e an­da­ba a pau lim­po con eles», in­di­có uno de los afec­ta­dos.

Ayer, al tras­cen­der la no­ti­cia, y con al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción re­co­rrien­do el pue­blo, el ve­cino de ori­gen bri­tá­ni­co se pu­so aún más ner­vio­so y, se­gún ex­pli­ca­ron los ha­bi­tan­tes de la pa­rro­quia, se di­ri­gió a ellos con va­rios cor­tes de man­ga. «Pa­sou por dian­te das no­sas ca­sas mo­fán­do­se e fa­cén­do­nos o cor­te de man­gas», in­di­có un re­si­den­te de la lo­ca­li­dad, que cie­rra la puerta con lla­ve por mie­do a que el in­glés se me­ta en el in­te­rior de su vi­vien­da.

Una pa­tru­lla de la Guar­dia Ci­vil re­co­rrió ayer en va­rias oca­sio­nes la pa­rro­quia y los agen­tes es­tán pen­dien­tes para que no pue­da pro­du­cir­se un bro­te de vio­len­cia del súb­di­to bri­tá­ni­co ni tam­po­co sea agre­di­do por los ve­ci­nos.

Un lu­gar muy tran­qui­lo

La pa­rro­quia, Gol­mar, se en­cuen­tra en una zo­na po­co ha­bi­ta­da y en­tre los ve­ci­nos de las seis ca­sas hu­bo des­de siem­pre muy bue­na re­la­ción y amis­tad, «hasta que che­gou es­te ho­me». «E ten­nos a to­dos ate­mo­ri­za­dos cos seus com­por­ta­men­tos», re­cal­có ayer una ve­ci­na.

Se tra­ta de una zo­na con ga­na­do don­de des­de siem­pre los pe­rros, pas­to­res en su ma­yo­ría, vi­ven suel­tos por el pue­blo y son muy apre­cia­dos por los ve­ci­nos y, por tan­to, re­sul­tó es­pe­cial­men­te vio­len­to ver a un ve­cino que los gol­pea­ba con un pa­lo y ame­na­za­ba a los re­si­den­tes en sus pro­pias puer­tas. «Fai que non en­ten­de o ga­le­go pe­ro com­pren­de to­do á per­fec­ción. De­dí­ca­se a cas­tra­pear e a in­sul­tar en al­to», in­sis­tió una de las ve­ci­nas, quien aña­dió que con­vi­vir con una per­so­na de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas es im­po­si­ble.

Los ve­ci­nos de es­ta pa­rro­quia ase­gu­ran que el hom­bre fre­cuen­ta los ba­res del pue­blo y des­pués «pier­de to­tal­men­te el nor­te».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.