Con­de­na­do un pro­mo­tor a pa­gar tres mi­llo­nes de eu­ros a una co­mu­ni­dad de Gon­do­mar

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - A. M.

El Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia nú­me­ro 6 de Vi­go ha con­de­na­do a una pro­mo­to­ra de Gon­do­mar y a una com­pa­ñía de se­gu­ros al pa­go de 3.068.753 eu­ros por los de­fec­tos cons­truc­ti­vos de un edi­fi­cio de Gon­do­mar. El in­mue­ble fue cons­trui­do so­bre un sub­sue­lo inun­da­ble que ha­ce que flo­te so­bre el agua y el mo­vi­mien­to pro­vo­ca fi­su­ras, se­gún cons­ta en la sen­ten­cia. Es­to se de­be a un «error de bul­to» cuan­do se lle­vó a ca­bo el es­tu­dio geo­téc­ni­co, se­gún afir­ma­ron pe­ri­tos du­ran­te el jui­cio.

Con­ten­tos por ha­ber ga­na­do, pe­ro cons­cien­tes de que no ser­vi­rá para nada. Así se sien­ten los ve­ci­nos de la ur­ba­ni­za­ción Bai­xa Re­don­da de Gon­do­mar, que pre­sen­ta­ron la de­nun­cia. Du­dan de que pue­dan co­brar al­gún día los tres mi­llo­nes de eu­ros que la sen­ten­cia im­po­ne a la pro­mo­to­ra Col­mei­ro y Mar­tí­nez para po­der co­rre­gir los des­per­fec­tos. Es­tán con­ven­ci­dos de que el em­pre­sa­rio Fer­nan­do Col­mei­ro es in­sol­ven­te o, al me­nos, no tie­ne nada a su nom­bre. «Si­gue uti­li­zan­do el bar­co, el co­che de al­ta ga­ma y vi­vien­do co­mo un rey y, mien­tras tan­to, no­so­tros pa­gán­do­lo to­do», se que­ja­ba ayer el pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad de pro­pie­ta­rios, Fran­cis­co Araú­jo. Los ve­ci­nos han pa­ga­do ya más de cien mil eu­ros en de­rra­mas para arre­glar los fa­llos que se han ido pre­sen­tan­do des­pués de que en­tra­ran a vi­vir en el in­mue­ble en el año 2010.

La com­pa­ñía de se­gu­ros fue con­de­na­da a res­pon­der so­li­da­ria­men­te con el pro­mo­tor del pa­go de más de dos mi­llo­nes de eu­ros y ha re­cu­rri­do la sen­ten­cia. Ade­más, la pó­li­za so­lo cu­bre una par­te mí­ni­ma de los da­ños. La co­mu­ni­dad de pro­pie­ta­rios ha re­cu­rri­do tam­bién el fa­llo por­que se nie­ga a pa­gar las cos­tas del jui­cio, a lo que ha si­do con­de­na­da por la ab­so­lu­ción de ar­qui­tec­tos y apa­re­ja­do­res que se en­car­ga­ron de la di­rec­ción de la obra y a los que tam­bién ha­bían de­man­da­do. Te­men que la mi­nu­ta a la que ten­drían que ha­cer fren­te po­dría su­pe­rar los 200.000 eu­ros. «Te­ne­mos un em­bo­la­do tre­men­do» con­cluía ayer Ol­ga Araú­jo, ve­ci­na afec­ta­da y que vi­ve en el pri­mer pi­so. El juz­ga­do exi­mió de res­pon­sa­bi­li­dad a los téc­ni­cos por­que le­gal­men­te pa­só el pla­zo de dos años en el que po­drían ha­ber te­ni­do que asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des. «Ac­tua­mos de bue­na fe y al prin­ci­pio no de­nun­cia­mos nada por­que el pro­mo­tor iba arre­glan­do las cha­pu­zas, pe­ro para el juez te­nía­mos que ha­ber­lo he­cho des­de el mi­nu­to uno».

Ines­ta­bi­li­dad

Los fa­llos más gra­ves son los que afec­tan a la es­truc­tu­ra del in­mue­ble. Mien­tras no pue­dan crear un sue­lo fir­me ba­jo el edi­fi­cio, los in­qui­li­nos es­tán preo­cu­pa­dos por su se­gu­ri­dad. «Los ar­qui­tec­tos nos han di­cho que de­be­ría­mos es­tar­lo», ma­ni­fies­ta Ol­ga Araú­jo. Tam­bién hay otros de­fec­tos cons­truc­ti­vos que les ha­cen la vi­da in­có­mo­da. Con­ti­nuas fil­tra­cio­nes de agua, puer­tas que no cie­rran, ven­ta­nas que no abren, go­te­ras o sue­los abom­ba­dos son al­gu­nos de los des­per­fec­tos que pa­de­cen.

ALE­JAN­DRO

La co­mu­ni­dad de pro­pie­ta­rios ha re­cu­rri­do la sen­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.