Rajoy quie­re dar a Ca­ta­lu­ña la agen­cia del me­di­ca­men­to que pre­ten­día Ga­li­cia

La Xun­ta man­tie­ne la can­di­da­tu­ra, pe­ro di­ce que la prio­ri­dad es que ven­ga a España

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - JUAN CAPEÁNS

El di­vor­cio de Gran Bre­ta­ña y la Unión Eu­ro­pea ini­cia­do ayer ha ge­ne­ra­do una in­ten­sa dispu­ta pre­via por los bie­nes ga­nan­cia­les con vi­sos de in­ten­si­fi­car­se. En­tre in­nu­me­ra­bles dis­qui­si­cio­nes, Bru­se­las de­be­rá de­ci­dir dón­de se realo­jan dos or­ga­nis­mos co­mo la Au­to­ri­dad Ban­ca­ria Eu­ro­pea y la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to, am­bas con se­de en Lon­dres. España, co­mo quin­ta po­ten­cia far­ma­céu­ti­ca en el con­ti­nen­te, se po­si­cio­nó an­te la UE para tra­tar de aco­ger a la se­gun­da en­ti­dad, que se de­di­ca a eva­luar los me­di­ca­men­tos de uso hu­mano y ve­te­ri­na­rio que se co­mer­cia­li­zan, y así em­pe­zó una ca­rre­ra de me­dia do­ce­na de ciu­da­des que, con dis­tin­ta vehe­men­cia, se han pos­tu­la­do para atraer una agen­cia en la que tra­ba­jan unas 800 per­so­nas y que mue­ve de­ce­nas de gru­pos de in­ves­ti­ga­ción.

Ga­li­cia, con la bo­ca pe­que­ña, le­van­tó la mano el pa­sa­do ve­rano y la man­tie­ne en al­to, se­gún con­fir­man des­de la Con­se­lle­ría de Sa­ni­da­de, pe­ro con­di­cio­na su can­di­da­tu­ra a que España sea nom­bra­da he­re­de­ra geo­grá­fi­ca de es­te or­ga­nis­mo, «que é a prio­ri­da­de». Sin em­bar­go, Mariano Rajoy, en me­dio del desafío so­be­ra­nis­ta de Ca­ta­lu­ña, ya se ha pro­nun­cia­do inequí­vo­ca­men­te: el Go­bierno va a «dar la ba­ta­lla» para que la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to (EMA, en sus si­glas en in­glés) se va­ya a Bar­ce­lo­na, al abri­go de sus 90 fa­bri­can­tes, que re­pre­sen­tan un 3,3 % de la in­dus­tria de España, em­pa­ta­da con Ma­drid en ac­ti­vi­dad.

Sin res­tar­le mé­ri­tos a la can­di­da­tu­ra ca­ta­la­na —com­pe­ti­rá con Vie­na, Co­pen­ha­gue, Es­to­col­mo y Du­blín—, a los in­ves­ti­ga­do­res ga­lle­gos les sa­be a po­co el em­pu­je de­tec­ta­do a to­dos los ni­ve­les para lu­char por una agen­cia «para la que in­du­da­ble­men­te reuni­mos mé­ri­tos», sen­ten­cia Jo­sé Ra­món González Jua­na­tey. El car­dió­lo­go y ca­te­drá­ti­co de Me­di­ci­na noiés no ocul­ta su ra­bia por es­ta de­ci­sión «inau­di­ta» que, a su jui­cio, ha de­ja­do de la­do los cri­te­rios téc­ni­cos y de ca­pa­ci­da­des para res­pon­der a una cri­sis po­lí­ti­ca, la­mi­nan­do «cual­quier ti­po de de­ba­te». «Y yo me nie­go a que sea así», sos­tie­ne.

Jua­na­tey, que fue ase­sor de la EMA, ad­mi­te que es­ta pre­dis­po­si­ción po­lí­ti­ca para se­ña­lar a Bar­ce­lo­na co­mo úni­ca can­di­da­ta es­pa­ño­la ya le ha cos­ta­do «dis­cu­sio­nes» en fo­ros sa­ni­ta­rios, y cree que la Con­se­lle­ría de Sa­ni­da­de tie­ne la obli­ga­ción de dar la ca­ra por un sec­tor que, a su en­ten- der, bri­lla en las in­ves­ti­ga­cio­nes «y tam­bién a ni­vel in­dus­trial», con ejem­plos re­le­van­tes.

So­bre es­te úl­ti­mo as­pec­to es al­go más es­cép­ti­ca Ma­ría Jo­sé Alon­so, ca­te­drá­ti­ca de Far­ma­cia de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go, que ve dos de­bi­li­da­des en la can­di­da­tu­ra ga­lle­ga: la fal­ta de un sec­tor co­mer­cia­li­za­dor, que sí es­tá asen­ta­do en Ca­ta­lu­ña, y las co­mu­ni­ca­cio­nes: «He es­ta­do al­gu­na vez en la se­de de Lon­dres y es sor­pren­den­te la can­ti­dad de gen­te que mue­ve», afir­ma la pres­ti­gio­sa cien­tí­fi­ca, quien ad­vier­te que sus co­le­gas eu­ro­peos no tie­nen tan cla­ro que la agen­cia se ven­ga para España.

Con to­do, Má­la­ga, otra de las ciu­da­des as­pi­ran­tes, pre­sen­tó ayer una plataforma para ha­cer fuer­za jun­to a co­le­gios pro­fe­sio­na­les, or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y re­pre­sen­tan­tes sa­ni­ta­rios, mien­tras Ma­drid, Gra­na­da o Ali­can­te tam­bién se pos­tu­lan, aun­que nin­gu­na tie­ne pa­dri­nos en Mon­cloa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.