¿Un di­vor­cio trau­má­ti­co?

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - FER­NAN­DO SALGADO

Se­sen­ta años des­pués del Tra­ta­do de Ro­ma lle­ga la pri­me­ra de­man­da de di­vor­cio: el Reino Uni­do de­sea po­ner fin a más de cua­tro dé­ca­das de ma­tri­mo­nio con la UE. La de­man­da la in­ter­po­ne, por expreso man­da­to del pue­blo bri­tá­ni­co, la pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May, quien pro­po­ne una se­pa­ra­ción ne­go­cia­da y amis­to­sa. Abo­ga la pre­mier por es­ta­ble­cer un ge­ne­ro­so «pe­río­do tran­si­to­rio» que per­mi­ta a las par­tes adap­tar­se a la rup­tu­ra «sua­ve y or­de­na­da­men­te»: los bri­tá­ni­cos no tie­nen pri­sa en re­co­ger sus bár­tu­los y aban­do­nar la ca­sa co­mún. Pre­ten­de tam­bién la pri­me­ra mi­nis­tra que, al tiem­po que se ne­go­cian las con­di­cio­nes del di­vor­cio, se fi­jen las ba­ses de su re­la­ción fu­tu­ra: que los cón­yu­ges re­par­tan los bie­nes ga­nan­cia­les y si­mul­tá­nea­men­te de­ci­dan qué ti­po de vínculos se­gui­rán unién­do­los. La car­ta ter­mi­na —el «Dios guar­de mu­chos años a V. I.»— ex­pre­san­do el de­seo de una UE «fuer­te y prós­pe­ra».

¿Se­rá tan ci­vi­li­za­do el di­vor­cio y tan plácida su tra­mi­ta­ción? Me te­mo que no. Para em­pe­zar, co­mo en to­da se­pa­ra­ción, es­tá la cues­tión de los hi­jos. En es­te ca­so, los 3,3 mi­llo­nes de eu­ro­peos que vi­ven y tra­ba­jan en el Reino Uni­do y los 1,2 mi­llo­nes de bri­tá­ni­cos que re­si­den en sue­lo eu­ro­peo. Su in­quie­tud, en es­te es­ce­na­rio de in­cer­ti­dum­bre, es­tá jus­ti­fi­ca­da. Na­die pue­de acla­rar­les el fu­tu­ro que les aguar­da.

Des­pués, en­vuel­to en si­mi­lar ne­bu­lo­sa, el asun­to eco­nó­mi­co. Al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes aven­tu­ran que el brexit res­ta­rá 2,4 pun­tos de cre­ci­mien­to a la eco­no­mía bri­tá­ni­ca en los pró­xi­mos cin­co años: 142.000 mi­llo­nes de eu­ros para en­ten­der­nos. Tam­bién es pro­ba­ble que la eco­no­mía eu­ro­pea se re­sien­ta en ma­yor o me­nor me­di­da. Pe­ro to­do cálcu­lo

a prio­ri se an­to­ja un ejer­ci­cio inútil, por­que so­lo hay una co­sa evi­den­te: la rup­tu­ra tie­ne un ele­va­do cos­te eco­nó­mi­co. Pue­de per­der el Reino Uni­do, pue­de per­der la UE o pue­den per­der am­bos. Pe­ro la si­me­tría no se da en es­ta es­fe­ra: pue­de ga­nar un cón­yu­ge o pue­de ga­nar el otro, pe­ro nun­ca am­bos a la vez.

Fi­nal­men­te, en la ver­tien­te po­lí­ti­ca, el brexit su­po­ne un tro­pe­zón sin pa­lia­ti­vos en el pro­ce­so de cons­truc­ción eu­ro­pea. Du­ran­te se­sen­ta años, la Unión Eu­ro­pea no hi­zo sino cre­cer. Seis paí­ses fun­da­cio­na­les y ocho am­plia­cio­nes su­ce­si­vas, hasta con­fi­gu­rar una co­mu­ni­dad de 28 miem­bros —y al­gu­nos más en lis­ta de es­pe­ra— y 508 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos. El 2017 sig­ni­fi­ca un pun­to de in­fle­xión: por pri­me­ra vez un so­cio aban­do­na el club. Otros, fran­ca­men­te in­có­mo­dos por ha­che o por be, mi­ra­rán de reojo la evo­lu­ción fu­tu­ra del Reino Uni­do. Si al ji­ne­te so­li­ta­rio le va bien, tal vez más de uno no se re­sis­ta a pro­bar la man­za­na del ár­bol prohi­bi­do.

Y no des­car­te­mos que a la pos­tre les va­ya bien. En 1992, una ope­ra­ción es­pe­cu­la­ti­va de Geor­ge So­ros ex­pul­só al Reino Uni­do del sis­te­ma mo­ne­ta­rio eu­ro­peo (SME), el em­brión del eu­ro. La li­bra es­ter­li­na se desplomó y el Go­bierno de John Ma­jor su­frió una se­ve­ra hu­mi­lla­ción po­lí­ti­ca. Pe­ro la de­va­lua­ción le vino de per­las a la eco­no­mía bri­tá­ni­ca. Qui­zá fue en­ton­ces cuan­do Lon­dres se ju­ra­men­tó para no in­te­grar­se en la Unión Mo­ne­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.