Me­jor so­los que mal acom­pa­ña­dos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

El brexit es, para Eu­ro­pa y para el mun­do —o Ur­bi et or­bi, co­mo se di­ce en ca­tó­li­co— un error mo­nu­men­tal. Y no por­que la UE no pue­da se­guir su ca­mino, sino por­que es­ta ab­sur­da se­ce­sión, y sus alam­bi­ca­das ex­pli­ca­cio­nes, po­nen de ma­ni­fies­to la par­te más mi­se­ra­ble de la po­lí­ti­ca ac­tual, ani­man a to­dos los ex­tre­mis­mos, y res­tau­ran el cul­to a la so­be­ra­nía, o a ese egoís­mo de Es­ta­do que in­vo­ca el re­gre­so de to­dos los fan­tas­mas an­te­rio­res a la doble gue­rra mun­dial de 1914-1945.

Lo bueno se­ría que el Reino Uni­do no hu­bie­se en­tra­do en la UE. Por­que, ade­más de ha­ber­nos evi­ta­do el dis­gus­to de la rup­tu­ra y de to­dos los ma­los pre­sa­gios que en ella se con­tie­nen, tam­bién nos ha­bría li­bra­do de la des­leal­tad y el chan­ta­je con los que Lon­dres in­ten­tó mu­ti­lar el pro­yec­to eu­ro­peo, y del cha­la­neo po­lí­ti­co que hu­bo que ha­cer —o per­mi­tir— para no pre­ci­pi­tar­nos en es­te fi­nal que re­sul­tó ser inevi­ta­ble. Pe­ro, da­do que el Reino Uni­do se pre­sen­tó en Bru­se­las ha­ce 44 años, con to­do su po­de­río y re­ves­ti­do de pe­rro del hor­te­lano —que ni co­me ni de­ja co­mer—, no nos que­da más re­me­dio que ju­gar con tien­to es­ta des­gra­cia­da par­ti­da, para que lo que hoy apa­re­ce co­mo una gra­ve cri­sis de la UE, se pue­da con­ver­tir en una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad para com­pac­tar y dis­ci­pli­nar el pro­yec­to eu­ro­peo, y para po­ner rum­bo ha­cia el mun­do de li­ber­tad, bie­nes­tar y paz que que­re­mos in­ser­tar en las en­cru­ci­ja­das de los con­flic­tos y ame­na­zas que de­fi­nen nues­tro mun­do. Por eso de­be­ría que­dar­nos cla­ro que el brexit no se ge­ne­ró y vo­tó para sa­lir de Eu­ro­pa, sino para es­tar en ella en to­do lo que con­vie­ne —mer­ca­dos, cen­tra­li­dad fi­nan­cie­ra y aper­tu­ra ili­mi­ta­da del es­pa­cio con­ti­nen­tal eu­ro­peo—, y que­dar fuera —brexit es brexit— de to­do lo que im­pli­ca coope­ra­ción, so­li­da­ri­dad y re­ci­pro­ci­dad —no con­tri­buir al pre­su­pues­to de Bru­se­las, con­tro­lar la cir­cu­la­ción de per­so­nas y capitales en el Reino Uni­do, y man­te­ner to­dos los ele­men­tos de Es­ta­do que le per­mi­tan ga­nar apa­ren­te in­fluen­cia en to­dos los plei­tos, ya sea pac­tan­do con la pro­pia UE o ha­cien­do pac­tos bi­la­te­ra­les y acuer­dos pre­fe­ren­cia­les en con­tra de la pro­pia UE—.

Ya lo di­jo la se­ño­ra May: «Nos va­mos de la UE pe­ro no de Eu­ro­pa», que equi­va­le a de­cir que Eu­ro­pa tie­ne que dejar de ser un pro­yec­to po­lí­ti­co para con­ver­tir­se en el pu­ro mar­co geo­grá­fi­co de una par­ti­da de pó­ker con re­gla­men­to pi­ra­ta. Por eso te­ne­mos que ne­go­ciar el brexit sin com­ple­jos, sin ce­sio­nes inocen­tes, y sin ad­mi­tir ni un so­lo chan­ta­je. Por­que lo único que pue­de des­truir­nos es que al­gún otro país crea que se pue­de reír en los fo­ci­ños de Eu­ro­pa sin pa­gar pea­je, o que la UE arrum­bó su ri­gor y sis­te­má­ti­ca para con­ver­tir­se en la ca­sa de tó­ca­me Ro­que que el Reino Uni­do quie­re ma­ni­pu­lar. Por eso nos ju­ga­mos tan­to en es­te des­gra­cia­do en­vi­te. Por­que si la ca­sa co­mún en­tra en des­or­den, es­ca­pan de ella in­clu­so los gam­be­rros.

El «brexit» no se ge­ne­ró y vo­tó para sa­lir de Eu­ro­pa, sino para es­tar en ella en to­do lo que con­vie­ne y que­dar fuera en to­do lo que im­pli­ca so­li­da­ri­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.