El pi­so del di­rec­tor ge­ne­ral

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

Ten­go bue­na im­pre­sión del mi­nis­tro Juan Ignacio Zoi­do. Se le no­ta pri­me­ri­zo en al­gu­nas ex­pli­ca­cio­nes, pe­ro es in­te­lec­tual­men­te sólido, po­lí­ti­ca­men­te cohe­ren­te y se­gu­ro de lo que tie­ne en­tre ma­nos, que es el Mi­nis­te­rio del In­te­rior: uno de los de­par­ta­men­tos cla­ves en cual­quier go­bierno. Lo que no pue­de evi­tar es que ese mi­nis­te­rio sea un fo­co per­ma­nen­te de con­flic­tos. Des­de que allí tra­ba­ja­ba el ilus­tre ser­vi­dor pú­bli­co don Luis Roldán y los fon­dos re­ser­va­dos se re­par­tían en bol­si­llos pri­va­dos a la lla­ma­da «po­li­cía pa­trió­ti­ca», no hu­bo otro pe­río­do de tran­qui­li­dad que el de Pérez Ru­bal­ca­ba, que de­bía de ser un ar­tis­ta. El res­to co­no­ció in­for­ma­cio­nes co­mo las del aten­ta­do del 11M o las gra­ba­cio­nes que le hi­cie­ron a Jor­ge Fer­nán­dez Díaz en su pro­pio des­pa­cho. La ca­sa de los líos.

Así que la in­for­ma­ción del pi­so pre­sun­ta­men­te ad­ju­di­ca­do al di­rec­tor ge­ne­ral de Trá­fi­co don Gre­go­rio Se­rrano y el arre­gli­llo de 50.000 eu­ros para un más có­mo­do y ele­gan­te dis­fru­te, re­sul­tó per­fec­ta­men­te creí­ble. Al fin y al ca­bo, los al­tos car­gos que vie­nen de pro­vin­cias y no tie­nen don­de caer­se vi­vos, dis­fru­tan de ese de­re­cho, que ter­mi­nó por con­so­li­dar­se: el de­re­cho a la vi­vien­da dig­na que pro­cla­ma la Constitución se les apli­ca con efi­cien­cia, no lo dis­cu­te ni la opo­si­ción, y ahí sí que no hay dis­tin­ción en­tre que sea la he­ren­cia de una cos­tum­bre fran­quis­ta o un be­ne­fi­cio na­ci­do de la de­mo­cra­cia. Los se­ño­res Se­rrano y Zoi­do ne­ga­ron to­do lo pu­bli­ca­do, co­mo se po­día es­pe­rar. El di­rec­tor de Trá­fi­co ta­pó bo­cas con un so­lem­ne «he ve­ni­do a ser­vir a España, a los es­pa­ño­les y al Mi­nis­te­rio del In­te­rior». Gran­des pa­la­bras para mo­men­tos de apu­ro. Y el mi­nis­tro ne­gó ta­jan­te que el pi­so ha­ya si­do ocu­pa­do y que la Guar­dia Ci­vil lo ha­ya con­ce­di­do. De acuer­do, se­ño­res: es ob­vio que no fue ocu­pa­do; pe­ro sí hu­bo una re­for­ma, que Zoi­do jus­ti­fi­có por­que los pi­sos siem­pre se arre­glan cuan­do se mar­cha el car­go que los ocu­pó, lo cual su­gie­re una pre­gun­ta: ¿se gas­tan siem­pre 50.000 eu­ros? Y hu­bo tam­bién un in­ten­to de per­mu­ta de esa pro­pie­dad de la Guar­dia Ci­vil por otra de Trá­fi­co. Es de­cir, que po­dría­mos ha­blar de un «tra­to de fa­vor no con­su­ma­do», y eso es lo que los por­ta­vo­ces del PSOE y de Po­de­mos no su­pie­ron pre­gun­tar. Lo sien­to por el se­ñor Zoi­do, pe­ro el ca­so no que­da ce­rra­do con los des­men­ti­dos. Si «al­go hu­bo», al­go que­da. Lo que que­da es que la ope­ra­ción se in­ten­tó y se abor­tó por ra­zo­nes des­co­no­ci­das. Si re­sul­tó un es­cán­da­lo, fue por­que los po­lí­ti­cos nos han acos­tum­bra­do al uso de lo pú­bli­co para fi­nes pri­va­dos. No es que Gre­go­rio Se­rrano y sus in­ter­lo­cu­to­res de la Guar­dia Ci­vil sean co­rrup­tos. Es que, hasta que sal­ta el es­cán­da­lo, en­tien­den que pue­den ha­cer lo que quie­ran. Y a ve­ces lo ha­cen. Mu­cho se ha di­cho so­bre las co­mi­sio­nes par­la­men­ta­rias de in­ves­ti­ga­ción. En el ca­so de la co­mi­sión del Parlamento de Ga­li­cia so­bre la des­apa­ri­ción de las ca­jas de aho­rros es evi­den­te que en es­te ca­so so­lo quie­ren echar ba­lo­nes fuera, es de­cir, des­viar la aten­ción, apa­ren­tar que las fuer­zas po­lí­ti­cas in­te­gran­tes de di­cha co­mi­sión no tu­vie­ron nada que ver y, ade­más, de pa­so, que­dar bien de ca­ra a la opi­nión pú­bli­ca.

Es una pe­na no apro­ve­char la co­mi­sión para in­ves­ti­gar a fon­do al­gu­nas cues­tio­nes. Por ejem­plo:

1.º La ac­tua­ción de los partidos po­lí­ti­cos, las fuer­zas sin­di­ca­les y las or­ga­ni­za­cio­nes pa­tro­na­les que es­tu­vie­ron pre­sen­tes en los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción de las ca­jas, co­bran­do y mi­ran­do para otro la­do.

2.º Qué hi­cie­ron los ór­ga­nos de con­trol fi­nan­cie­ro, con­tro­la­dos por los partidos po­lí­ti­cos pre­sen­tes en di­cha co­mi­sión.

3.º Lo que su­ce­dió en las ca­jas no hu­bie­ra si­do po­si­ble so­lo con la ac­tua­ción —que ya juz­ga­rán los tri­bu­na­les— de los má­xi­mos di­ri­gen­tes, que tam­bién, sino que ha­cían fal­ta cóm­pli­ces. ¿O no? Es co­mo cuan­do se ha­bla de una dic­ta­du­ra y se se­ña­la No me atre­ve­ría a de­fi­nir una vez más lo que es po­pu­lis­mo, cuan­do es­ta fie­bre nos in­va­de por to­dos los pun­tos car­di­na­les. La fie­bre es la res­pues­ta del or­ga­nis­mo an­te la in­fec­ción y el po­pu­lis­mo es de igual ma­ne­ra una reac­ción con­tra go­bier­nos equi­vo­ca­dos que le han da­do la es­pal­da al ciu­da­dano. Tan­to el po­pu­lis­mo de iz­quier­das co­mo el de de­re­chas tie­ne esa con­no­ta­ción, la reac­ción, apro­ve­chan­do las emo­cio­nes y las pa­sio­nes, nun­ca la re­fle­xión ni la in­te­li­gen­cia. Pe­ro se­ría­mos po­co crí­ti­cos si nos que­dá­se­mos en el din­tel y no de­nun­ciá­ra­mos una de las prin­ci­pa­les cau­sas, la fal­ta de Po­lí­ti­ca, con ma­yús­cu­la. Por­que po­pu­lis­mo es tam­bién la po­lí­ti­ca clien­te­lar que ha­cen los partidos de cual­quier signo que com­pran vo­to a cambio de fa­vo­res, o aque­llos que ol­vi­dan la éti­ca uti­li­zan­do el mie­do para engañar al ciu­da­dano ti­mo­ra­to, o los que uti­li­zan­do ban­de­ras y co­lo­res an­te­po­nen las emo­cio­nes a la ra­zón po­lí­ti­ca de los na­cio­na­lis­mos. Es­to tam­bién es po­pu­lis­mo. EDUAR­DO VÁZ­QUEZ MARTUL.

BOUZA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.