Mas atri­bu­ye los ca­sos de co­rrup­ción de CDC a una per­se­cu­ción po­lí­ti­ca

En su com­pa­re­cen­cia en el Parlamento ca­ta­lán, so­lo ad­mi­te que las do­na­cio­nes po­drían ser in­mo­ra­les, pe­ro no ile­ga­les

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - CRISTIAN REINO

Ar­tur Mas ne­gó ayer que la fi­nan­cia­ción de la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia fuera irre­gu­lar y de­fen­dió co­mo le­ga­les, aun­que qui­zá no mo­ra­les, las do­na­cio­nes que re­ci­bió su par­ti­do de em­pre­sas pri­va­das. Pe­ro re­cha­zó so­bre to­do la te­sis del fis­cal del ca­so Pa­lau, que man­tie­ne que la exCDC cap­ta­ba fon­dos de com­pa­ñías cons­truc­to­ras a tra­vés de esa en­ti­dad cul­tu­ral a cambio de la ad­ju­di­ca­ción de obras pú­bli­cas de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña.

Las re­ve­la­cio­nes de los ex­res­pon­sa­bles del Pa­lau, Fé­lix Mi­llet y Jor­di Mon­tull, que ad­mi­tie­ron en el jui­cio que Fe­rro­vial pa­gó co­mi­sio­nes a CDC a tra­vés del Pa­lau de hasta el 4 %, así co­mo los úl­ti­mos so­bre­sal­tos del ca­so que ins­tru­ye un juez de El Ven­drell (Ta­rra­go­na) en cu­ya in­ves­ti­ga­ción han apa­re­ci­do los nom­bres de Mas y del ex con­se­je­ro Ger­má Gor­dó, lle­va­ron a to­das las fuer­zas de la Cá­ma­ra ca­ta­la­na, sal­vo Junts pel Sí, a pe­dir la com­pa­re­cen­cia del ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat. Mas vol­vió a echar ba­lo­nes fuera y atri­bu­yó «mu­chos de los pro­ble­mas» con la co­rrup­ción que ha pa­de­ci­do su par­ti­do a la «apues­ta» del otro­ra na­cio­na­lis­mo mo­de­ra­do por la in­de­pen­den­cia. «Si al­gu­na co­sa nos ha crea­do (el gi­ro se­ce­sio­nis- ta) son pro­ble­mas», afir­mó. Mas no pa­re­ció re­pa­rar en que el ca­so del Pa­lau es­ta­lló en el 2009 y su gi­ro del na­cio­na­lis­mo al in­de­pen­den­tis­mo lle­gó en el 2012.

Mas se pre­sen­tó co­mo una víc­ti­ma y cree que la Fis­ca­lía ha­rá lo que sea, «cues­te lo que le cues­te», para de­mos­trar que Con­ver­gèn­cia re­ci­bía mor­di­das. En es­ta lí­nea si­tuó el pac­to al­can­za­do en­tre el mi­nis­te­rio pú­bli­co y al­gu­nos de los prin­ci­pa­les acu­sa­dos del ca­so Pa­lau, co­mo Mi­llet, Mon­tull y su hi­ja. Aun­que el di­ri­gen­te na­cio­na­lis­ta no ne­gó que pue­da ha­ber do­cu­men­ta­ción in­ter­ve­ni­da en la en­ti­dad cul­tu­ral que in­cri­mi­ne a su par­ti­do, res­tó va­lor a esos pa­pe­les por­que per­te­ne­cen a Mas sa­lu­da a Sa­le­llas (CUP), con quien tu­vo un du­ro en­fren­ta­mien­to.

dos «de­lin­cuen­tes con­fe­sos» que «en­ga­ña­ron in­clu­so a sus fa­mi­lias». «No de­mos cre­di­bi­li­dad a dos de­lin­cuen­tes que han cam­bia­do su ver­sión» para pac­tar con la Fis­ca­lía y no ir a pri­sión, re­cla­mó.

«No se pue­de sos­te­ner que hay co­mi­sio­nes irre­gu­la­res si no se in­ves­ti­ga la obra pú­bli­ca», re­tó al fis­cal Sán­chez Ulled, en su com­pa­re­cen­cia.

Pe­ro to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas de la opo­si­ción y la CUP re­cla­ma­ron al di­ri­gen­te na­cio­na­lis­ta que asu­ma res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas. Mas re­co­no­ció que nun­ca ha di­cho que la fi­nan­cia­ción de CDC fuera «im­po­lu­ta» y des­car­gó la po­si­ble cul­pa en el ex­te­so­re­ro del par­ti­do, su hom­bre de con­fian­za Daniel Osa­car.

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.