Homs, for­za­do a aban­do­nar el es­ca­ño, se va «fe­liz por ha­ber ser­vi­do al pue­blo de Ca­ta­lu­ña»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - P. H.

ran­cesc Homs ya ha de­ja­do de ser dipu­tado. Su des­pa­cho ha que­da­do va­cío y no po­drá asis­tir hoy al pleno. A pe­sar de que el mar­tes re­ci­bió ya de ma­nos de una se­cre­ta­ria ju­di­cial la no­ti­fi­ca­ción de la sen­ten­cia que le con­de­nó a tre­ce me­ses de in­ha­bi­li­ta­ción para el ejer­ci­cio de car­go pú­bli­co, el ex­por­ta­voz y ex­con­se­je­ro de Pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat qui­so es­pe­rar a que fuera la pre­si­den­ta del Con­gre­so, Ana Pas­tor, quien le co­mu­ni­ca­ra que no te­nía más re­me­dio que ir­se. Y eso ocu­rrió ayer. Pas­tor re­ci­bió el au­to de eje­cu­ción de la sen­ten­cia del Tribunal Su­pre­mo en el que se fi­ja la con­de­na al por­ta­voz so­be­ra­nis­ta por su pa­pel en la or­ga­ni­za­ción de con­sul­ta del 9N y, tras la se­sión de con­trol al Go­bierno, le hi­zo sa­ber que ha­bía per­di­do su con­di­ción de par­la­men­ta­rio.

«Nada ines­pe­ra­do, así son las co­sas», di­jo el pro­pio Homs en una rue­da de pren­sa en la que com­pa­re­ció arro­pa­do por los dipu­tados de su par­ti­do, los de Es­que­rra y el por­ta­voz del PNV, Ai­tor Es­te­ban. Homs, que no ha te­ni­do tiem­po para re­cu­rrir al Tribunal Constitucional y pe­dir­le que sus­pen­da la eje­cu­ción de la con­de­na en tan­to re­suel­ve su ca­so, co­mo pre­ten­día, ar­gu­men­tó que con la de­ci­sión del Su­pre­mo ha que­da­do cla­ro que en el «Es­ta­do es­pa­ñol, se­gún qué ideas aca­ban te­nien­do siem­pre con­se­cuen­cias pe­na­les».

«El afec­ta­do no es una per­so­na sino mi­les de ciu­da­da­nos que me vo­ta­ron para que les re­pre­se­ta­ra», pro­tes­tó. Y, aña­dió, «lo que quie­ren in­ha­bi­li­tar es un mo­vi­mien­to pa­cí­fi­co que exis­te en Ca­ta­lu­ña; Homs aban­do­na el Con­gre­so por in­di­ca­ción de Ana Pas­tor.

pe­ro por mu­chas con­de­nas que ha­ya no lo van a con­se­guir». En su mar­cha, de­cla­ró que «cuan­do uno ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ser­vir al pue­blo de Ca­ta­lu­ña

y de ayu­dar a po­ner ur­nas para que la gen­te pue­da de­fen­der con in­te­si­dad pe­ro de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca una po­si­ción so­lo se pue­de sen­tir fe­liz».

MA­RIS­CAL EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.