Nue­va Ca­na­rias po­ne en ja­que los Pre­su­pues­tos al ne­gar­se a apo­yar­los en su pri­me­ra fa­se

El Go­bierno con­fía en ase­gu­rar su tra­mi­ta­ción, aun­que ne­ce­si­te para ello tres vo­ta­cio­nes y que no fa­lle nin­gún dipu­tado

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - NU­RIA VEGA

El Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da ha mul­ti­pli­ca­do sus con­tac­tos po­lí­ti­cos para te­jer la red que sos­ten­ga los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do a su pa­so por el Con­gre­so, y por aho­ra nada ga­ran­ti­za que el PP va­ya a po­der afron­tar con tran­qui­li­dad el pri­mer exa­men par­la­men­ta­rio de las cuen­tas. El re­pre­sen­tan­te de Nue­va Ca­na­rias, Pe­dro Que­ve­do, anun­ció ayer que vo­ta­rá con­tra el pro­yec­to del Go­bierno en el de­ba­te de en­mien­das a la to­ta­li­dad del 3 y 4 de ma­yo. Una de­ci­sión que obli­ga a los po­pu­la­res a ase­gu­rar el con­sen­so con Ciu­da­da­nos, el PNV y Coa­li­ción Ca­na­ria y que ni un so­lo dipu­tado se au­sen­te del he­mi­ci­clo.

El acuer­do, aún sin ce­rrar, con los li­be­ra­les, los na­cio­na­lis­tas vas­cos y la for­ma­ción in­su­lar, pro­por­cio­na­ría al Eje­cu­ti­vo los 175 res­pal­dos ne­ce­sa­rios para al­can­zar el em­pa­te con la opo­si­ción y con­se­guir, gra­cias al re­gla­men­to de la Cá­ma­ra y des­pués de tres vo­ta­cio­nes con­se­cu­ti­vas, que los Pre­su­pues­tos co­mien­cen a tra­mi­tar­se y que las en­mien­das a la to­ta­li­dad que­den re­cha­za­das. Na­die po­drá equi­vo­car­se. Un error al apre­tar el bo­tón o una ba­ja de úl­ti­ma ho­ra po­dría in­cli­nar la ba­lan­za a uno u otro la­do e in­clu­so tum­bar el pro­yec­to de Ha­cien­da. Es por eso que el Go­bierno bus­ca cier­ta hol­gu­ra. Mon­to­ro, que ya se ha­bía reuni­do la se­ma­na pa­sa­da con Que­ve­do, vol­vió a to­car ayer la puerta de Nue­vas Ca­na­rias. El dipu­tado, sin em­bar­go, es­gri­mió el es­ca­so mar­gen de tiem­po y su po­si­ción po­lí­ti­ca «dia­me­tral­men­te opues­ta» a la de los po­pu­la­res para jus­ti­fi­car su re­cha­zo ini­cial a las cuen­tas. En cual­quier ca­so, es­tá abier­to a ne­go­ciar en ma­yo las en­mien­das par­cia­les. El con­sen­so so­bre las par­ti­das des­ti­na­das a Ca­na­rias y so­bre as­pec­tos vin­cu­la­dos al Ré­gi­men Eco­nó­mi­co Fis­cal de las is­las se­rá de­ter­mi­nan­te para que Que­ve­do se plan­tee in­clu­so el apo­yo a la glo­ba­li­dad del pro­yec­to en la vo­ta­ción fi­nal de ju­nio. Y eso ani­ma al Go­bierno.

Es­pe­ran­za­dos

Mon­to­ro con­fie­sa es­tar «más que es­pe­ran­za­do» en su­pe­rar to­dos los obs­tácu­los y Mariano Rajoy com­par­te el es­ta­do de áni­mo. «No quie­ro de­cir que soy op­ti­mis­ta, in­ten­to ser rea­lis­ta, pe­ro creo que el tra­ba­jo, al fi­nal, ge­ne­ra­rá fru­tos y España po­drá te­ner Pre­su­pues­tos», pro­nos­ti­có el pre­si­den­te del Go­bierno en la ca­pi­tal de Mal­ta, don­de par­ti­ci­pa en el con­gre­so del PP eu­ro­peo.

Fuen­tes del Eje­cu­ti­vo se mues­tran, de he­cho, sa­tis­fe­chas con el avan­ce de las con­ver­sa­cio­nes. Por aho­ra, cuen­tan con el res­pal­do pú­bli­co de Ciu­da­da­nos y la com­pli­ci­dad de Coa­li­ción Ca­na­ria. Y aun­que es cier­to que el PNV no da por sen­ta­do su vo­to afir­ma­ti­vo, Rajoy cree que «no tie­ne sen­ti­do que a un Go­bierno que aca­ba de lle­gar se le im­pi­da que aprue­be los Pre­su­pues­tos». El re­to no so­lo lo plan­tea su­pe­rar el pri­mer trá­mi­te, sino con­se­guir que en la fa­se de las en­mien­das par­cia­les las cuen­tas no que­den des­vir­tua­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.