Un año de cár­cel para la tui­te­ra que se bur­ló del ase­si­na­to de Ca­rre­ro

Pe­dir pri­sión es un dis­pa­ra­te, ha­bía di­cho la nie­ta del ex­pre­si­den­te

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - MATEO BALÍN

La mur­cia­na de 21 años Cas­san­dra Ve­ra fue con­de­na­da ayer por la Au­dien­cia Na­cio­nal a un año de pri­sión y sie­te de in­ha­bi­li­ta­ción ab­so­lu­ta, ade­más del pa­go de las cos­tas ju­di­cia­les, por un de­li­to de hu­mi­lla­ción a las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo. La Sec­ción Cuar­ta de lo Pe­nal con­si­de­ró que los 13 co­men­ta­rios que es­cri­bió es­ta uni­ver­si­ta­ria en Twit­ter, en­tre el 2013 y el 2016, re­fe­ri­dos al ase­si­na­to del al­mi­ran­te Ca­rre­ro Blan­co y al te­rro­ris­mo, «cons­ti­tu­yen des­pre­cio, des­hon­ra, des­cré­di­to, bur­la y afren­ta a las per­so­nas que han su­fri­do el zar­pa­zo del te­rro­ris­mo y sus fa­mi­lia­res y su­po­ne una ac­ti­tud irres­pe­tuo­sa y hu­mi­llan­te que en­ca­ja den­tro del de­li­to de hu­mi­lla­ción a las víc­ti­mas».

La sen­ten­cia de­ta­lla los 13 tuits pu­bli­ca­dos des­de el per­fil «@ki­ra_95» y con­clu­ye que no re­sul­ta con­vin­cen­te la de­cla­ra­ción de la jo­ven en el jui­cio, cuan­do in­ten­tó si­tuar sus co­men­ta­rios en tono hu­mo­rís­ti­co y en cla­ve de iro­nía. Se­gún la sa­la, «sus fra­ses, adi­cio­na­das la ma­yo­ría de las ve­ces con elo­cuen­tes imá­ge­nes, re­fuer­zan aún más su ca­rác­ter de des­cré­di­to, bur­la y mo­fa a una víc­ti­ma del te­rro­ris­mo».

Para el tribunal, «tam­po­co se­ría jus­to des­car­tar» el re­pro­che pe­nal por los 40 años trans­cu­rri­dos des­de el aten­ta­do de ETA a Ca­rre­ro Blan­co en Ma­drid, «pues­to que la la­cra del te­rro­ris­mo per­sis­te» y las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo «me­re­cen res­pe­to y con­si­de­ra­ción».

La sen­ten­cia, cu­yo po­nen­te ha si­do el ma­gis­tra­do Juan Fran­cis­co Mar­tel, des­gra­na los úl­ti­mos fa­llos del Tribunal Su­pre­mo so­bre la ma­te­ria para con­cluir que en es­te ca­so no con­cu­rre el «error de prohi­bi­ción» que ale­gó la de­fen­sa, pues­to que Cas­san­dra tie­ne un gra­do de co­no­ci­mien­to que con­vier­te en inima­gi­na­ble «que no se­pa que la con­duc­ta que se le atri­bu­ye es pe­nal­men­te re­pro­cha­ble».

Pe­sar de la con­de­na­da

La pe­na im­pues­ta a Cas­san­dra es la mis­ma que pe­día la Fis­ca­lía. El Tribunal Su­pre­mo ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre su fir­me­za o ab­so­lu­ción, en ca­so de que la de­fen­sa re­cu­rra.

La con­de­na­da mos­tró en su per­fil de la red so­cial su pe­sar por el cas­ti­go. «No so­lo me que­do an­te­ce­den­tes, me han qui­ta­do el de­re­cho a una be­ca y han des­tro­za­do mi pro­yec­to de ser do­cen­te. Me han arrui­na­do la vi­da». Y aña­dió: «Para re­ma­tar me pi­den a mí, una es­tu­dian­te cu- yos pa­dres co­bran los 421 [eu­ros] de ayu­das para des­em­plea­dos, pa­gar las cos­tas del jui­cio». Las mues­tras de apo­yo no se hi­cie­ron es­pe­rar. Des­de las re­des so­cia­les, Iz­quier­da Uni­da y Po­de­mos, que aca­ba de pe­dir en el Con­gre­so la su­pre­sión del de­li­to de enal­te­ci­mien­to y/o hu­mi­lla­ción a las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo, pu­sie­ron en mar­cha una cam­pa­ña a fa­vor de la jo­ven. La cuen­ta de IU se inun­dó de chis­tes y ví­deos so­bre el ex­pre­si­den­te, al­gu­nos igua­les a los que pu­bli­có en su día Cas­san­dra.

Lu­cía, nie­ta de Ca­rre­ro Blan­co, es­cri­bió un ar­tícu­lo en enero pa­sa­do en el que mos­tra­ba su tris­te­za por las «bur­las», pe­ro cri­ti­ca­ba el «dis­pa­ra­te» de la petición de pri­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.