Valls trai­cio­na al can­di­da­to so­cia­lis­ta y anun­cia que da­rá su apo­yo a Ma­cron

Ha­mon acu­sa al ex pri­mer mi­nis­tro de ser un po­lí­ti­co «que ya no cree en nada»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ALE­XAN­DRA F. COEGO

Ayer por la ma­ña­na, Ma­nuel Valls anun­ció que vo­ta­rá por Em­ma­nuel Ma­cron en la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. «No es una cues­tión de co­ra­zón, sino de ra­zón», jus­ti­fi­có an­te los mi­cró­fo­nos de la ca­de­na BMFTV, ci­tan­do el «in­te­rés su­pe­rior» de Fran­cia en la lu­cha con­tra la ex­tre­ma de­re­cha.

El te­rre­mo­to no co­gió al Par­ti­do So­cia­lis­ta (PS) por sor­pre­sa: la even­tual fu­ga del ex pri­mer mi­nis­tro era un se­cre­to a vo­ces, si bien lle­ga en el peor mo­men­to para Be­noît Ha­mon. El can­di­da­to so­cia­lis­ta su­fre una he­mo­rra­gia cons­tan­te en sus fi­las des­de el de­ba­te pre­si­den­cial del 21 de mar­zo, del que sa­lió cla­ro per­de­dor. Con el PS ca­da vez más in­ca­paz de ha­cer fren­te a la ul­tra­de­re­cha, Valls le da la es­pal­da a su par­ti­do.

La de­ci­sión de Valls es un sa­cri­fi­cio que pa­ga­rá muy ca­ro: su nom­bre lle­va sien­do aso­cia­do a la pa­la­bra trai­ción des­de que le cla­vó un pu­ñal por la es­pal­da a François Hollande pre­sen­tán­do­se a las pri­ma­rias. En­ton­ces in­ten­tó se­ña­lar a Ma­cron co­mo el ver­da­de­ro Bru­to —el ase­sino de César—, ya que ha­bía si­do un pro­te­gi­do del pre­si­den­te.

Po­lí­ti­cos ve­le­ta

Sin em­bar­go, aho­ra se su­ma a las fi­las del cen­tris­ta a cos­ta de crear una es­ci­sión aún más pro­fun­da en el seno del PS y de po­ner en jue­go su pro­pio ho­nor. «Aho­ra to­do el mun­do sa­be lo que va­le el com­pro­mi­so fir­ma­do so­bre el ho­nor de un hom­bre co­mo Ma­nuel Valls: nada», es­cri­bió en Twit­ter Ar­naud Mon­te­bourg, su ri­val en las pri­ma­rias so­cia­lis­tas, ha­cien­do re­fe­ren­cia a un do­cu­men­to que los can­di­da­tos fir­ma­ron com­pro­me­tién­do­se a apo­yar

al ga­na­dor de los co­mi­cios.

Tras el anun­cio de Valls, Ha­mon pu­bli­có un co­mu­ni­ca­do de pren­sa lla­man­do a la iz­quier­da a «dar­le la es­pal­da a los po­lí­ti­cos que ya no creen en nada y que van adon­de el vien­to los lle­va, me­nos­pre­cian­do cual­quier ti­po de con­vic­ción». El can­di­da­to re­pro­cha a Valls que no ha­ya asu­mi­do el re­sul­ta­do de las pri­ma­rias. Pe­ro quie­nes res­pal­dan la de­fec­ción del ex pri­mer mi­nis­tro han res­pon­di­do que tam­po­co Ha­mon res­pe­tó la dis­ci­pli­na de­bi­da cuan­do era mi­nis­tro ba­jo la pre­si­den­cia de Hollande y en­ca­be­zó una re­be­lión para exi­gir un cambio de las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad del Go­bierno.

El ex­mi­nis­tro de Edu­ca­ción ape­ló a Jean-Luc Mé­len­chon para unir fuer­zas, ar­gu­men­tan­do que tie­ne «una po­si­ción central en la iz­quier­da» y pre­sen­tán­do­se co­mo «el único que pue­de crear las

con­di­cio­nes de una ma­yo­ría de iz­quier­da para go­ber­nar».

No obs­tan­te, la reali­dad es ra­di­cal­men­te dis­tin­ta. En el úl­ti­mo son­deo, Ha­mon fi­gu­ra quin­to, con el 10 % de in­ten­ción de vo­to, que­dan­do in­clu­so por de­ba­jo de Mé­len­chon, que tras el de­ba­te del pa­sa­do día 21 re­mon­tó 4 pun­tos hasta que­dar cuar­to, con un 15 %. Ma­cron sube dos pun­tos, que­dan­do mano a mano con Ma­ri­ne Le Pen, con 25 % ca­da uno, pe­ro la fuer­za de sus ba­ses di­fie­re. Uno de ca­da dos de los po­ten­cia­les vo­tan­tes del cen­tris­ta son in­de­ci­sos, mien­tras que para la ul­tra­de­re­chis­ta

son me­nos de tres de ca­da diez.

La si­tua­ción ha si­do para la de­re­cha la opor­tu­ni­dad de oro para acu­sar al lí­der de En Mar­cha de ser el he­re­de­ro del de­cep­cio­nan­te quin­que­nio so­cia­lis­ta. «To­do el equi­po de Hollande es­tá al­re­de­dor de Ma­cron», afir­mó François Fi­llon. «Es lo que siem­pre he di­cho: Em­ma­nuel Ma­cron es François Hollande». El con­ser­va­dor si­gue arras­tran­do la la­cra de su impu­tación en el ca­so de los em­pleos fic­ti­cios.

El mar­tes, su mu­jer Pe­né­lo­pe fue tam­bién impu­tada por com­pli­ci­dad y ocul­ta­mien­to en la mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos. La pa­re­ja Fi­llon ha si­do por el mo­men­to in­ca­paz de apor­tar prue­bas con­clu­yen­tes del tra­ba­jo de asis­ten­te par­la­men­ta­ria que la ga­le­sa su­pues­ta­men­te reali­zó du­ran­te al­re­de­dor de 10 años, ga­nan­do un to­tal de cer­ca de 900.000 eu­ros.

El can­di­da­to del PS fi­gu­ra de quin­to en las en­cues­tas, con un 10 % de in­ten­ción de vo­to

P. KOVARIK

Ha­mon (d) fue el ver­du­go de Valls en las pri­ma­rias, pe­ro no en­cuen­tra apo­yos en los son­deos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.