Es­ta­dos Uni­dos con­de­na a los usua­rios de In­ter­net a per­der su pri­va­ci­dad

El Con­gre­so au­to­ri­za a las em­pre­sas pro­vee­do­ras a co­mer­ciar con da­tos de clien­tes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - ADRIA­NA REY

«Los es­ta­dou­ni­den­ses no es­ta­rán nun­ca a sal­vo de te­ner sus da­tos per­so­na­les si­gi­lo­sa­men­te exa­mi­na­dos y pro­te­gi­dos o de ser ven­di­dos al me­jor pos­tor». Así de cla­ro ha si­do el di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Cen­ter for De­mo­cracy and Tech­no­logy, Jef­frey Ches­ter, en The Was­hing­ton Post, tras el nue­vo va­ra­pa­lo que el Con­gre­so de EE.UU. ha da­do al le­ga­do de Ba­rack Oba­ma. En for­ma de pro­pues­ta de ley, la nor­ma­ti­va ya ha si­do enviada al pre­si­den­te Do­nald Trump para que de un plu­ma­zo, bo­rre las ins­truc­cio­nes de su an­te­ce­sor en el uni­ver­so de las re­glas de ac­ce­so a In­ter­net. ¿Pe­ro qué su­po­ne es­ta pro­pues­ta exac­ta­men­te? Pues bá­si­ca­men­te el fin de la pri­va­ci­dad al per­mi­tir a los pro­vee­do­res de In­ter­net es­ta­dou­ni­den­ses (ISP) co­mo Ve­ri­zon, AT&T y Com­cast, uti­li­zar da­tos de los usua­rios para fi­nes co­mer­cia­les.

La in­for­ma­ción pue­de ir des­de co­no­cer sus há­bi­tos de na­ve­ga­ción, o ubi­ca­cio­nes, hasta su es­ta­do de sa­lud, orien­ta­cio­nes se­xua­les, e in­clu­so al­go tan pe­li­gro­so co­mo po­der ac­ce­der a sus nú­me­ros de la So­cial Se­cu­rity (que con­tie­nen to­do el his­to­rial de cré­di­to del ciu­da­dano). «Es­tas in­for­ma­cio­nes fi­gu­ran en­tre las más ín­ti­mas de la vi­da de una per­so­na. Los con­su­mi­do­res de­be­mos po­der con­tro­lar qué ha­cen las em­pre­sas con nues­tras vi­das», de­nun­ció Na­tas­ha Duar­te, en el Post.

La des­re­gu­la­ción fa­ci­li­ta ade­más la crea­ción de anun­cios per­so­na­li­za­dos con to­dos los da­tos ad­qui­ri­dos del usua­rio, o in­clu­so po­der ven­der di­rec­ta­men­te la in­for­ma­ción a em­pre­sas de már­ke­ting o com­pa­ñías fi­nan­cie­ras, cu­yas fun­cio­nes se desa­rro­llan en­tre la ex­plo­ta­ción de da­tos. Sus de­fen­so­res jus­ti­fi­can es­te pa­so

ase­gu­ran­do que de es­ta for­ma se per­mi­ti­rá com­pe­tir en igual­dad de con­di­cio­nes en el ne­go­cio pu­bli­ci­ta­rio en In­ter­net, que mue­ve la frio­le­ra de 83 mil mi­llo­nes de dó­la­res anua­les. Es de­cir, que la apro­ba­ción de es­te tex­to su­po­ne una enor­me vic­to­ria para las gran­des em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, que ve­rán aho­ra su ca­mino des­pe­ja­do.

Aso­cia­cio­nes de de­fen­sa de los de­re­chos ci­vi­les si­guen re­co­gien­do las crí­ti­cas de los de­fen­so­res de la pri­va­ci­dad en la red, que han ca­li­fi­ca­do es­ta bo­fe­ta­da a la an­te­rior Ad­mi­nis­tra­ción co­mo «un tre­men­do re­vés para EE.UU.», al afec­tar nada me­nos que a la pro­tec­ción di­gi­tal de sus ciu­da­da­nos. Para es­te sec­tor, si Trump da su vis­to bueno a la ley (co­mo es pre­vi­si­ble), lo que se es­ta­ría apo­yan­do es el con­sen­ti­mien­to de los usua­rios an­tes de que es­tos en reali­dad per­mi­tan ven­der sus da­tos.

Pa­ra­le­la­men­te y se­gún va­rios me­dios, se es­ta­rá per­mi­tien­do la di­fu­sión in­con­tro­la­da de da­tos per­so­na­les que se en­fren­ta­rán in­clu­so al pe­li­gro de ser mal uti­li­za­dos por hac­kers.

La nor­ma­ti­va, que sa­lió ade­lan­te con 215 vo­tos re­pu­bli­ca­nos a fa­vor y 205 en con­tra (en­tre los que es­ta­ban to­dos los de­mó­cra­tas jun­to a 13 re­pu­bli­ca­nos), es­tá

aho­ra a la es­pe­ra de que el pre­si­den­te Trump es­tam­pe su fir­ma y de esa for­ma aca­bar con otra de las re­gu­la­cio­nes de la an­te­rior era de Oba­ma.

Pro­ce­so rá­pi­do

Lla­ma mu­cho la aten­ción la ra­pi­dez con la que se ha sa­ca­do ade­lan­te la le­gis­la­ción tan­to en el Se­na­do co­mo aho­ra en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos: En me­nos de un mes, sin de­ba­te pre­vio y sin con­sul­tar con nin­gu­na co­mi­sión ni tam­po­co con ex­per­tos del sec­tor, so­bre có­mo lle­var a ca­bo la ela­bo­ra­ción de di­cho tex­to.

La re­gu­la­ción an­te­rior fue apro­ba­da el pa­sa­do mes de oc­tu­bre por la Co­mi­sión Fe­de­ral de Co­mu­ni­ca­cio­nes (FCC) y exi­gía a los pro­vee­do­res de co­ne­xión de In­ter­net que an­tes de ven­der cual­quier da­to de sus clien­tes de­be­rían de ob­te­ner su per­mi­so pre­vio.

Po­drán ac­ce­der al nú­me­ro que con­tie­ne la me­mo­ria de cré­di­to del ciu­da­dano

La nor­ma es­tá aho­ra en ma­nos de Trump, que tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra para su apro­ba­ción

FOCKE STRAGMANN EFE

Los nor­te­ame­ri­ca­nos que­da­rán to­tal­men­te in­de­fen­sos al na­ve­gar en la red.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.