La pre­ven­ción de con­duc­tas adic­ti­vas co­mien­za en el pu­pi­tre

La aso­cia­ción Viei­ro, con la ayu­da de Obra So­cial ‘la Cai­xa’, ayu­da a evi­tar que los me­no­res en­tren en el mun­do de las dro­gas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad -

«En Viei­ro nun­ca prohi­bi­mos, no­so­tros in­for­ma­mos». Es la pre­mi­sa con la que es­ta aso­cia­ción an­ti­dro­ga de Car­ba­llo lle­va 17 años re­co­rrien­do cen­tros edu­ca­ti­vos de la co­mar­ca de Ber­gan­ti­ños. Es­ta la­bor, con la que in­ten­tan pre­ve­nir con­duc­tas adic­ti­vas co­mo el con­su­mo de dro­gas y la de­pen­den­cia del te­lé­fono mó­vil, la rea­li­zan gra­cias a la co­la­bo­ra­ción de la Obra So­cial ‘la Cai­xa’, que es­te cur­so apor­tó 8.000 eu­ros al pro­yec­to.

«Tra­ba­ja­mos la pre­ven­ción fo­men­tan­do las ha­bi­li­da­des so- cia­les des­de dis­tin­tos pun­tos de vis­ta, ya que ha­ce­mos ac­ti­vi­da­des con ni­ños que es­tán en Edu­ca­ción In­fan­til hasta ado­les­cen­tes de Edu­ca­ción Se­cun­da­ria», ex­pli­ca Ma­ría Jo­sé Do­sil, edu­ca­do­ra so­cial del cen­tro. Se­gún es­ta pro­fe­sio­nal, es im­pres­cin­di­ble pro­mo­ver ya en los más pe­que­ños en con­duc­tas sa­lu­da­bles. «La re­pe­ti­ción se con­vier­te en un fac­tor cla­ve a es­tas eda­des para que el men­sa­je ca­le hon­do en los ni­ños», ex­pli­ca Do­sil. Y es que, se­gún cons­ta­tan, «los me­no­res ca­da vez se ini­cian an­tes en el con­su­mo de dro­gas», man­tie­ne.

El pro­ble­ma de los mó­vi­les

«Les ofre­ce­mos in­for­ma­ción so­bre sus­tan­cias, les con­ta­mos los per­jui­cios de su in­ges­ta y abor­da­mos tam­bién otro ti­po de adic­cio­nes que es­tán en au­ge úl­ti­ma­men­te, co­mo es el ca­so de los mó­vi­les». Para ello, en Viei­ro in­ten­tan Alum­nos de un cen­tro de Ber­gan­ti­ños re­ci­ben un ta­ller so­bre pre­ven­ción de dro­go­de­pen­den­cias.

que los me­no­res me­jo­ren cam­pos co­mo la au­to­es­ti­ma, la au­to­ima­gen, la pre­sión de gru­po o la aser­ti­vi­dad. «Uno de los pro­ble­mas con los que nos en­con­tra­mos es que los ni­ños y ado­les­cen­tes se sien­ten muy so­me­ti­dos por la pre­sión de gru­po, y es al­go en lo que ahon­dan es­pe­cial­men­te las psi­có­lo­gas y edu­ca­do­ras so­cia­les que tra­ba­jan en es­te pro­yec­to», ex­pli­ca Do­sil. Plan­tean di­ná­mi­cas de gru­po para po­ten­ciar, por ejem­plo,

la em­pa­tía: «Les de­ci­mos que se cam­bien los za­pa­tos para po­ner­se en la piel de sus com­pa­ñe­ros o ha­ce­mos ac­ti­vi­da­des que les ha­gan po­ten­ciar la aser­ti­vi­dad», co­men­tan des­de Viei­ro.

«To­le­ran­cia ele­va­da»

Con fre­cuen­cia, co­mo afir­ma Do­sil, en los cen­tros edu­ca­ti­vos con los que tra­ba­ja es­ta aso­cia­ción an­ti­dro­ga, se en­cuen­tran alum­nos «con una to­le­ran­cia muy ele­va­da a las dro­gas. Mu-

chos ado­les­cen­tes no les ven la par­te per­ju­di­cial, so­bre to­do al can­na­bis. Tie­nen po­ca per­cep­ción del ries­go que su­po­ne su con­su­mo y se aga­rran a la idea de que es una dro­ga te­ra­péu­ti­ca». Por otro la­do, man­tie­ne, en ple­na era de la so­bre­in­for­ma­ción, que el co­no­ci­mien­to que tie­nen mu­chos me­no­res so­bre las dro­gas es­tá to­tal­men­te ses­ga­do. «Las dro­gas si­guen sien­do un te­ma ta­bú y eso lo per­ci­bi­mos a me­nu­do», ase­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.