El ex­se­cre­ta­rio de la CEG le re­cla­ma 280.000 eu­ros co­mo in­dem­ni­za­ción por su des­pi­do

El ca­so ame­na­za con abrir otro agu­je­ro en la pa­tro­nal ga­lle­ga

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía - MA­RIO BERAMENDI

Des­pués de 16 años en el car­go y ca­si 30 tra­ba­jan­do en la pa­tro­nal ga­lle­ga, Faus­to San­ta­ma­ri­na fue des­pe­di­do el pa­sa­do mes de oc­tu­bre co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­fe­de­ra­ción de Em­pre­sa­rios de Ga­li­cia (CEG), un pues­to en el que per­ci­bía una re­tri­bu­ción anual su­pe­rior a los 100.000 eu­ros bru­tos anua­les. La de­ci­sión fue adop­ta­da por el co­mi­té eje­cu­ti­vo —es de­cir, por los cua­tro vi­ce­pre­si­den­tes—, jus­to des­pués de que di­mi­tie­ra el en­ton­ces pre­si­den­te de los em­pre­sa­rios, Antonio Die­ter Mou­re.

Es­te úl­ti­mo ca­yó por la fal­ta de apo­yos, y quie­nes lo de­ja­ron caer es­gri­mie­ron su in­ca­pa­ci­dad para apli­car el plan de via­bi­li­dad, que pro­po­nía des­pi­dos y re­ba­jas sa­la­ria­les. En­tre ellos, el de Faus­to San­ta­ma­ri­na, cu­yos emo­lu­men­tos anua­les su­po­nían una gran par­te del gas­to to­tal en suel­dos de la CEG, y que la pa­tro­nal se ha­bía pro­pues­to re­ba­jar un 30 %.

Los cálcu­los ini­cia­les apun­ta­ban a que la in­dem­ni­za­ción de San­ta­ma­ría costaría unos 83.000 eu­ros, pe­ro aque­lla es­ti­ma­ción, co­mo era pre­vi­si­ble, no fue acep­ta­da por el des­pe­di­do. Des­de el oto­ño no ha ha­bi­do acuer­do en las di­fe­ren­tes ne­go­cia­cio­nes y aho­ra se es­tá a la es­pe­ra del jui­cio, que ha que­da­do apla­za­do y cu­ya fe­cha es­tá sin fi­jar. Hasta en­ton­ces, hay tiem­po para lle­gar a un en­ten­di­mien­to, pe­ro no es muy pro­ba­ble en las pró­xi­mas fe­chas. Faus­to Arias se en­fren­ta a la di­fí­cil si­tua­ción eco­nó­mi­ca de la CEG.

San­ta­ma­ri­na, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das, es­tá re­cla­man­do una in­dem­ni­za­ción de en torno a 280.000 eu­ros, cuan­do la CEG ofre­ce al­go más de 200.000 (can­ti­dad que in­clu­ye los al­go más de 83.000 ya abo­na­dos al des­pe­di­do).

La pa­ra­do­ja de to­do es­te pro­ce­so es que, a la es­pe­ra de ver cuál es el desen­la­ce, lo que era un plan de ajus­te para me­jo­rar la via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de la pa­tro­nal pue­de ter­mi­nar con­vir­tién­do­se en un agu­je­ro y en un pro­ble­ma eco­nó­mi­co para las mal­tre­chas ar­cas de la CEG, cu­yas cuen­tas no es­tán para abo­nar pre­ci­sa­men­te in­dem­ni­za­cio­nes tan ele­va­das.

La pa­tro­nal es­tá a la es­pe­ra de lo­grar la fi­nan­cia­ción de­fi­ni­ti­va con la fir­ma de la hi­po­te­cad de su se­de por 1,3 mi­llo­nes de eu­ros, un trá­mi­te que el pre­si­den­te de los em­pre­sa­rios, An­tón Arias, da por se­gu­ro, pe­ro que to­da­vía no se ha con­cre­ta­do.

El fu­tu­ro de la or­ga­ni­za­ción de em­pre­sa­rios se en­cuen­tra

en ma­nos de los ban­cos. Pe­ro no es nada nue­vo. De he­cho, la pa­tro­nal ya pu­do sor­tear in ex­tre­mis el ve­rano pa­sa­do el con­cur­so de acree­do­res gra­cias a Aban­ca, que le con­ce­dió un cré­di­to de 600.000 eu­ros ava­la­do por la Xun­ta con car­go a fu­tu­ras sub­ven­cio­nes.

Frac­tu­ra in­ter­na

Ele­gi­do a fi­na­les del pa­sa­do mes de enero co­mo nue­vo pre­si­den­te, el cons­truc­tor co­ru­ñés An­tón Arias tie­ne an­te sí tam­bién el di­fí­cil re­to de in­ten­tar unir a una pa­tro­nal que se en­cuen­tra frac­tu­ra­da en­tre el nor­te y el sur, con los em­pre­sa­rios de Pon­te­ve­dra au­sen­tes de los ór­ga­nos de di­rec­ción. Una de­ci­sión iné­di­ta hasta aho­ra y de in­cier­to desen­la­ce. Por aho­ra, de for­ma pro­vi­sio­nal, ejer­ce co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral Jaime López, de Lu­go, un hom­bre que fue apo­ya­do y pro­pues­to en su día por Antonio Fon­ten­la y que ge­ne­ra cier­to re­cha­zo.

X. R. EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.