El «jo­go bo­ni­to» del si­glo XXI

Bra­sil se con­vier­te en el pri­mer cla­si­fi­ca­do para el Mun­dial de Ru­sia 2018 de la mano del téc­ni­co Ti­te y con el li­de­raz­go de Ney­mar

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

Bra­sil es siem­pre un can­di­da­to para ga­nar el Mun­dial de fút­bol, pe­ro aho­ra tam­bién pre­sen­ta su can­di­da­tu­ra para Ru­sia 2018 de for­ma es­pec­ta­cu­lar en el cam­po, su­pe­ra­da de­fi­ni­ti­va­men­te la cri­sis de los úl­ti­mos años. Con el 3-0 del mar­tes fren­te a Pa­ra­guay, el equi­po di­ri­gi­do por Ti­te lle­va ocho vic­to­rias se­gui­das en las eli­mi­na­to­rias su­da­me­ri­ca­nas y se con­vir­tió en el pri­mer cla­si­fi­ca­do para el Mun­dial, ade­más del an­fi­trión.

El re­gre­so del jo­go bo­ni­to, un Ney­mar li­be­ra­do y nue­vas fi­gu­ras —Gabriel Je­sus y Cou­tin­ho— ha­cen aho­ra so­ñar a los bra­si­le­ños con le­van­tar su sex­ta Co­pa del Mun­do en Mos­cú. Sie­te me­ses bas­ta­ron para sa­car al país do fu­te­bol de la de­pre­sión en la que es­ta­ba su­mi­do tras el 7-1 con­tra Ale­ma­nia en su Mun­dial y los ma­los re­sul­ta­dos en las úl­ti­mas edi­cio­nes de la Co­pa Amé­ri­ca.

En el nue­vo Bra­sil juega un pa­pel de­ci­si­vo Ney­mar. La gran es­tre­lla bra­si­le­ña ha ma­du­ra­do con la se­lec­ción y se sien­te fe­liz con su nue­vo rol. An­te Pa­ra­guay, vol­vió a lle­var por un par­ti­do la cin­ta de ca­pi­tán a la que ha­bía re­nun­cia­do tras los Jue­gos, has­tia­do de re­ci­bir crí­ti­cas. Aho­ra bri­lla en la can­cha con­ta­gian­do a sus com­pa­ñe­ros y for­ma una sociedad ca­da vez más le­tal con el me­dia­pun­ta Cou­tin­ho, al que co­no­ce des­de los ju­ve­ni­les. Ney­mar ha re­to­ma­do las re­la­cio­nes con la pren­sa bra­si­le­ña, a la que boi­co­tea­ba des­de el año pa­sa­do, y se mues­tra de buen hu­mor. «Pue­den pe­gar­me a su gus­to», bro­meó tras el par­ti­do con­tra Pa­ra­guay. «Di­cen que es la úni­ca for­ma de pa­rar­me, ¿no? Aho­ra me voy a ca­sa a que mi no­via que cui­de». Ney­mar son­ríe de nue­vo.

Fút­bol ofen­si­vo y mo­derno

Pe­ro en Bra­sil apun­tan co­mo cla­ve del cambio al se­lec­cio­na­dor, Ade­nor Leo­nar­do Bac­chi, Ti­te. Ex téc­ni­co de un Co­rint­hians al que sa­có de la me­dio­cri­dad para ga­nar una Co­pa Li­ber­ta­do­res y un Mun­dial de clu­bes, so­lo la fal­ta de vi­sión de la Con­fe­de­ra­ción Bra­si­le­ña de Fút­bol (CBF) re­tra­só su lle­ga­da. De­fen­sor de un fút­bol ofen­si­vo y mo­derno, Ti­te, de 55 años, cam­bió la ca­ra a la se­lec­ción que en­tre­na­ba Dun­ga, un téc­ni­co de la vie­ja guar­dia más abo­ca­do al tra­ba­jo de­fen­si­vo.

Los fra­ca­sos sue­len en­ve­ne­nar más de la cuen­ta el am­bien­te, pe­ro a Dun­ga se le cri­ti­có su du­re­za para ges­tio­nar a la plan­ti­lla, un re­pro­che que re­sue­na más fuer­te da­do el con­tras­te con Ti­te. «Dun­ga es un ca­pa­taz, Ti­te es un pro­fe­sor», di­cen en el en­torno de la se­lec­ción. «Es un ti­po ge­nial», sos­tie­ne Ney­mar. Los ju­ga­do­res ala­ban el tra­to de Ti­te, un hom­bre afa­ble y de voz pau­sa­da, que en ca­da rue­da de pren­sa pa­re­ce im­par­tir una lec­ción de hu­mil­dad y de res­pe­to por los ri­va­les.

Pe­ro el téc­ni­co no so­lo ha de­vuel­to a Bra­sil su iden­ti­dad fut­bo­lís­ti­ca, sino que ha mo­der­ni­za­do ese ba­lom­pié tra­di­cio­nal­men­te ofen­si­vo a al­go que pa­re­ce ser un jo­go bo­ni­to del si­glo XXI. Tras bri­llar en sus pri­me­ros partidos ata­can­do, la ca­na­rin­ha de Ti­te am­plió su re­per­to­rio en no­viem­bre ce­dien­do por pri­me­ra vez la pe­lo­ta a la Ar­gen­ti­na de Mes­si para ful­mi­nar­la al con­tra­gol­pe, con Ney­mar y Gabriel Je­sus. «Guar­dio­la, Klopp, Si­meo­ne», re­su­mía O Glo­bo. Fút­bol atrac­ti­vo y de to­que, ve­lo­ci­dad e in­ten­si­dad, un sólido plan­tea­mien­to de­fen­si­vo: Bra­sil mues­tra sus car­tas para Ru­sia. Ti­te, el se­lec­cio­na­dor que ha cam­bia­do a Bra­sil.

SEBASTIÃO MO­REI­RA EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.