No­va York/Pa­rís

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo - Xo­sé Car­los Ca­nei­ro

Aso­bri­ña do Ma­ri­ló é un­ha ta­len­to­sa li­cen­cia­da en Fi­lo­lo­xía In­gle­sa. Foi ela quen lle pro­por­cio­nou al­gún con­se­llo an­tes de ir co Ber­nar­do a No­va York. An­da­ban da­que­la preo­cu­pa­dos po­lo in­glés, lin­gua que non do­mi­nan. A so­bri­ña deu­lles con­se­llos e un es­pe­cial­men­te: di­cir sorry a miú­do. Os ame­ri­ca­nos son re­mi­ra­dos coa edu­ca­ción e iso de pe­dir per­dón a ca­da pa­so agra­dé­ceno moi­to. Po­rén, o Ma­ri­ló viu máis in­glés di­cir chorry en lu­gar de sorry e den­de que des­cu­briu a pa­la­bra non dei­xou de re­pe­ti­la. Neno, chorry, de qué es­cri­bes o xo­ves, pre­gún­ta­me ca­da se­ma­na. O día que par­ti­ron ca­ra No­va York pro­me­té­ron­me un dis­co pi­ra­ta de Bru­ce Springs­teen e aín­da es­tou es­pe­ran­do por el. No seu lu­gar, un cha­vei­ro que pon «I Lo­ve NY». Iso si, te­mos pen­den­te un­ha via­xe xun­tos. E to­do por­que eles xa do­mi­nan No­va York. En Man­hat­tan, o Ma­ri­ló pa­ra­ba os ta­xis coa man le­van­ta­da e chorry na bo­ca. Para pro­cu­rar al­gún mo­nu­men­to da ci­da­de le­va­ba un ma­pa, o de­do si­na­lan­do o lu­gar e un­ha fra­se la­pi­da­ria para in­te­rro­gar a cal­que­ra tran­seún­te: «Mís­ter, chorry, sa­be on­de que­da es­te si­tio?». O ca­so é que re­gre­sa­ron fe­li­ces. E tan­to gus­to lle co­lleu o Ma­ri­ló aos idio­mas que can­do a cua­dri­lla sae a ou­tro país, el fai de in­tér­pre­te. En Pa­rís, por exem­plo, atre­veu­se a pe­dir de co­mer nun res­tau­ran­te tí­pi­co do Ba­rrio La­tino. Dei­xá­de­me a min, gri­tou con de­ci­sión. Di­ri­xiu­se ao ca­ma­rei­ro e con edu­ca­ción ex­qui­si­ta ou­sou di­cir: «Bis­té e pa­ta­té para to­dos». O ca­ma­rei­ro mi­rouno de arri­ba abai­xo e aos pou­cos mi­nu­tos to­dos ti­ñan pra­to de car­ne e pa­ta­cas fri­ti­das. Ao saír, o ca­ma­rei­ro dí­xo­lle: «Boas noi­tes». O Ma­ri­ló, me­dio en bro­ma, con­tes­tou: Chorry. Qué fa­me pa­sa­rían en Pa­rís se aquel ho­me non na­ce­se en Be­tan­zos. El doc­tor Fran­cis­co Mar­te­lo (Re­don­de­la, 1945), una ins­ti­tu­ción en la ci­ru­gía plás­ti­ca, fi­ja la ci­ta en su con­sul­ta pri­va­da, en un em­ble­má­ti­co edi­fi­cio co­ru­ñés. «Es muy mi­ni­ma­lis­ta. A mi mu­jer le gus­ta así», di­ce es­te hom­bre de con­ver­sa­ción fá­cil y buen ta­lan­te, ca­te­drá­ti­co en cá­no­nes de be­lle­za y va­ni­dad. Pe­ro él dis­cul­pa a sus pa­cien­tes. —¿Por qué se hi­zo mé­di­co? —Por uno de Cha­pe­la, el ba­rrio de Vi­go en el que vi­vía cuan­do era pe­que­ño. Era ami­go de la fa­mi­lia y le te­nía una gran ad­mi­ra­ción. Con­se­guí un buen ex­pe­dien­te en el ba­chi­lle­ra­to y me re­co­men­da­ron ha­cer In­ge­nie­ría o Ma­te­má­ti­cas, pe­ro yo qui­se ha­cer Me­di­ci­na. Por aquel mé­di­co. —¿Y la ci­ru­gía plás­ti­ca? —Eso tie­ne que ver con la épo­ca de la re­si­den­cia que hi­ce en Ma­drid. Allí es­tu­ve con Ba­rros Mal­var, un ci­ru­jano muy co­no­ci­do de Pon­te­ve­dra, que fue el que me re­co­men­dó la ci­ru­gía plás­ti­ca, una es­pe­cia­li­dad no­ve­do­sa en­ton­ces. Fue una de­ci­sión que tu­vo que ver con la ca­sua­li­dad. —Pen­sé que es­ta­ba ju­bi­la­do. —Me ju­bi­lé en el Chuac, don­de fui 34 años je­fe de ser­vi­cio. Pe­ro man­ten­go la con­sul­ta pri­va­da. A mí me gus­ta el tra­ba­jo y la for­ma de vi­vir bien es es­tar ha­cien­do lo que sa­bes ha­cer. Si amas tu tra­ba­jo es fá­cil ser fe­liz. Yo es­toy en­can­ta­do con ha­ber se­gui­do y es­pe­ro que la sa­lud me per­mi­ta se­guir ha­cién­do­lo. Y tam­bién es­pe­ro te­ner la ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual su­fi­cien­te co­mo para dar­me cuen­ta de cuán­do me ten­go que ju­bi­lar. —Y si dis­pu­sie­ra de to­do su tiem­po, ¿qué es lo que ha­ría? —Oja­lá lo su­pie­ra. Lo que es se­gu­ro es que no me abu­rri­ría. Creo

—¿Cuán­ta va­ni­dad hay en sus pa­cien­tes? —Los pa­cien­tes son más in­te­li­gen­tes de lo que se pue­de pre­ver y no se pue­den me­ter en el mis­mo sa­co. De lo que no ca­be du­da es de que hay pa­cien­tes que, ín­ti­ma­men­te, ne­ce­si­tan me­jo­rar. Tie­nen la au­to­es­ti­ma ba­ja. En oca­sio­nes, es­tá jus­ti­fi­ca­do y en otras la jus­ti­fi­ca­ción es tan ín­ti­ma que es di­fí­cil en­con­trar­la.

—Váz­quez Mon­tal­bán de­cía que, a par­tir de los 40, to­do el mun­do tie­ne la ca­ra que se me­re­ce. —Un po­co du­ra la fra­se. El de­te­rio­ro del fí­si­co se de­be a los ge­nes y al me­dio am­bien­te: la ex­po­si­ción al sol, los ex­ce­sos... To­da esa par­te ha me­jo­ra­do mu­chí­si­mo pe­ro, aún en las me­jo­res cir­cuns­tan­cias, el de­te­rio­ro se va a pro­du­cir. Hay que ca­mi­nar por la vi­da asu­mién­do­lo. —Aho­ra hay abue­las que, por de­trás, no se di­fe-

—¿Qué le ha­ría a Rajoy? —Nada, tie­ne una bue­na pre­sen­cia. Pe­ro le di­ría que no usa­ra los tin­tes. —¿Y a Pa­blo Igle­sias? —Me re­sul­ta di­fí­cil de en­ten­der que quie­ra te­ner el as­pec­to que te­nían los de mi ge­ne­ra­ción en los se­sen­ta. Le di­ría que se cam­bia­ra el pe­lo. —Y us­ted, ¿se ha he­cho al­gún re­to­que? —No... to­da­vía. —¿Dón­de le gus­ta vol­ver? —Don­de na­cí. Me gus­ta ir a ver a la gen­te. Ten­go mu­chos ami­gos. Pe­ro he via­ja­do y vi­si­ta­do mu­chos si­tios agra­da­bles. El re­cuer­do de los si­tios tie­ne que ver siem­pre con la gen­te que te acom­pa­ña. —¿Fút­bol? —Sí. Y soy de los po­cos ca­pa­ces de que­rer que ga­nen el Cel­ta y el Dé­por. —No me lo creo. —Pues es ver­dad. —¿Y cuan­do jue­gan los dos, quién quie­re que ga­ne? —El Dé­por. —¿De qué se arre­pien­te? —De co­sas que no he he­cho. De no ha­ber par­ti­ci­pa­do más en la edu­ca­ción de mis hi­jas, por ejem­plo. —¿Una can­ción? —Take this waltz, Cohen. —¿Qué es lo más im­por­tan­te en la vi­da? —Me gus­ta­ría sa­ber­lo. En cual­quier ca­so, no pue­do pres­cin­dir de mi fa­mi­lia ni de mis ami­gos. de Leo­nard

ILUS­TRA­CIÓN: ED & CAR­LOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.