«Vi­ves pen­dien­te del te­lé­fono»

Be­ni­to Cha­ves pa­sa do­ce ho­ras a la se­ma­na co­nec­ta­do a una má­qui­na de he­mo­diá­li­sis a la es­pe­ra de un ri­ñón

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - CRIS­TI­NA BA­RRAL

Be­ni­to Cha­ves Fariña pa­só ayer el Día Na­cio­nal del Tras­plan­te con su ru­ti­na de ca­da miér­co­les. De ca­da miér­co­les y tam­bién de to­dos los lu­nes y vier­nes des­de ha­ce cua­tro me­ses. Una se­sión de he­mo­diá­li­sis de cua­tro ho­ras —cin­co si se su­man los preparativos— en esa uni­dad del Hospital Pro­vin­cial de Pon­te­ve­dra. Es­te pon­te­ve­drés de 55 años sa­be lo que es re­ci­bir un ór­gano, en su ca­so un ri­ñón, y tam­bién lo que es vol­ver a una lis­ta de es­pe­ra tras el re­cha­zo a ese pri­mer tras­plan­te.

Pe­se a esas vi­ci­si­tu­des, Be­ni­to es de esas per­so­nas que no se rinden fá­cil­men­te y pre­fie­re ser po­si­ti­vo. Tras sa­lir de he­mo­diá­li­sis cuen­ta su ca­so en el pro­pio hospital. Vie­ne con un bo­ca­di­llo y su in­se­pa­ra­ble mo­chi­la. Cuen­ta que la in­su­fi­cien­cia re­nal que pa­de­ce se de­be a una en­fer­me­dad ra­ra y he­re­di­ta­ria: la po­li­quis­to­sis re­nal. «Ya la te­nía mi abue­lo y mi pa­dre, y la tie­nen mis tres hi­jos, aun­que no a to­do el mun­do se le desa­rro­lla igual», acla­ra.

Esa do­len­cia con­lle­va el cre­ci­mien­to de unos quis­tes en los ri­ño­nes que pue­den lle­gar a pro­vo­car una dis­fun­ción re­nal. «Si un ri­ñón nor­mal pe­sa unos 200 gra­mos uno con po­li­quis­to­sis pue­de pe­sar 4 ki­los», di­ce a mo­do de ejem­plo. Be­ni­to fue tras­plan­ta­do en el Juan Ca­na­le­jo de A Co­ru­ña ha­ce más de cua­tro años. «En oc­tu­bre ha­rá cin­co años. Me lo pu­sie­ron un jue­ves y me lo tu­vie­ron que sa­car un sá­ba­do por­que tu- ve un pro­ble­ma de coa­gu­la­ción que de­ri­vó en una trom­bo­sis del ri­ñón, al­go muy di­fí­cil de de­tec­tar», ex­pli­ca.

Tras ese pa­lo, Be­ni­to tu­vo que so­me­ter­se va­rios años a he­mo­diá­li­sis pe­ri­to­neal. «Es­ta­ba to­da la no­che. Es más fi­sio­ló­gi­ca y se su­fre me­nos que con la he­mo­diá­li­sis», co­men­ta. Su vi­da de­pen­de aho­ra de esa má­qui­na que, co­mo un ri­ñón ar­ti­fi­cial, ayu­da a su cuer­po a eli­mi­nar las sus­tan­cias no­ci­vas y tó­xi­cas de la san­gre. ¿Có­mo lle­va esas ho­ras en el hospital? «Sa­bes que tie­nes que es­tar aquí. Es­cu­cho mú­si­ca y me en­tre­ten­go con el te­lé­fono, pe­ro con una mano. A ve­ces tam­bién leo. Sa­les can­sa­do y con va­rios ki­los me­nos, así que com­pen­sa con­tro­lar­se en ca­sa para su­frir me­nos aquí», de­ta­lla.

Sos­tie­ne que hay avan­ces y aho­ra en la he­mo­diá­li­sis con él no usan fís­tu­las, sino un gi­ro. «Es co­mo una man­gue­ra plás­ti­ca don­de pin­chan, las fís­tu­las se rom­pían, da­ban pro­ble­mas e in­clu­so de­for­ma­ban los bra­zos, así que el gi­ro es me­jor».

Vuel­tas a la ca­be­za

¿Pien­sa mu­cho en la lle­ga­da de ese ór­gano?, se le pre­gun­ta. «Se pien­sa mu­cho, sí. La es­pe­ra y las vuel­tas que se le da a la ca­be­za es lo peor de la en­fer­me­dad. La fa­mi­lia lo lle­va mal, pe­ro el pa­cien­te siem­pre lo lle­va peor. Vi­ves pen­dien­te del te­lé­fono», se­ña­la. Es­pe­ra que ese ri­ñón com­pa­ti­ble lle­gue a tiem­po: «Ten­go 55 años, pe­ro aquí hay gen­te muy ma­yor a la que ya no se lo pue­de ha­cer un tras­plan­te». La en­fer­me­dad obli­gó a Be­ni­to a dejar su tra­ba­jo co­mo je­fe en una plan­ta de hor­mi­gón. «Aho­ra no pue­do tra­ba­jar y es­toy co­mo ju­bi­la­do tem­po­ral­men­te», re­la­ta.

Él, que sa­be lo que es la so­li­da­ri­dad por­que re­ci­bió un ór­gano, no en­tien­de có­mo do­nan­tes en vi­vo no cuen­tan con una pro­tec­ción la­bo­ral que im­pi­da su des­pi­do. Al­go que es­tá ocu­rrien­do en al­gu­nas em­pre­sas y que ha de­nun­cia­do la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Ayu­da a Ni­ños con En­fer­me­da­des He­pá­ti­cas y Tras­plan­ta­dos (HEPA). «Que pa­se es­to es ho­rri­ble. So­lo fal­ta que nos qui­ten la diá­li­sis», re­ma­cha.

Be­ni­to, que prac­ti­ca al­go de na­ta­ción y cui­da de su huer­ta, agra­de­ce la de­di­ca­ción de los tra­ba­ja­do­res de la sa­ni­dad pú­bli­ca. «Es­to fun­cio­na gra­cias al per­so­nal, que es fan­tás­ti­co». En el turno de ma­ña­na de la uni­dad de he­mo­diá­li­sis pa­cien­tes y em­plea­dos son ca­si co­mo una fa­mi­lia. «Siem­pre coin­ci­di­mos los mis­mos y ha­bla­mos de lo mis­mo».

CAPOTILLO

Be­ni­to Cha­ves, ayer en el Hospital Pro­vin­cial, su­frió un re­cha­zo a su pri­mer tras­plan­te de ri­ñón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.